¿Cómo obtiene beneficios un redactor? ¿Cuáles son los costes derivados de su actividad? ¿Es posible prever el éxito o el fracaso profesional? Si te gusta escribir y te estás formulando estas preguntas, ¡necesitas diseñar tu modelo de negocio!

La de los redactores freelance es, desde mi punto de vista, una profesión desconocida, y cabría decir poco reconocida. Y ese desconocimiento, me temo, va en aumento. Hoy en día, las barreras que separan al redactor del bloguero aficionado o el empleado de una pyme que practica el DIY (Do It Yourself) en el blog corporativo de la empresa (algo que comprendo y respeto), no están demasiado claras. Por si fuera poco, la figura del redactor está siendo fagocitada por una hueste de profesionales del content marketing que en pocos casos (y que me perdonen las honrosas excepciones) hacen alarde de unos mínimos conocimientos gramaticales u ortográficos. Community managers, content strategists, expertos en SEO… ¡La lista no tiene fin!

Pero el desconocimiento de nuestra actividad y el intrusismo laboral solo son dos de los múltiples factores que contribuyen a erosionar el romanticismo del que podría gozar la profesión. Habría que mencionar otros, como lacompetencia entre redactores de diversos países con distintas moneas en el contexto de una economía digital globalizada, las condiciones fiscales que imponen a los autónomos en países como España o las modas del ‘todo gratis’ y el low cost que campan a sus anchas en Internet. Sea como fuere, lo relevante aquí es que se trata de un sector precario. O al menos, esa es la conclusión que se desprende de la Encuesta del Redactor Freelance 2014, realizada a redactores de España y Latinoamérica, donde queda patente que el 60% de profesionales cobra menos de 10 euros por artículo. Dentro de esta franja porcentual, ¡el 33% establece tarifas inferiores a 5 euros por textos de 300 palabras!

Es fácil culpar de la situación a las empresas que solicitan los servicios de los redactores freelance. Yo, sin embargo, creo que la mayor parte de la responsabilidad recae en la guerra de precios que los redactores mantenemos, no solo entre profesionales de distintos países, sino también dentro de un mismo territorio nacional.

Tengo la firme convicción de que algunos redactores establecen tarifas inviables por la sencilla razón de que no se han sentado a hacer números. No han diseñado un modelo de negocio para comprobar la viabilidad de su proyecto, y por tanto, no han puesta en valor su actividad atendiendo a datos objetivos. Pero este problema tiene una sencilla solución.

Veremos, a continuación cómo podemos planificar nuestra actividad como redactores y comprobar su viabilidad sin conocimientos previos en finanzas o contabilidad.

Cómo diseñar un modelo de negocio de forma sencilla

El método que vamos a utilizar es el Canvas Bussines Model, también conocido como ‘lienzo Canvas’. Alexander Osterwalder inventó este procedimiento, aplicando técnicas procedentes del mundo del diseño. Su principal ventaja es la de ofrecer, en un único folio, lienzo o pizarra, unapanorámica visual del modelo de negocio y su funcionamiento.

El método Canvas tiene sus defensores y también sus detractores, y estos últimos suelen advertir de que dibujar un lienzo no es suficiente para desarrollar un plan de negocio. Probablemente tienen razón. Pero el de los redactores es un modelo de negocio bastante sencillo, comparado con el de la mayor parte de las pymes. Además, diseñar un modelo en un lienzo Canvas es, en cualquier caso, un comienzo. Una forma de comprobar la viabilidad del proyecto. Y estoy convencido de que alguno de esos redactores aceptan escribir para terceros por 40 céntimos de euro cada 100 palabras no lo harían de haberse molestado en dibujar un modelo Canvas en la servilleta de un bar.

modelo-canvas-en-blanco

En la imagen podemos observar la estructura de un lienzo en blanco. En ella plasmaremos lo que podría ser el primer borrador del modelo de negocio de un redactor freelance. Algunos aspectos están inspirados en mi propia actividad profesional; otros corresponden al funcionamiento habitual de cualquier redactor.

Propuesta de Valor.
Propuesta de Valor.

El lienzo consta de cuatro áreas, que en el modelo aparecen distinguidas por colores: producto (en blanco), infraestructura (en verde), cliente (en salmón), viabilidad económica (en gris), y nueve módulos (propuesta de valor, asociados, actividades clave, recursos clave, relación con el cliente, canales, segmentos de clientes, estructura de costos y flujo de ingresos). Lo veremos más claro si hacemos un desglose de cada apartado.

Debes tener en cuenta que me he limitado a hacer un esbozo. Algunos apartados habría que ampliarlos, ponerlo todo en cifras, y adaptarlos, como es lógico, a cada caso particular.

Producto (área en blanco)

Este área solo consta de un módulo, donde debes perfilar tu propuesta de valor. En él debes especificar qué ofreces, qué necesidades cubre tu producto o servicio, qué problemas resuelve y en qué se diferencia de la competencia. Lo vemos con el ejemplo que he ideado y que podemos ver aquí mismo.

 

Infraestructura (área en verde)

Una vez tenemos clara la propuesta de valor que vamos a lanzar al mercado, debemos clarificar qué necesitamos para llevarla a cabo.

Asociados

Este módulo tiene como finalidad elaborar una lista con los proveedores, socios, colaboradores, y en definitiva, toda persona o empresa que nos pueda ayudar a ejecutar la idea de negocio. Para una mayor precisión, habría que especificar las condiciones que imponen a cambio de su colaboración.

producto-ofertaEn el caso de los redactores, existe un gran número de profesionales freelance que te ayudarán en los momentos en que estés saturado de trabajo, o incluso como proveedores de servicios que hayas decidido externalizar.

Actividades clave

¿Qué tienes que hacer para llevar a la práctica tu idea de negocio? Esa es la pregunta general a la que habría que responder detalladamente en este módulo.

Documentándome, he visto muchos ejemplos donde el apartado de actividades clave se completa con generalidades de todo tipo. En mi opinión, y como puedes observar en mi lienzo, creo que es conveniente empezar por lo más obvio: la oferta de servicios.

Por razones de espacio he obviado la lista de cada uno de los posibles servicios que un redactor podría ofrecer, pero es algo que todo profesional debe tener muy claro. Lógicamente, con el tiempo y la experiencia, algunos servicios dejarán de ofertarse y se incluirán otros distintos.

Otra actividad muy importante, en mi opinión, a la hora de conseguir que el modelo de negocio despegue es el marketing, tanto en su vertiente online como en la más tradicional. Esto habría que desarrollarlo un poco más, redactando un plan de marketing detallado en un documento aparte.

Recursos clave

¿Qué recursos son necesarios para realizar y entregar al cliente nuestra propuesta de valor? La respuesta es amplia, y abarca recursos físicos y online.

En el caso de los redactores, los recursos físicos imprescindibles son muy básicos: lo más frecuente es trabajar desde casa, a menos que se opte por alquilar una oficina o un espacio co-working compartido con otros profesionales. Aunque se elija la opción más económica, el teletrabajo desde casa, es muy importante habilitar un rincón del hogar y consagrarlo únicamente al trabajo.

Los recursos online, sin embargo, representan un activo muy importante para un redactor. En mi caso, prácticamente todos los encargos que recibo se los debo a mi presencia en Internet.

Cliente (área en salmón)

clienteLa estructuración de las áreas y módulos podría llevaros a concluir, erróneamente, que el cliente es menos importante que la oferta de valor o la infraestructura del negocio. ¡Nada más lejos de la verdad! El cliente es quien da sentido a toda el modelo de negocio y, por tanto, tu actividad profesional debe estar centrada en él.

Relación con el cliente

Debes plantearte qué tipo de relación esperan tus clientes que establezcas y mantengas con ellos.

Con algunos de mis clientes, mantengo una relación de co-creación:desarrollamos los contenidos de forma conjunta. Con otros, sin embargo, me limito a hacer mi trabajo de la forma más independiente posible.

Trata de prever hasta qué punto debes implicarte con cada tipo de cliente. Algunos acudirán a ti para ofrecerte encargos puntuales. Otros te pedirán que gestiones sus blogs u otros canales en exclusiva. Debes anticiparte y decidir qué tipo de relaciones profesionales estás dispuesto a mantener y cuáles no.

En algunos casos, te plantearán dudas, y debes tener prevista tu política al respecto. Puede que te interese acceder a realizar consultorías gratuitas, incluidas en el servicio que le proporcionas al interesado, o quizá prefieras presupuestarlo a parte y cobrarlo.

Lo que sí es cierto, por norma general, es que el cliente pide un trato personalizado.

Canales

Los hay de dos tipos: canales de distribución, y de comunicación. Puesto que los redactores no necesitamos determinar complejos canales logísticos para entregar nuestra propuesta de valor, resaltaremos el papel de los canales de comunicación.

La presencia online vuelve a adquirir protagonismo. No basta con disponer de una página web y un blog. Habilita formularios de contacto y de suscripción. Proporciona tu teléfono y tu correo electrónico en un lugar visible dentro de tu página web. Utiliza las redes sociales para abrir otro canal de comunicación directa con el público, tus clientes potenciales y los beneficiarios habituales de tus servicios.

Segmentos de clientes

¿Cuál es tu target o cliente objetivo? ¿Grandes empresas? ¿Pymes y autónomos? ¿Particulares? ¿Cuál es su emplazamiento geográfico? ¿Qué método de pago prefieren?

Agencias de marketing, empresas de diseño web y SEO son grandes consumidores de contenidos, y suelen recurrir a los redactores freelance con asiduidad. Uno de los aspectos positivos del modelo de negocio de un redactor es que suele disponer de un segmento amplio de posibles clientes. Grandes empresas, pymes, profesionales, particulares…

Viabilidad del negocio (área en gris)

Ya tenemos clara cuál es la oferta de valor, la infraestructura necesaria y el tipo de cliente al que nos dirigimos. Ahora llega el momento de contabilizar gastos, hacer previsión de ingresos y comprobar si tu idea de negocio es viable. Una vez hayas testado su viabilidad, la información te servirá para elaborar tu estrategia de precios.

viabilidad-economica

 

Estructura de costos

Debes anticipar todos los gastos que acarrea tu modelo de negocio. Desde los más evidentes, como el alquiler de un espacio co-working, hasta los aparentemente superfluos, como los gastos en licencias de software. Ambos ejemplos se corresponden con costes prescindibles para la mayoría de redactores, que trabajan desde casa y usan sofware libre. Pero la presencia online sí requiere cierta inversión anual.

Si trabajas desde casa, quizá algunos gastos como la línea ADSL, la luz, etc., no supongan un coste añadido a los que ya genera tu hogar. Pero con toda probabilidad tendrás que sufragar otros, como el servicio de hosting de tu web o tu blog, el dominio, el equipo informático y su mantenimiento, etc. Antes de fijar tus honorarios, puede que te interese prorratear los gastos anuales para sumarlos a los costes mensuales de tu modelo de negocio.

En algunos de los ejemplos de lienzos Canvas que he consultado, se omiten los impuestos. En el caso de los redactores, es el gasto más importante al que debe hacerse frente si se trabaja desde países como España. Aquí, solo para poder ejercer tu actividad como redactor freelance de forma legal, debes pagar mensualmente la cuota de autónomos, que asciende a 264,44 euros mensuales. Para los nuevos profesionales existe una reducción del 80% durante los primeros seis meses, del 50% del séptimo al doceavo mes y del 30% del año a los dieciocho meses. Además, debes añadir el 21% de IVA al precio de tus servicios y someterte a una retención del IRPF del 19% que te efectuarán tus clientes a menos que sean particulares.

Si no estás convencido de que tu negocio pueda despegar en dieciocho meses, existe otra alternativa más económica: una Cooperativa de Trabajo Asociado.

Flujo de ingresos

Debes hacer previsiones de tus ingresos para, posteriormente, confrontar los datos con la estructura de costes. Esta operación te ayudará a decidir qué tarifas o precios por cada hora de trabajo debes fijar para que tu profesión sea rentable.

He añadido algunas formas alternativas de generar ingresos que los redactores solemos emplear, como poner anuncios de coste por click y por impresiones (como los que puedes ver en este blog) o el marketing de afiliación. Pero a veces es preferible prescindir de estos extras, que a fin de cuentas resultan poco rentables y en algunos casos pueden comprometer tu imagen de seriedad. ¡Tú decides!

Algunas observaciones

El lienzo Canvas no es el único procedimiento que puedes utilizar para diseñar tu modelo de negocio. Pero es una forma muy sencilla de planificar tu actividad, fijar precios, y advertir cuáles son los elementos necesarios y los aspectos más importantes que debes trabajar. ¡No improvises!, elabora un plan.

No soy un experto en estos temas, pero puedo decirte, por mi experiencia personal, que el hecho de dibujar un lienzo detallado en una pizarra me ayudó a tomar decisiones relevantes cuando decidí lanzar mi oferta de valor al mercado.

Si observas alguna deficiencia, o deseas aportar tu punto de vista, ¡no olvides dejar un comentario!

Un artículo publicado en Redactor y Corrector