La verdad es que es un poco lioso elegir los mejores plugins para WordPress.

Sólo en el repositorio de plugins de WordPress ya hay más de 30.000 plugins disponibles, y esta cifra está en constante crecimiento. Por este motivo en el artículo de hoy voy a darte las claves para que seas capaz de hacer un análisis de estos plugins.

Lo más importante: ¿para qué?

Muchas veces vas de blog en blog y ves cosas que te flipan, ¿verdad? Voy a darte 2 consejos:

  1. Aprende a decir que no y deja de visitar tantos blogs. No es productivo.
  2. Céntrate en lo que es útil para tu audiencia.

Respecto a este último punto, lo que tienes que hacer es elaborar una lista de funciones que quieres para tu blog, por orden de importancia, y a partir de ahí comenzar tu búsqueda.

Te insisto en lo del orden de importancia porque te facilitará la toma de decisiones. Hay veces en que un plugin hace las mismas funciones que 2 por separado, pero quizá estas funciones sean muy importantes y por eso puedes preferir un plugin para cada función.

Los mejores plugins para WordPress son ese elemento mágico que te ayuda a implementar las funciones que deseas sin tener que ser un experto en programación. Mola, ¿no?

Un océano de improductividad lleno de apetitosos peces

Si te pones a buscar los mejores plugins para WordPress sin unos criterios mínimos, puedes echar horas y horas para al final no tener nada claro.

Ya te he dicho antes que con más de 30.000 plugins disponibles en el directorio oficial de WordPress, a cualquier usuario le puede resultar muy difícil encontrar el plugin más adecuado a sus necesidades.

O quizá encuentres más de uno, y eso es como cuando vas a un médico a pedir una segunda opinión y te la da diferente a la del primero. Confusión total…

Para elegir los mejores plugins para WordPress que se puedan integrar en tu blog, lo primero es establecer unos criterios de elección.

Establece los criterios para elegir los mejores plugins para WordPress

Lo primero que tienes que pensar es en el modo de encontrar el plugin que te interesa. Empecemos por el directorio de plugins de WordPress. Este es el aspecto que presenta:

Directorio-de-plugins

La mala noticia es que la función de búsqueda en el directorio es un poco flojilla, así que puedes reforzar tu análisis haciendo las búsquedas también desde Google.

Siguiendo con el buscador del directorio, puedes hacer 3 cosas (tal y como muestra la imagen anterior):

  1. Navegar por los plugins más populares.
  2. Utilizar el motor de búsqueda del directorio.
  3. Navegar a través de las etiquetas más populares.

Para hacer una aproximación a cuáles son los mejores plugins para WordPress, te voy a mostrar cómo hacer una búsqueda más certera.

Los resultados que muestra este buscador son por defecto los basados en la relevancia, pero podrás ordenarlos por otros criterios como por más nuevo, puntuación más alta, y por popularidad.

Mi recomendación es que elijas el criterio de relevancia, puesto que de lo contrario en los resultados obtenidos pueden mezclarse plugins que quizá no sean de ninguna utilidad para ti.

Un detalle más.

Debajo de cada resultado de búsqueda puedes ver información importantísima, como el número de veces que un plugin ha sido descargado, su calificación, la fecha de la última actualización, y un enlace al perfil de autor. Los mejores plugins para WordPress suelen tener esta información bastante detallada.

Lógicamente, lo ideal es buscar un plugin que haga lo que tú quieres que haga, tenga un buen número de descargas, una buena calificación, y se haya actualizado recientemente.

Criterio #1 – Si hay varios iguales, ¿cuál elegir?

Una situación que puede darse es que encuentres varios plugins que realicen la función que deseas implementar en tu blog.

Lo que puedes hacer para decidirte es abrir tantas pestañas en tu navegador como plugins quieras analizar, y en cada una de ellas abres la página del plugin en cuestión. En la página de cada plugin podrás observar en el menú de navegación cierta información sobre el plugin, para qué sirve, cómo usarlo, etc.

Con esto podrás decidir si es el que buscas o no.

Fíjate en la barra lateral. Ahí puedes ver la versión mínima de WordPress que necesita para funcionar de forma correcta, la versión con la que es compatible, la última vez que se actualizó y el número de descargas.

Criterio #2 – Sólo entras a un bar si ves que está lleno

A esto es a lo que se le llama prueba social.

En la barra lateral de la página del plugin puedes ver sus calificaciones, puestas por parte de los usuarios. El número de estrellas indica una puntuación, donde 5 es la más alta y 1 la peor.

Criterio #3 – El boca a boca funciona para elegir los mejores plugins de WordPress

Cuando un usuario califica un plugin puede poner un comentario u observaciones.

La mayoría las vas a encontrar en inglés, pero no te resultará complicado de entender o de traducir. Puedes ver estos comentarios haciendo clic en las barras de calificación.

Por ejemplo, si alguien ha dado una estrella a un plugin, sólo tienes que hacer clic ahí para echar un vistazo a su crítica.

Criterio #4 – No me dejes solo

Seguimos con la barra lateral de la página del plugin.

Hay una sección de soporte técnico, en la que puedes ver ciertos datos como el número de consultas de los últimos dos meses, y también las que se han resuelto en comparación con las que se han abierto.

Este dato es importante, porque si el plugin no tiene soporte técnico detrás y te encuentras con alguna dificultad de funcionamiento, si no eres un experto en programación vas a tener problemas.

Criterio #5 – Test de compatibilidad

De nuevo en la barra lateral y un poco más abajo, tienes una curiosa y sencilla herramienta que te permitirá evaluar la compatibilidad entre el plugin y las diferentes versiones de WordPress disponibles.

El resultado es fruto de la gente que ha votado la compatibilidad del plugin para la versión correspondiente, así que quizá no sea un factor muy preciso. Eso sí, ofrece una buena orientación junto con el resto de factores de cara a elegir los mejores plugins para WordPress.

Criterio #6 – ¿Qué pinta tiene?

En ocasiones (en la mayoría) te interesa poder ver el aspecto del plugin -tanto en la parte de configuración como en el front-end- para poder tomar tu decisión.

Pues para eso nada mejor que las capturas de pantalla, que puedes investigar desde la pestaña correspondiente del menú de navegación de la página del plugin en cuestión.

No es que sea un factor determinante, pero desde luego saber el aspecto que tiene un plugin por dentro y por fuera ayuda bastante a la elección.

Criterio #7 – La prueba del algodón

Puede que, a pesar de cumplir con todos estos requisitos, el plugin que hayas elegido tenga alguna incompatibilidad con algún elemento de tu blog, como tu plantilla u otro plugin. O sólo que su código contenga un error en esa versión.

Esto puede ralentizar significativamente el tiempo de carga de tu blog, lo cual implicaría un aumento en la tasa de rebote que no te beneficiaría para nada.

Mi recomendación es que hagas la siguiente prueba, consistente en medir la velocidad de carga antes de instalar el plugin y luego después, para compararlas. Para ello puedes utilizar la herramienta Pingdom.

Si el plugin hace que la velocidad de carga de tu blog aumente más de 2 segundos, deberías plantearte seriamente olvidarte de él…

Como ves, no se trata de tomar decisiones a la ligera.

Espero que esta guía te resulte de tanta utilidad como a mí, y si quieres puedes comentar cuáles son para ti los mejores plugins para WordPress.

Un artículo escrito por Florencio Martínez