Hemos dicho en reiteradas ocasiones que la esencia para mantener una base de suscriptores interesados en recibir sus correos es enviar información de valor, útil, entretenida y que les sirva. El email marketing es un medio de comunicación para construir reputación y generar confianza a través del tiempo, no para bombardear a las personas pidiéndoles todo el tiempo que compren. Si solamente piensa usar el emailing para mandar publicidad, se equivocó de medio.

No obstante, esto no significa que no pueda vender a través del email, lo que significa es que no lo debe usar sólo para vender. Y la forma correcta de vender es intercalando el contenido comercial con el contenido editorial, como cualquier otro medio de comunicación. Piense en las revistas que incluyen interesantes artículos y entre uno y otro está la publicidad, o en la radio o la televisión que en medio de sus programas incluyen mensajes de sus patrocinadores. Es el mismo principio.

Y para esto, hay dos formas de incluir su contenido comercial dentro de la comunicación que envía en sus correos electrónicos.

1. Combinar el contenido comercial con el editorial

Por un lado, cada vez que envía un correo electrónico con su información editorial (tips, recomendaciones, ideas), lo puede complementar con banners o anuncios, dentro del mismo email, haciendo referencia a los productos o servicios que ofrece. El contenido de valor será siempre el que predomine. La información comercial es un complemento.

Al final de su boletín con “10 platos para preparar en menos de 30 minutos”, incluirá un botón o un banner lateral con sus productos de “alimentación rica y saludable, clic aquí”.

Sin embargo, este tipo de publicidad mezclada con el contenido dentro del mismo email, no siempre será vista por todos los que abran sus correos. La mayoría se concentrará en el artículo central que ofreció en el asunto del email y escanearán el resto, sin percatarse de sus productos de alimentación, que es lo que le interesa vender.

Para esto existe la segunda alternativa, que es complementaria y no excluyente de la anterior.

2. Enviar eventualmente contenido comercial de forma independiente

Adicional a intercalar contenido comercial con el editorial, la otra opción es enviar eventualmente un correo exclusivo con su información comercial (sin contenido editorial). El objetivo de enviar un email enfocado exclusivamente en promocionar su descuento especial, la actividad del mes o su nuevo producto, es que las personas se percatarán, pues no compite con otra información.

En este caso, la información comercial ya no viene como un pequeño banner dentro del correo habitual de contenido, sino que viene como un correo independiente con el título “Oferta especial de aniversario 20% de descuento”. El enviar contenido útil regularmente hace que estos correos 100% comerciales tengan mayor efectividad.

Sin embargo, abusar de esto hará que se incremente el número de personas que se retiren de su lista y perderá credibilidad. Si bien no hay una única proporción entre cuántos correos de contenido se deben enviar y cuántos de información comercial, lo que es evidente es que los de contenido deben superar los comerciales. Dependerá mucho del tipo de servicio y de lo atractivo que sea su contenido comercial. Como regla general, piense que mínimo sean dos de contenido por uno comercial.

Marketing Bien Pensado