¿Es el teletrabajo la solución a los problemas de conciliación?

De nuevo es noticia que la salida del trabajo podría ser a las seis de la tarde. Recuerdo haber hablado sobre este tema hace dos años, quizás tres y siempre parece un globo sonda lanzado sin ningún tipo de intención. Al menos con la intención de que sea una realidad.

Los horarios laborales son un quebradero de cabeza para los españoles. El ya famoso presentismo, la forma de entender el ocio en nuestro país, hace difícil este cambio. Sin embargo, el teletrabajo bien entendido y aplicado sería la solución para muchas empresas y empleados, a la vez que mejoraría la productividad.

El teletrabajo no es tan popular

En la Diputación de Guipuzcoa, están ensayando lo de trabajar dos días en la oficina y el resto desde casa. Sobre todo, si el empleado tiene hijos. Y aquí reside el problema cuando cumplan los 12 años se acabó el trabajo desde casa.

A pesar de los beneficios para todos como el menor gasto en transporte, mejora del rendimiento, el poder acompañar a los pequeños a la escuela. Pero, insisto: es una prueba piloto en principio en un gremio que se considera privilegiado.

Trabajar con compañeros también enriquece

Una de las desventajas para el trabajador que lleva años desempeñando su labor desde casa es la falta de contacto con sus compañeros.

Existen infinitas vías para la comunicación pero poder salir un par de días a la semana y conversar con tu jefe y el resto de plantilla, es positivo

Si los atascos, el tener que comer fuera de casa, quema y estresa, lo contrario también. Por ello, encontrar el equilibrio para desempeñar tu labor fuera y dentro de casa convierte el teletrabajo en la mejor opción laboral.

La oficina sigue ganando el pulso al hogar

Ese es el resumen. Pocas empresas confían en que sus trabajadores realicen sus tareas con eficacia desde casa. El concepto erróneo de que uno en casa se dedica a perder el tiempo, sigue siendo una creencia equivocada y arraigada en la sociedad.

Por eso, el binomio del trabajo fuera y dentro de la oficina debería ser experimentado por todas las profesiones que puedan permitirse esta opción. Las cifras nos dicen que España está a la cola del teletrabajo. Pero puede que en unos años, y aprendiendo de los fallos y aciertos de otros países, se convierta en algo habitual.

Un artículo escrito por Joana Sanchez

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.