Es posible aumentar los ingresos convirtiendo un servicio en un producto

Los autónomos dedicados a la prestación de servicios saben que sus ingresos dependen mucho de las horas que puedan dedicarle al negocio o a los precios que sus clientes estén dispuestos a pagar. Por el contrario, un producto es algo tangible que se puede vender en cantidades y no en función del tiempo que se le dedique. Un autónomo que preste un servicio ingresará el precio que haya fijado a su hora de trabajo o podrá trabajar en un proyecto un tiempo limitado, uno que venda productos ingresará tanto como artículos venda. Y ambas cosas pueden combinarse.

Una forma de aumentar los ingresos es empaquetar los servicios como si fueran productos. Es decir, productizarlos. Productizar un servicio significa tomar el valor, las habilidades y consejo que el autónomo proporciona a su cliente a la hora de darle el servicio y convertirlo en una unidad.


Artículos recomendados:


Algunas ideas de productos que se pueden crear a partir de un servicio son:

  • Cursos online: La cuestión es poder vender el conocimiento en cualquier área de manera estandarizada en forma de curso online. Se trata de un producto laborioso de realizar e implica un esfuerzo y trabajo inicial considerable. No obstante, una vez realizado, puede automatizarse y ponerse a la venta sin necesidad de que el autónomo tenga que dedicarle más tiempo, ya que son videos grabados que se adquieren en paquete. Aunque también pueden realizarse formaciones o cursos presenciales.
  • Guías: Se trata de un modelo de negocio muy parecido al de los cursos online. Radica en empaquetar todo el conocimiento de la actividad que realiza el autónomo para poder venderlo posteriormente. Por ejemplo, un diseñador gráfico puede vender una guía sobre cómo realizar un diseño profesional.
  • Ebook: Son libros que se venden por internet. Este puede ser el producto más laborioso, pero uno de los más rentables. Hay empresarios que venden sus ebooks por internet a un solo euro y venden grandes cantidades de copias. Es una de las mejores maneras de generar ingresos pasivos para el negocio.
  • Plantillas: Es un recurso muy utilizado por diseñadores gráficos, vendiendo plantillas de flyers o logos. Aunque también puede hacerlo un abogado o un consultor, vendiendo plantillas de contratos, de documentos mercantiles o plantillas para realizar diversos trámites con la administración. Las oportunidades son infinitas
  • Podcasts: No deja de ser otra forma de ofrecer conocimientos. Es un recurso cada vez más utilizados por los usuarios debido al ritmo de vida tan frenético de esta sociedad. Algunas personas prefieren escuchar un libro o un artículo de camino al trabajo, ya que no tienen tiempo para leer.

Las posibilidades de convertir un servicio en un producto son infinitas. Como en casi cualquier rama del marketing y la publicidad, lo más importante es la imaginación. Estos son solo algunos ejemplos de cómo productizar un servicio pero la creatividad de los autónomos puede llevarles a diferenciarse de sus competidores y generar las ideas más originales.

Según Envato Tuts, la empresa de coaching a emprendedores, un producto que quiera adecuarse a este tipo de modelo debe contar con estas características:

  • Escalable: Vender cincuenta unidades del producto debería tener un esfuerzo similar al coste que implica vender diez unidades. “Con un servicio, no puedes pasar fácilmente de servir a dos clientes a servir a cincuenta sin cambiar las horas o el dinero que pones en tu negocio”.
  • No estar ligado al tiempo: Facturar por hora o por proyecto, implica dedicar tiempo en el trabajo que se presta al cliente. “Con un producto, aparte de soporte al cliente ocasional, generalmente no necesitas dedicar tiempo o esfuerzo adicional para cada venta individual. Sin embargo, necesitarás invertir tiempo inicial en la creación y en las actividades de mercadotecnia del producto”.
  • Producido en masa: En lugar de personalizar proyectos para las necesidades específicas de cada cliente, los clientes recibirán el mismo producto.

El objetivo es lograr automatizar tareas para agilizar la prestación del servicio, lo que dotará de mayor valor añadido y da la posibilidad de aumentar la tarifa. Otras ventajas de convertir servicios en productos, según Francisco Montoro, consultor de marketing online, son:

  • Diferenciación: “Si no corres el riesgo de ser uno más”.
  • Confiabilidad: Eliminando puntos de fricción, de mayor complejidad que complicaban el desarrollo del servicio, “evitamos errores, lo que repercute en satisfacción del cliente”.

PABLO ESCALONA

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.