A veces solemos pensar que los emprendedores nacen, no se hacen.

Pues no es verdad. No en mi caso, al menos. Yo me hice y te voy a contar la historia del proceso.

Una historia que relata cómo pasé de montar un blog con la idea de mejorar mi imagen profesional y he terminado teniendo ingresos recurrentes todos los meses llegando a facturar, entre Montoro y yo, casi 6.500€ este pasado mes de mayo.

Vamos a ver qué ha pasado para llegar hasta ahí.