No hay la menor duda de que Internet ha representado una verdadera revolución en tu vida y en la mía. A nivel empresarial ha sido bestial. Nos ha permitido comunicarnos con nuestros potenciales clientes de manera directa, rápida y a muy bajo coste.

Pero … no todo puede ser digital. Hay que desvirtualizar las  ventas.

Durante la pasada semana he estado en París en la feria Internacional de la Panadería y Pastelería trabajando. Me he encargado del diseño del stand, marketing corporativo, captación de prospectos, seguimiento, etc.

De ahí que no hayas tenido noticias mías. Ha sido una desconexión total de Internet.

Una feria o evento es un magnífico lugar para concentrar a tus potenciales clientes, hacer que ellos vengan a ti en vez de ser tu quién tenga que buscarlos, analizar a tu competencia y sus productos, cómo se posicionan, … sin duda es una inversión importante aunque en muchas ocasiones merece la pena.

Eso sí. Tienes que hacerlo todo de manera muy estratégica y analizar como sacarle el mayor partido a esa presencia. Un evento así es costoso como para no exprimir todo su potencial.

Una de las acciones que a mi particularmente me gusta y que tiene que ver con el email marketing es aumentar mi base de emails de prospectos. Aquellos que visitan mi stand o con los que entro en contacto.

Para ello tengo un sistema sencillo que siempre realizo.

El primer paso es coger los datos de aquellas personas con las que interactúas y que visitan tu stand.

Existe multitud de formas para hacerlo, desde pedir su tarjeta de visita, rellenar un formulario, utilizar aplicaciones para la tablet como Mailchimp y que automáticamente se incluyan en tu base de emails. Puedes crear un formulario fantástico con diferentes opciones. Para ello utilizo la aplicación Mailchimp Suscribe.

Los datos más importantes que debes obtener son, por supuesto, el email, el nombre, país, idioma y producto de interés.

El idioma es fundamental en el caso de que tus clientes hablen otra lengua ya que te permitirá hacer campañas en su idioma. Recuerda que una campaña es más efectiva cuanto mejor se entienda. Debes dirigirte a esa persona en la lengua que su cerebro reptil entienda.

Una vez que terminas el evento y ya en la oficina podrás dedicar toda la mañana a actualizar esa base de los datos que has obtenido. Completando todo aquello relativo a ese potencial cliente.

clientes

Cuando termines, deja pasar uno días para enviarles la primera campaña. No envíes la campaña al día siguiente de terminar el evento. Esa persona tendrá que hacer miles de cosas que ha dejado atrás por asistir por lo que mejor dejar unos días y a principio de semana enviarles tu campaña.

Esta campaña será de agradecimiento por haberte visitado en la feria o contactado en el evento. El objetivo es recordarle quién eras y lo que ofrecías. Ten en cuenta que una feria importante tiene cientos de expositores y la mayoría de los visitantes no se acuerdan de quién eras ni de lo que ofrecías.

Debes recordárselo. Para ello te recomiendo que incluyas una foto de tu stand. De esta forma ubicarás a tu potencial cliente y recordará mejor tu empresa. La memoria es fotográfica, no lo olvides.

El llamado a la acción de este tipo de campañas normalmente es que se pongan en contacto contigo para cualquier asunto que hayáis comprometido realizar: un presupuesto, enviar información sobre tus productos o servicios, enviar catálogos, etc. Esto te permitirá que sean ellos los que te contacten y que no se te olvide ninguno con el que te comprometiste y que pueda significar un cierre de venta.

Una vez que has enviado esta primera campaña harás un seguimiento de estas personas con campañas segmentadas por producto de interés. Podrías ofrecer una oferta para animar a estos prospectos a que comiencen una relación comercial contigo.

Como ves es muy sencillo. Solo tienes que ponerte en el pellejo de esa persona y analizar qué sería lo que querría recibir de ti. Tal como harías en una relación personal. Por supuesto agradecer la visita, mostrar que estás ahí para lo que necesiten y, si es posible, ofrecerles una buena oferta para que comiencen a trabajar contigo y prueben tus productos o servicios.

No es difícil, solo hay que pasar a la acción y hacerlo. Tiene resultados fantásticos y el coste es mínimo teniendo en cuenta lo costoso de un evento como este.

Muchos dueños de negocios no hacen este tipo de seguimientos por lo que pierden un potencial bestial para convertir rápidamente un prospecto en cliente.

Ya sabes; asiste a eventos, ferias y no dejes de interactuar cara a cara con tus potenciales clientes. Internet es fantástico pero hay que potenciar también los entornos físicos para escalar más rápidamente.

Un abrazo.

Javier Cordero