Guía rápida para convertirse en vendedor en Amazon

He aquí cinco claves al respecto que te servirán de guía en los primeros instantes como vendedor en Amazon, desde el uso de imágenes y descripciones hasta la gestión fiscal o logística.

Amazon es el rey del comercio electrónico a escala mundial, de eso no hay duda alguna. Su ambicioso planteamiento, sus productos de bajo coste y su fácil y rápido modelo de entrega a domicilio han conseguido calar entre los consumidores, que ya han cambiado su forma de ver las compras y cada vez más exigen experiencias similares a las impuestas por el gigante de Jeff Bezos.

De lo que muchos no se dan cuenta es que en Amazon no sólo hay productos comercializados por la propia multinacional, sino también muchos otros que son proveídos por terceras tiendas que usan Amazon como un marketplace en el que acceder a miles de millones de consumidores en todo el mundo.

Una plataforma sin igual para los e-Commerce pero que exige algunos conocimientos previos y algo de trabajo para comenzar la andadura como vendedor en Amazon con buen pie. He aquí cinco claves al respecto que te servirán de guía en los primeros instantes con este nuevo rol.

1. Trámites legales

Antes de comenzar a vender nuestro productos en Amazon deberemos asegurarnos de que tenemos toda la documentación legal y fiscal en orden. Por supuesto, necesitaremos estar dados de alta en Hacienda (Actividad Económica) y, en caso de ser autónomos, también en la Seguridad Social. En caso de ser empresa, tendremos que estar registrados como tales y contar con el NIF correspondiente. Amazon también nos exigirá una cuenta de correo electrónico válida y una tarjeta de crédito.

2. Planear la logística

Manejar la logística a pequeña escala de una tienda online no es lo mismo que hacerlo a los niveles que exige Amazon. Al más que previsible aumento de las ventas y su alcance global hemos de unir las particularidades que impone el gigante norteamericano en términos logísticos (y de logística inversa, la gran olvidada). Amazon tiene su propia política de devoluciones que se debe cumplir para ser un vendedor en esta plataforma. Por ejemplo, tan solo tendremos una ventana de 24 horas para comenzar con el proceso de devolución.

Eso siempre que no estemos utilizando FBA, la modalidad por la que Amazon almacena nuestro producto dentro de sus instalaciones para acceder de este modo a numerosas ventajas y prioridades de mercado. En estos casos, la gestión del stock se vuelve esencial, ya que la compañía hace barridos cada 180 días y, si detecta la presencia de productos antiguos, nos cobrará más dinero por su almacenamiento.

3. Comprobar la competencia

Antes de vender en este marketplace hay que hacerse una pregunta fundamental: ¿quién está vendiendo ya los mismos productos que usted en Amazon? Es muy común que nuevos vendedores salgan con productos que ya son tan populares, en mercados tan concurridos, que no hay posibilidades reales de hacer dinero con ellos o de establecer un margen de beneficios decente.

Además, recordemos que el mayor competidor en Amazon es la propia Amazon: debemos revisar su catálogo previsto para no entrar en competencia con este gigante que siempre va a poder ofertar mejores precios que nosotros por una simple regla de economías de escala.

4. Descripciones y keywords

Las descripciones de productos son el puente entre Amazon, el cliente y el producto final. Por eso, una descripción débil o muy poco precisa supone perder clientes potenciales. Y, en ello, juega un papel fundamental saber manejar las palabras clave (keywords), determinando aquellas más buscadas por los consumidores y utilizándolas para atraer tráfico hacia nuestros productos. Herramientas como AMZDataStudio nos permitirá conocer esa información, principalmente gracias al uso que nuestros rivales hacen de ellas, para luego introducir esos términos no sólo en las descripciones, sino también en el backend de cada página de producto (con Amazon Seller Central).

Igualmente, deberemos crear textos propios y no un simple ‘copia-pega’ de la información técnica y comercial que proporciona cada fabricante para sus productos. No en vano, esos datos genéricos serán usados por muchos competidores y no nos permitirán ser diferentes ni aportar un valor añadido a ningún consumidor.

5. Imágenes

Si los textos son imprescindibles, las imágenes son la verdadera clave para vender más en Amazon. Ni imágenes de baja calidad ni fotos de recurso son válidas en estas lides, por lo que deberemos tratar de tener imágenes propias de alta calidad y que, además, cumplan con las pautas de diseño de Amazon. A saber:

  • Tipos de archivos aceptados: JPEG (.jpg), GIF (.gif) y PNG (.png)
  • Tamaño máximo de archivo: 10 MB
  • Resolución de imagen: 72 píxeles por pulgada
  • Dimensiones mínimas: 200 x 200 píxeles (un lado debe tener al menos 200 píxeles, pero el otro puede ser menos)
  • Dimensiones máximas: 2000 x 2000 píxeles y 10,000 x 10,000 pixeles, en función de la posición de la imagen
  • Proporción máxima de dimensiones: 5 a 1 (2: 1 o 1: 1 preferido)

Escrito por Alberto Iglesias Fraga

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.