Historia de los coworkings: los más importantes de Madrid

El coworking nació en Estados Unidos, concretamente en su Costa Oeste, en San Francisco allá por 2005. Desde entonces este sistema se ha expandido por todo el mundo y es una de las maneras más efectivas de potenciar las startups. El coworking creció en Europa un 20% en 2018 y consiste en una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, para desarrollar sus proyectos profesionales de manera independiente, a la vez que fomentan proyectos conjuntos.

El concepto proviene de los términos collaborative y working, en inglés y no consiste solamente en compartir un espacio físico y una serie de servicios de oficina (recepción, reprografía, domiciliación fiscal, formaciones), sino que trata de establecer una comunidad.

A nivel mundial, las ciudades con más atractivo para las startups son San Francisco, Nueva York y Londres. A nivel europeo, junto a la capital británica, destaca Berlín y, al otro lado del Mediterráneo, Tel Aviv, referente mundial en el sector y emblema de la tecnología israelí en el mundo.

A nivel nacional, destacan como centros de coworking Madrid y Barcelona. Vamos a hablar hoy de la capital de España, que es un lugar importantísimo, también a nivel europeo, para las empresas emergentes. En Madrid la superficie media del coworking solicitado es de unos 73 metros cuadrados frente a los 38 del ejercicio anterior. El precio medio de los usuarios ha incrementado hasta llegar a los 21,80 euros por metro cuadrado.

La capital de España concentra el 60% de las búsquedas de alquiler de oficinas de la provincia, a pesar de que otras zonas están ganando cada vez más peso, según asegura Cepymenews.

En este sentido, la ciudad de Madrid ha dejado paso, descendiendo de un 67,76% a un 59,86%, al auge de las oficinas situadas a las afueras de la capital. Ciudades madrileñas como Alcobendas, que ha pasado de un 16,26% de las búsquedas a un 18,55%, y Pozuelo, de un 5,17% a un 7,15%, están empezando a despuntar como otros de los entornos preferidos por quienes buscan alquilar un espacio de trabajo.

Los usuarios que han buscado oficinas en alquiler en la Comunidad de Madrid se decantan por aquellas cuya superficie media alcanza los 1.240m2 (bastante superior a los 876m2del trimestre anterior) y cuyo precio medio ha descendido un 2% siendo, ahora, de 14,83€/m2.

Talent Garden

En Madrid uno de los coworkings más importantes es, sin duda alguna, Talent Garden. Este espacio, situado en la calle Juan de Mariana, muy cerca de la estación de Atocha, en el distrito de Arganzuela. Especializado en el sector tecnológico y digital, este acogedor y luminoso campustiene 4 plantas (4700 metros cuadrados), una magnífica terraza en la azotea y puede alojar hasta 340 miembros, que podrán utilizar sus puestos de trabajo compartido, así como será la sede de una escuela de innovación donde se impartirán programas de transformación digital para empresas entre otros cursos.

Talent Garden ha cerrado una ronda de inversión de 44 millones de euros, procedente del fondo de inversión TIP (Tamburi Investment Partners), Social Capital, Indaco Ventures e inversores familiares europeos, con el que financia este nuevo centro y la apertura de un gran campus en Barcelona.

Talent Garden es una empresa fundada en Brescia, en el norte de Italia, en 2011 y se consolida como la plataforma de innovación y coworking líder en Europa en innovación digital. Hoy Talent Garden cuenta con 23 campus en 8 países (Albania, Austria, Dinamarca, Irlanda, Italia, Lituania, Rumanía y España) que albergan a miles de talentos, incluyendo startups, autónomos, empresas y grandes corporaciones.

La ubicación en Madrid está en un lugar estratégico ya que se encuentra en una de las zonas mejor comunicadas de la capital, con la estación de AVE y cercanías de Atocha a tiro de piedra, la estación de autobuses de Méndez Álvaro, así como la salida a la autovía de una manera rápida y efectiva.

Talent Garden tiene previsto invertir más de 10 millones en el fomento del ecosistema tecnológico español en los próximos años y su objetivo estratégico es continuar su crecimiento internacional y convertirse en un punto de referencia para la innovación en Europa, junto con la apertura de nuevos campus, cumbres y eventos.

The Garden Space

Otro de los espacios de coworkings más importantes de Madrid es The Garden Space. Ubicado en la calle Antonio, entre Plaza Castilla y Ventilla, cuenta con salas perfectamente equipadas con todo lo necesario, así como espacios modernos y tecnológicos donde se pueden organizar eventos y asistir a cursos y talleres de formación para emprendedores.

En uno de sus principales centros, El Parque hay 83 metros cuadrados, 3 mesas para 35 personas, 2 sofás, pantalla táctil con sistema audiovisual, pizarra, aire acondicionado y calefacción y Wifi y cable. El otro de ellos, El Invernadero, cuenta con 30 metros cuadrados, 1 mesa para 12 personas, pantalla con sistema audiovisual, pizarra, aire acondicionado y calefacción y Wifi y cable.

Como coworkers cuentan con diferentes empresas como es el caso de In Diem, Vitrio, Masuno, Komoot o Babalua.

Otros espacios

En Madrid proliferan los espacios de coworking por diferentes zonas de la ciudad. Es el caso de Loom en plena calle Huertas, donde se reunen analistas de datos, consultores de marketing, publicitarios y creativos. En Menéndez Pidal se ubica Oasis Cowork, que consta de una agencia digital que une a emprendedores y freelances.

Con cinco sedes, las primeras se contruyeron una en la Castellana y otra en Eloy Gonzalo, cerca de Plaza Olavide en Chamberí, se ubica WeWork, uno de los gigantes del sector, fundado en Brooklyn, donde nacieron Spotify o Uber, y que cuenta con, entre otras cosas, soporte informático, servicios de correo y paquetería, cabinas privadas para llamadas.

Otro de los más destacados se llama The Shed y está sito en la calle Hermosilla, en pleno barrio Salamanca, en lo que es un catalizador de proyectos e innovaciones. Se definen como el coworking más flexible y consideran que «vemos cómo las personas que vienen a nuestras modernas oficinas de Madrid, le dan la vuelta al concepto de trabajar y se unen en comunidad para motivarse, encontrar oportunidades, hacer networking…Todo ello, en un espacio innovador donde la formación, las actividades, la decoración, las salas de reuniones les invitan a trabajar de otra manera«. Para concluir diciendo que quizá no somos capaces de dar con el significado de la palabra coworking porque creemos que hay que vivirlo.

Además, aseguran que creen en las segundas oportunidades, que su estilo es no tener estilo y que son una incubadora de buenos momentos.

David Olivares

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.