Facebook realizó cambios en su algoritmo a principios de este año. Entonces, los editores e influencers se dieron cuenta de que la audiencia que habían cultivado en estas plataformas no era realmente suya. Pero cada vez más los editores y los influencers están usando las Instagram Stories para convertir estas audiencias en propiamente suyas.

El próximo 16 de mayo, las estrellas de YouTube Brooklyn y Bailey McKnight lanzarán su propia línea de máscara de pestañas, Lash Next Door.Las gemelas podrán promocionarlo e YouTube, donde tienen 4,9 millones de suscriptores y en Instagram, propiedad de Facebook, donde tienen 3,1 millones. Pero en estas plataformas, el marketing puede estar a la voluntad de los algoritmos.

Por ello, las McKnights han producido su propia newsletter, que está siendo promocionada, a su vez, por Instagram Stories. Hasta la fecha, un 1,67% de sus seguidores en esta red social se ha suscrito a la misma, según Adam Wescott, socio y co-fundador de Select Management Group, una firma de gestión de talento que trabaja con influencers como las McKnights, según Digiday.com.

De media, tan solo un 2 o un 5% de las impresiones de estas Stories siguen el link, pero muchas de estas personas se suscriben, lo que está animando a más editores e influencers a utilizar Instagram Storiescomo herramienta de adquisición de audiencias, según Wescott.

Según Yuval Rechter, head of digital en First Media, que alguien se suscriba a través de un enlace de una Instagram Story ofrece más resultados a largo plazo que los artículos en Facebook. First Media, editor de So Yummy, ha estado usando las Instagram Stories para que la gente se suscribiese a su newsletter. Estos links tienen un seguimiento del 2,3% y suponen entre un 10 y un 15% de los suscriptores. Y estos suscriptores, además, abren los correos más que el resto.

National Geographic hace un uso bastante similar de las Stories. La revista tienen más de 87 millones de seguidores en la red social, y muchos de ellos solo toman contacto con la publicación a través de la misma. Así lo ha afirmado Vaughn Wallace, senior photo editor en National Geographic, que maneja las cuentas de Instagram. Es decir, la publicación utiliza Instagram como puerta de acceso al resto de canales.

Este año, National Geographic empezó a utilizar links es sus Stories para promocionar sus newsletters. Como parte de su trabajo con National Audubon Society para aumentar la concienciación sobre la preservación de los pájaros, la publicación preguntó en las Stories si quierían suscribirse a la newsletter Year of the Bird, además de otras actualizaciones no relacionadas con la ornitología. Pero Wallace cree que preguntar a sus seguidores si quieren suscribirse a la revista impresa sería demasiado.

Pero quizás este tipo de publicaciones hagan sentir a sus seguidores como si estuvieran viendo publicidad. Esto es lo que opinan en Quartz. Una de sus metas para este 2018 es aumentar su audiencia en Instagram, según Seri Zeidler, editorial director of growth. Coincidiendo con ello, están adaptando su newsletter Quartz Obsession para Instagram Stories. Incluyen links, pero toda suscripción realizada a través de Instagram “tendrá un increíble efecto secundario”.

Pero puede que la gente que decida no hacer “swiping up” estén mandando un mensaje al algoritmo de la red social de que el contenido no se muestra o no conecta con mucha gente. Así lo señala Mary Orton, que utiliza enlaces en las Stories para que sus más de 164.000 seguidores se suscriban a la newsletter de Trove, aplicación co-fundada por ella. Otra preocupación es que Facebook decida empezar a cobrar por utilizar enlaces, rentabilizando su audiencia. Pero, por ahora, parece que todos pueden estar tranquilos.
Vía: Marketing Directo