¿Tienes innumerables tareas pendientes rondando tu cabeza? Anótalos en un papel y te será más fácil organizarte; descubre los mejores trucos de planificación.

¿Cuántas veces nos habremos pasado más tiempo preocupándonos sobre lo que tenemos que hacer, que realmente haciéndolo?

Adoptando esta actitud tan sólo nos agobiamos, reduciendo notablemente nuestro nivel de productividad. Por ello, conviene aprender algunos trucos para manejar el estrés y ser más productivo.

Un aspecto importante que abarcar son las múltiples tareas que nos aturrullan cada día, aprendiendo a organizarse y dejar la actitud pasiva de lado.

Estudios revelan que es más fácil planificarse si se anotan los asuntos pendientes en un papel; es decir, creando una lista de tareas.

Pero ojo, no vale con apuntar una enumeración desordenada de labores como si de los utópicos propósitos de año nuevo se tratara; descubre las estrategias más recomendadas de expertos para hacer una lista de tareas útil y eficaz.

  • Time Blocking: Anotar todo en un papel y esperar que puedas organizarte para tachar cada asunto de la lista, es cuanto menos utópico. Prueba a asignar un determinado periodo de tiempo a realizar una tarea; de esta manera te propondrás retos realistas y abarcaras cada labor de manera organizada.
  • Eisenhower Matrix: Para este método tienes que crear una tabla con cuatro tipo de tareas: las urgentes e importantes, que deben realizarse de inmediato; las importantes pero no urgentes, que debes programarlas para luego; las urgentes pero no importantes, que a ser posible debes delegarlas; y las que no son ni urgentes ni importantes, que deben ser descartadas.

  • La lista “podría hacer”: Este método de planificación se realiza con una hoja de cálculo. La primera columna está reservada para la tarea en si, mientras que en la segunda debes anotar el tiempo que necesitarás para realizara; a continuación, debes anotar en la tercera si incurrirás en algún gasto por llevarla a cabo, y en la cuarta cuanto te apetece hacerla; por último, anota el resultado, pregúntate: ¿cuánto me va a aportar realizar esta tarea?. Gracias a este sistema te será más fácil determinar qué tarea tiene prioridad.

Vía | Mental Floss