Debes ya tener claro que la libertad económica no es compatible con el uso de tarjetas de crédito, al menos de que el crédito sea una financiación para un activo o negocio. La compra de caprichos con tarjetas es mortal para nuestras finanzas.

Pensamos que necesitamos cosas que no necesitamos

A veces pensamos que algunas cosas no son un capricho, son una necesidad y así justificamos nuestras compras. Un ejemplo sería el coche.

Quizás hayas comprado un coche recientemente. No usaste una tarjeta pero si un préstamo, es lo mismo. Razonaste que necesitabas el coche para ir al trabajo y para llevar a la familia donde haga falta. El coche anterior se rompió de forma definitiva. Compraste un coche nueva cuando pudiste comprar uno usado para la mitad del precio o menos. O quizás podías usar transporte público hasta ahorrar el dinero necesario para comprarlo. ¿Por qué uso este ejemplo? Porque yo una vez compré un coche para ir al trabajo. Lo compré nuevo, pagué un montón cada mes y tuve que venderlo al final del año y pagar más de $2000 que faltaba del préstamo. Un resumen, fue un desastre económico y una buena lección para mí.

¿Cuántas más cosas compras con tarjetas que piensas que necesitas que realmente no necesitas? Ropa, comidas fuera, muebles, tabaco, gadgets nuevos, etc. Haz una lista de todo lo que no necesitas que antes te pareciera imprescindible. No estoy diciendo que nunca puedas comprar cosas que deseas. Solo digo que nunca las compres si no tienes el dinero para pagarlo en efectivo.

El horror del interés compuesto en tu contra

¿Sabes cuánto dinero pagas en intereses por tener crédito en las tarjetas? Los bancos no son tontos, son muy listos y cuentan con que la gente sea tonta e irresponsable con su dinero. Si pagas una tasa de interés de 18% significa que pagas 18 euros más por cada 100 euros de crédito. Eso ocurre si pagas todo rápido. La mayoría de la gente solo piensa en lo que tienen que pagar de mes en mes. ¿Pero qué pasa si pasa el tiempo? ¿Cuánto estás pagando realmente?

El interés que debes en la tarjeta es un ejemplo de interés compuesto. Si no pagas todo lo que debes en el primer mes entonces en el segundo mes tienes que pagar lo que falta más intereses sobre lo que te falta por pagar más los intereses iniciales. Si en el segundo mes no pagas todo el balance deberás ese dinero (capital prestado + todo el interés previo) más los intereses nuevos aplicados.

Si tienes una tarjeta con una deuda de $8000 una tasa anual (APR) de 18% y pagas lo mínimo (2% del balance) cada mes tardarás 47 años en pagar todo en vez de 4 años si no hubiera intereses. Imagina cuánto dinero has pagado de más por no esperar para comprarte ese capricho. ¿Ves lo estúpido que es usar una tarjeta de crédito? Es una ruina. Los bancos ganan dinero con gente poca sofisticada con el dinero. Cuentan con ello. Tu deber es aumentar tu conocimiento económico. Espero que ver esto llegue a cabrearte para que decidas nunca volver a comprar con crédito más.

Yo soy culpable de cometer el error de tener tarjetas en el pasado. No solo eso, también saque prestamos en la universidad, ¡malgasté el dinero y ni siquiera saqué mi título!

Métodos para liquidar tarjetas

Si tienes tarjetas hay que pagarlas y liquidar esas deudas. Hay 2 métodos para deshacerte de las tarjetas:

Método 1: Pagar lo más costoso primero

Con este método averiguas que tarjeta te está costando más dinero. Normalmente es la tarjeta con el interés más alto. Lo que haces es pagar la mayor cantidad que puedas cada mes para bajar el saldo y eliminar esa tarjeta. Mientras tanto pagas el mínimo en el resto de tarjetas. Cuando lo hayas terminado de paga empiezas con la próxima tarjeta más costosa.

Método 2: Pagar primero lo que puedes eliminar con más rapidez

Con este método buscas la tarjeta donde debes menos dinero y puedas eliminar con más rapidez que los otros. Al igual que el otro método pagas todo lo que puedas cada mes en esta tarjeta y pagas lo mínimo en las otras. Cuando terminas de pagar esta pagas la siguiente tarjeta con menos dinero para liquidar.

Si tuviera que escoger pienso que es mejor el segundo método. Mi razonamiento es por el efecto psicológico de empezar a eliminar deudas con más rapidez. Cuando terminas de pagar tarjetas te da más dinero cada mes para pagar los que restan con más rapidez incluso.

Un artículo escrito por Javier Buckenmeyer