Quizá al momento de desarrollar los contenidos de tu sitio web te sientas inclinado a “llenar” tu web. A todos puede sucedernos que nos imaginamos tener una gran cantidad y diversidad de contenidos. Sin embargo, lo que voy a contarte en esta entrada es una premisa distinta, la de calidad frente a cantidad. Intentaré mostrarte por qué es recomendable anteponer la calidad de lo que ofrecemos, ante todo.

La raíz de esta idea que desarrollaremos se basa en que actualmente estamos sobre-expuestos a una gran cantidad de información. Hay una hiper estimulación de nuestros sentidos en todo momento, nos llegan mensajes de todo tipo y por todas las vías: correos electrónicos, mensajes de redes sociales, teléfonos, anuncios en la vía pública, etc.

Este fenómeno tiene como consecuencia básica que nuestra atención se vea reducida en sus períodos de tiempo. Focalizamos más, en cosas más concretas, durante lapsos de tiempo menores. No podemos esperar mantener interesado al lector de igual manera a lo largo de extensos contenidos, sino captar su atención durante breves períodos en fragmentos acotados donde deberemos exponer todo nuestro mensaje.

Sin embargo esta idea no es algo para nada novedoso o moderno, sino que hace cientos de años alguien ya había pensado en esto como veremos a continuación.

innosfera1

El Principio de Pareto, la importancia del menos es más

Quizá hayas escuchado hablar de Pareto y su principio, o la regla del 80/20. La misma está vinculada a la optimización y el centrarse en lo realmente importante. Su premisa es que centrándonos en un 20% podremos alcanzar un 80%. Veamos algunos ejemplos:

  • El 80% del valor de tu web se desprende de un 20% de tu producto.
  • El 80% de tus visitas se centrarán en un 20% de tus contenidos.
  • El 80% de tus contenidos se desarrollarán a partir de un 20% de ideas de tu nicho de mercado.

De allí se desprende la idea de que “menos es más”. El 20% de algo (el menos) es el 80% de otro (el más). Como consecuencia nos lleva a distinguir lo fundamental de lo secundario, lo importante de lo trivial y de esa manera, enfocar todo nuestro producto en una simplificación que mantenga un efecto muy grande. Veamos algunos ejemplos concretos para poder ir adentrándonos un poco más en este concepto.

4 ejemplos prácticos del menos es más en tu praxis bloguera

Para poder ir entendiendo mejor de qué se trata esto, veamos un ejemplo concreto de ello, basado en mi propia experiencia personal y en el camino que he ido recorriendo:

#1 – Optar por la especialización en un nicho

  • Cuanto más especializados estemos en un tema, más sencillo nos resultará ganar visibilidad en Google a través de nuestra web, seremos más productivos y la retribución por nuestro trabajo será mayor.
  • En mi caso personal, cuando comencé a trabajar por mi cuenta no tenía una especialidad concreta, ya que abarcaba diversos temas relacionados con Internet (Desarrollo Web, SEO, SEM, etc.). Ahora estoy especializado en el diseño web, mantenimiento web y formación con “WordPress y Genesis Framework“. Como puedes ver, he reducido considerablemente mi campo de acción.
  • La especialización me ha traído innumerables beneficios, entre los que destacaría conseguir resultados profesionales en menos tiempo y como consecuencia, acortar mi jornada de trabajo para dejar tiempo a otras actividades de mi vida personal.

#2 – Tener un horario de trabajo

  • Cuando trabajamos por nuestra cuenta, por mucho que trabajemos nunca es suficiente para todo lo que tenemos que hacer. Instintivamente tendemos a prolongar nuestras jornadas de trabajo, incluso llegando a límites fuera de lo recomendable. Así entramos en un ritmo de vida en el que básicamente trabajamos y dormimos. Personalmente he vivido una etapa así, la cual trae consecuencias muy negativas como ser:
    • Un descenso de nuestra productividad hasta casi llegar a ser nula, no terminamos nada de lo que comenzamos.
    • No podemos desconectarnos del trabajo, perdiéndonos de esos períodos en los cuales somos más creativos y críticos de nuestro trabajo.
    • En definitiva nuestro estilo de vida se aleja del que teníamos por objetivo, en un círculo vicioso del que parecemos no salir.
  • Luego de la especialización sin embargo he logrado:
    • Tener jornadas de trabajo limitadas en horas prestablecidas, tengo ahora objetivos muy concretos durante los días, cumplo con un horario.
    • Confecciono una lista de tareas jerarquizadas según su prioridad, la cual me orienta durante mi trabajo y sigo para no despistarme.
    • Esto me permite tener toda mi atención en el trabajo que estoy haciendo, ya que luego voy a desconectar 100%. Si en mis tiempos libres me vienen ideas del trabajo, simplemente las anoto y las retomo cuando vuelva.
    • Tengo la costumbre de desactivar todas las notificaciones de mis dispositivos (como correos electrónicos, redes sociales y otras), para concentrarme completamente en el trabajo y no distraerme constantemente.

Si bien esto es lo que a mí personalmente me ha funcionado, tú tendrás que encontrar tu propio “menos es más” que te permita aumentar tu productividad y equilibrar tu vida. Continuaré contándote un poco más de otros aspectos más específicos de mi trabajo.

#3 – Bajar la frecuencia de publicación semanal en el blog

  • Comencé publicando un video junto con un artículo con una frecuencia diaria, lo que llevé adelante durante mucho tiempo. Sin embargo llegó un momento en el que me era imposible continuar con ese ritmo. Entonces, decidí reducir la frecuencia de publicación de un modo considerable y sin video, pero tratando los temas más a fondo.
  • Luego de algo más de un mes a partir de mi decisión he llegado a algunas conclusiones:
    • Ahora tengo más tiempo para hacer otras tareas.
    • Estoy tratando los temas con mayor profundidad y eso ha tenido más aceptación entre los usuarios.
    • Han mejorado considerablemente mi número de visitas, su duración y otras características de ellas.

Por esto es que te recomiendo que publiques menos artículos cada semana, pero que estén totalmente dedicados a tus potenciales clientes y que sean lo más completos posible.

#4 – Menos seguidores pero más participativos en las redes sociales

  • Muchas personas enfocan muchísimos recursos en captar cuantos más seguidores o amigos puedan en sus redes sociales. Sin embargo podríamos preguntarnos qué sentido tiene tenerlos si ellos no interactúan con nosotros o toman las acciones que esperamos.
  • En contrapartida podemos enfocarnos en profundizar los vínculos con aquellos seguidores más fieles, que demuestran un interés real en nuestros productos, aunque claramente sean un pequeño porcentaje.
  • De esta forma orientamos nuestros recursos a mayores y mejores resultados, aunque éstos vengan de un número menor de seguidores (“menos” seguidores pero “más” resultados).

No se trata de trabajar menos, se trata de ser más eficaz

En esta entrada he intentado introducirte al concepto de “menos es más”, que tiene por detrás una idea de optimización y simplificación de nuestras tareas.

Probablemente te haya resultado algo chocante, ya que nuestros modelos tradicionales de trabajo tienen una perspectiva diferente. Desde pequeños hemos sido formados con la idea de que cuanto más trabajemos, mayor será la recompensa.

El “menos es más” no va en detrimento del esfuerzo, la dedicación y el trabajo. Por contrario, se apoya en ellos para realizar una opción diferente, la de concentrar estos valores en un rango más específico de tareas.

Sucede que en la actualidad nos enfrentamos a tal variedad de tareas, recursos y métodos de trabajo, que es muy difícil poder abarcarlo todo. Además, las distracciones y estímulos son muchos como para atenderlos todos. Es por tanto imprescindible una división de lo importante sobre lo superfluo, encontrar en esa gran cantidad y variedad lo que es realmente esencial para nosotros y nuestro negocio.

Te he intentado explicar estas ideas basándome en mi propia experiencia, para mostrarte cómo esto no ha sido para mí una simple palabrería sino en definitiva se ha traducido en verdadera experiencia. La misma ha redundado en grandes beneficios a todo nivel, tanto en lo laboral como en mi vida personal.

Espero que a ti también te sea beneficioso y verás como una vez que comiences a poner en práctica este concepto, te será más sencillo verlo detrás de todo lo que haces, hasta en los más pequeños detalles.

Ahora te toca a ti, ¿qué método de trabajo tienes para ser productivo? ¿cómo aplicas el menos es más?

Un artículo escrito por Jose Antonio Martín