Hace 6 años y 8 meses publiqué la primera entrada de Lifestyle al Cuadrado (puedes verla aquí).

Fue el 17 de febrero de 2010 y recuerdo estaba muy emocionado. Era la primera entrada de mi nuevo blog, tenía muchas ganas de ver crecer el proyecto y había escrito un post orientado a mi lector ideal.

Quería que esta entrada fuera uno de los pilares de mi blog, generara las primeras visitas y consiguiera atraer a los primeros suscriptores.

¿Sabes qué pasó realmente?

Nada. Absolutamente nada.

Los resultados fueron estos:

  1. Menos de 10 visitas externas, de las cuales imagino que alguna sería del círculo Family & Friends.
  2. Cero comentarios.
  3. Cero compartidos en redes sociales.

No es nada extraño. Fue el nacimiento de mi blog y todos olvidamos nuestro nacimiento. Si le preguntara a mis hijas qué recuerdo tienen del día de su nacimiento me dirían “Nada, no me acuerdo de nada”. Y mejor, que un nacimiento tiene poco de placentero y mucho de violento.

Pero estamos hablando de un blog, no de un parto.

Y salvo que quieras traer a tu bebé al mundo de la blogosfera de la peor forma posible, como yo lo hice, te recomiendo una cosa: publica una primera entrada épica y sorprende desde el primer día.

En 2010 era más fácil destacar y equivocarse estaba permitido. Hoy somos muchos más en este mundo y los errores se pagan caro, sobre todo si te cuesta horrores escribir las 1.000 palabras de tu primer post.

Y por eso te traigo hoy este post. Porque quiero que no te pongas nervioso y que crees un primer post que de verdad valga la pena.

¿Cómo?

Vamos a verlo.

#1 ¿Existe una plantilla para crear una primera entrada perfecta?

Lo siento, pero no existe tal cosa.

No hay una plantilla exacta con un tipo de post que funcione al 100% y que te vaya a abrir las puertas de la visibilidad de tu nicho.

Pero no quiere decir que no haya 2 opciones que tengan más posibilidades de triunfar que otras:

  1. Post colaborativo o round up post: comienza tu blog con un post con las mejores frases, citas, respuestas u opiniones sobre un tema de varios de los expertos más reconocidos de tu nicho.
  2. Recopilación de herramientas imprescindibles: arranca con un post con 99 recursos que tu nicho necesita conocer y enlaza las herramientas con tu link de afiliado para conseguir ingresos desde el primer día.

¿Con alguno de estos 2 tipos de posts te aseguras visitas, suscriptores y exposición?

No. Si alguien te asegura al 100% que conseguirás algo, normalmente te miente.

Pero sí que puedo asegurarte que escribir este tipo de posts y conseguir tus primeras 1.000 visitas será más fácil que si lo haces con un post más tradicional.

#2 ¿Qué mejoraría de mi primer post si pudiera escribirlo de nuevo?

Elijas el tipo de post que elijas, hay muchas cosas que te voy a aconsejar hacer y que yo no hice en ese primer post.

Son consejos que te servirán para este primer post y para los siguientes. Automatízalos y conviértelos en rutina y verás que las estadísticas de Google Analytics crecen desde el día Nº 1.

Y ahora, vamos a ver qué mejoraría de ese primer post.

1. El titulo de tu entrada debe ser funcional y enganchar

Un gran post con un mal título no sirve de nada.

Es como si tuvieras la mejor comida de la ciudad en un restaurante que, visto por fuera, parece un cuchitril. O como si fueras a regalar algo muy valioso y lo envolvieras en una caja de cartón realmente fea.

Las apariencias importan. Piensa que la portada de un libro sigue siendo un factor determinante para conseguir más o menos ventas y que tu título es la “portada” de tu post.

La idea es que sea explicito, capte la atención y haga que ese tuitero voraz frene su timeline para leer lo que tú has compartido.

Podría darte muchas ideas, fórmulas y tareas para mejorar este título, pero ya hay un post sobre el tema que te recomiendo leer:

2. La introducción importa, y mucho

La primera frase de tu post importa mucho.

consejos-blog

 

Una vez que has atraído al lector a tu post toca luchar contra la primera impresión que tendrá de tu blog, que dependerá en parte de tu diseño y de las primeras frases e introducción en general.

Deberías centrarte en llamar su atención y hacerlo de una forma breve, corta y directa.

El objetivo de esta introducción solo es que esa visita anónima tenga ganas de leer más y lo haga.

De nuevo podría estar escribiendo durante una hora sobre el tema, pero “casualmente” también hay un post sobre este tema que publicamos en Lifestyle Al Cuadrado hace muy poco:

3. Abusa de los listados, viñetas, encabezados, etc

En Internet la gente ya no lee. Escanea.

Y para satisfacer las necesidades de un buen escaneador necesitarás darle los elementos esenciales para que escanee tu post:

  1. Una estructura por H2, H3, …
  2. Listados, viñetas y formatos de lista.
  3. Negritas, subrayados, cursivas, …

Este mismo post es un ejemplo de este punto.

Puedes ver como utilizo muchas listas, viñetas, H2 y H3.

De esta forma me aseguro de que si un lector entra en el post lo pueda escanear rápidamente.

Internet no es un periódico ni una revista, así que para tu primera entrada cuida mucho el formato.

4. Una imagen vale su peso en oro

Ya no somos capaces de leer texto sin imágenes.

Somos como niños ansiosos de leer cuentos llenos de dibujos, animales e ilustraciones. El texto plano está pasado de moda.

Por eso te recomiendo que añadas fotografías, imágenes y diseños a tu primera entrada y a todas las demás.

Como mínimo necesitas una imagen principal, tal y como puedes ver en este post. Yo no suelo utilizar más, pero en tu caso sí te recomiendo añadir algunas más que aporten verdadero valor al artículo.

A tu lector le gustará, le ayudará a facilitar la comprensión y a mantener el mensaje más vivo en su mente.

Ah, ¡y también es algo que le gusta a Google!

Puedes comenzar con bancos gratuitos de fotografías, hacer tus propias fotos o utilizar Canva si lo prefieres.

5. El cierre de tu post es tan importante como el titulo

Imagina que has conseguido atraer a un lector con tu título y que tu post lo ha enamorado, tanto que lo ha leído desde 0 hasta el final.

Pero luego llega al final y, al no ver nada que hacer, cierra la pestaña y sigue haciendo otra cosa.

¿De qué te ha servido escribir este post?

De nada.

Es importante terminar todos tus posts con una llamada a la acción clara como compartir en redes sociales, dejar un comentario, suscribirse, etc.

Si buscas fomentar la participación una buena forma de hacerlo es terminar con una pregunta que pide a la gente que cuenten sus propias vivencias sobre el asunto que estás tratando en esta entrada.

A modo de inspiración, puedes mirar la pregunta de cierre que utilizo en esta entrada.

También puedes incluir llamadas a la acción durante el artículo. Por ejemplo, yo te he “inducido” un poco a descargarte mi guía sobre Súper Posts con el punto Nº 1 de este post.

#3 ¿Y si tu primera entrada da vergüenza ajena?

No pasa nada.

Todos hemos comenzando con una entrada que hoy en día nos da vergüenza leer.

Lo importante es que tú, solo con escribir esta entrada y seguir estos pasos, ya estarás por delante del 95% de personas que ni tan siquiera dan ese paso.

Al final, para llegar a dominar todos estos aspectos, solo tendrás que seguir escribiendo entradas.

Título tras título. Post tras post. Es la única forma de mejorar y convertirte en un escritor lo suficientemente bueno como para atraer nuevos lectores cada día.

Y, antes de finalizar, te daré 3 consejos para evolucionar a partir de tu primera entrada:

  1. Sé un lector critico y busca buenas formulas y trucos en otros bloggers.
  2. Sé atrevido, usa herramientas de otros (películas, libros, canciones, etc..) y apropiate de ellas.
  3. Desarrolla una voz propia, educa y divierte. Esa 3 son las claves para el éxito a gran escala.

¿Y tú? ¿Te atreves a contar tu primera vez en el blog?

Yo me he lanzado a la piscina enlazando directamente mi primera entrada del blog al iniciar el artículo.

Ahora quiero que tú te unas compartiendo en los comentarios la primera entrada de tu blog. Y quiero que me digas qué hiciste mal, qué cambiarías y cómo mejorarías ese post para convertirlo en algo realmente útil.

¿Y sabes qué quiero que hagas después? Que cojas ese post, lo mejores… ¡y lo vuelvas a publicar!

Verás la diferencia entre el antes y el después.

Te espero en los comentarios.

Escrito por Franck Scipion