Comparado con la mayoría de la gente, yo empecé a utilizar Whatsapp anteayer. Cuando por enfermedad de mi padre tuve que utilizarlo para coordinarme con mis hermanos, tenía una cosa clara: me iba a enganchar, como la mayoría. Por eso tenía que ser yo quien pusiera primero las reglas. Imponerlas. O eso, o derrota total.

>>>Leer el artículo completo>>>