Misión Empatía: Como ponerte en los zapatos de tu equipo

La empatía es una competencia básica para cualquier tipo de relación social. Y, aún es más importante, cuando hablamos de liderazgo y dirección de equipos.

Si no eres capaz de ponerte en el lugar de tus colaboradores, difícilmente podrás comprender cómo se sienten, cuáles son sus fortalezas y debilidades o qué necesidades tienen para poder aportar soluciones.

Muchas veces la empatía se confunde con la amabilidad. Pero son cosas totalmente distintas.

Que seas simpático con tu equipo no significa que entiendas y reconozcas sus emociones.

Cuando eres simpático buscas simplemente caer bien; cuando eres empático tratas de conectar con la otra persona, escucharla y comprender cómo se siente. La empatía va un paso más allá.

Un líder sabe ponerse en los zapatos de su equipo no solo toma mejores decisiones, sino que contagia a todos los colaboradores a que actúen del mismo modo con él mismo y con el resto de compañeros, gracias a las “neuronas espejo”.

De esta forma, más allá de mejorar las relaciones interpersonales entre el líder y los colaboradores, se crea un ambiente de trabajo más conectado y agradable.

¿Cuáles son las consecuencias de la falta de empatía con tu equipo?

Si después de leer esto eres algo escéptico y te preguntas si realmente es tan importante desarrollar esta cualidad, la respuesta es “sí”. Está comprobado que las consecuencias de la falta de empatía de un líder son desastrosas para el equipo y el negocio.

Aquí tienes algunas de ellas…

#1 Vives aislado en tu propia realidad.

Cuando pones el foco solo en ti, te desconectas de lo que sucede alrededor. Si no eres empático, vivirás en tu propia burbuja y te encontrarás con situaciones inesperadas que no habrás sabido prever.

#2 Tus recursos se queman.

El ‘burnout’ está a la orden del día en las organizaciones que no tiene empatía con sus colaboradores, debido a la falta de entendimiento y la incapacidad de hacer previsiones y entender las debilidades de cada colaborador.

#3 La producción desciende.

Cuando los recursos no se sienten valorados ni comprendidos, obviamente, no dan lo mejor de sí mismos. Producen menos y lo hacen peor.

#4 El ambiente de trabajo es tóxico.

El líder contagia su comportamiento a toda la organización, también cuando es negativo. Esto provoca un ambiente contaminado en el que, con el paso del tiempo, los colaboradores tampoco serán empáticos ni con su líder, ni con el resto del equipo.

#5 Tus colaboradores te abandonan.

La consecuencia última y más grave de la falta de empatía es la pérdida del equipo. Si no consigues que tus empleados se sientan a gusto y sean felices contigo, acabarán dejando tu empresa.

6 claves para mejorar tu empatía con tu equipo

¿Has vivido ya alguna de las situaciones anteriores? Por suerte, la empatía es una habilidad de la inteligencia emocional que se trabaja.

Aquí tienes 6 comportamientos que puedes practicar para ser un líder empático:

#1 Escucha a tu equipo.

Siéntate un rato a la semana con tus colaboradores y escúchalos de verdad, con atención e interés por entender lo que te cuentan.

#2 No te precipites a responder.

Cuando te den un feedback negativo o te hagan una propuesta con la que no estás de acuerdo, antes de dar una respuesta, párate un momento y piensa cómo te sentirías si estuvieras en el lugar del otro. Quizá tu opinión cambie y, si no, podrás transmitir tu disconformidad con más tacto.

#3 Entiende que hay otras formas de pensar y actuar.

Un error común es pensar que la tuya es una verdad absoluta. En realidad, hay muchos puntos de vista y muchas formas de hacer las cosas. Todas son válidas.

#4 Evalúa tu comportamiento.

Fíjate en cómo tratas a los demás, cómo actúas y qué podrías mejorar. Hazte un examen constante para detectar tus peores defectos en la falta de empatía y poder corregirlos.

#5 Ten paciencia.

Es fácil que te desesperen ciertas conversaciones o problemas con tu equipo que te parezcan insignificantes. Trata de ser paciente y de escuchar siempre. A veces, te sorprenderá que lo que creías una minucia, en realidad forma parte de algo mucho más importante.

#6 Conoce a tu equipo.

Saberte el nombre de tus colaboradores no es suficiente. Cuanto mejor conozcas las fortalezas, debilidades, aspiraciones y carácter de tus empleados, mayor será tu capacidad para sacar el máximo partido de cada persona.

BONUS: la forma más fácil de empezar a trabajar tu empatía

Más allá de estas 6 claves que puedes poner en práctica para ser más empático, hay una acción que te allanará el camino y te dará pistas de dónde debes poner el foco para empezar.

La forma idónea de comenzar a trabajar tu empatía es que pidas feedback a tu equipo.

Con esto…

  • Vas a abrir una conversación con tus colaboradores.
  • El equipo sentirá que tienes en cuenta y valoras sus opiniones.
  • Tú tendrás más claridad sobre los aspectos que debes mejorar.
  • Conocerás mejor a tus colaboradores.

Este feedback debe ser recurrente. Puedes pedirlo una vez al mes y observar qué cosas van mejorando con el paso del tiempo.

Escrito por 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.