La música es el alimento del alma y un alma bien nutrida es un alma productiva. Pon un hilo musical a tu trabajo, crea tu banda sonora y aumentará la productividad. Descubre qué tipo de música te ayudará a lograrlo.

Se dice que la música amansa a las fieras y lo cierto es que sí tiene la cualidad de alterar los estados de ánimo. Dicho de otra forma, no sólo sirve para tranquilizar, también puede poner nuestra mente en marcha, activar nuestro cuerpo o hacer que estemos más concentrados

En términos laborales, esto quiere decir que la música te ayuda a ser más productivo, a rendir mejor y a estar más concentrado. Estudios de la Universidad de Miami y otros más ‘dirigidos’ llevados a cabo por Baby Einstein han demostrado que la música estimula el cerebro, que puede ayudarte a atrabajar mejor ¿toda la música? No, y ahí está el principal fallo de la mayoría de personas y empresas que utilizan esta herramienta.

Cada tipo de música despierta unas sensaciones y no todas son igual de útiles para todos los trabajos. Al final, el tipo de actividad es el que determinará qué melodía escoger. Sin embargo, sí que hay un consejo común, y es que puestos a buscar banda sonora labora, mejor que no tenga letra. Y es que si ponemos palabras a las notas, nuestro obstinado cerebro intentará automáticamente descifrarlas y desviará hacia la música parte de la atención, justo lo contrario a lo que buscamos.

Qué música elegir en el trabajo

Según el trabajo o la tarea que vayas a desarrollar habrá estilos musicales que te ayudarán más o menos a lograrlo y otras que directamente servirán para distraerte.

  • Trabajos activos. Si tu trabajo requiere movimiento y acción habrá que buscar música que aumente tu energía y te mantenga motivado. Las alternativas más clásicas son el rock y el heavy, aunque hoy en día podrías utilizar también música dance. De hecho, incluso alguna lista de Spotify para hacer ejercicio podía ayudarte, aunque también las hay específicas para aumentar el nivel de energía.
  • Trabajos creativos. El Jazz, la música ambiental o la bossa nova te ayudarán impulsar la parte más creativa de tu cerebro, aunque la música clásica y barroca también son buenas opciones.
  • Trabajos repetitivos. Si estás muchas horas delante del ordenador realizando tareas relativamente monótonas el Jazz, la música ambiental, chill out o melodías con ritmos repetitivos son lo más recomendable, ya que te ayudarán a centrarte.

En general, los ritmos repetitivos ayudarán a mantener altos niveles de concentración. Y lo mejor de todo es quecomo el cuerpo y el cerebro tienen memoria musical, cuanto más repitas una determinada seleción más fácil será obtener el resultado deseado y entrar en el estado anímico que buscas. Esto se debe a que las canciones con patrones repetitivos, especialmente en listas programadas en las que ya conocemos la canción que viene a continuación, liberan dopamina, lo que produce placer. Es decir, trabajas más a gusto y por lo tanto mejor.

La siguiente infografía de Sonos the Wireless Hi-Fi System resume la cuestión de qué musica escuchar en el trabajo

Un artículo publicado en Gestión Pyme