Mucho se ha hablado sobre la posibilidad de que la inteligencia artificial diese lugar a la sustitución de numerosos puestos de trabajo actualmente ocupados por humanos.

Y aunque parecía que los trabajos creativos estaban a salvo, el rápido desarrollo de esta tecnología y sus cada vez mayores posibilidades llevan a pensar lo contrario.

¿Estamos hablando del fin de los copywriters? Quizá.

Al menos así lo advierte Mark Duffy, autor del blog Copyranter, en Digiday en donde analiza el potencial del machine learning en el trabajo creativo.

Uno de los proyectos más ambiciosos lo está llevando a cabo Goldman Sachs con su inversión en el desarrollo de Persado, un robot que promete ser el futuro de la publicidad.

“Los datos están siendo optimizados, la experiencia del consumidor está siendo optimizada y es cuestión de tiempo que el copywriting sea también optimizado”, asegura.

Además, Duffy insta a los profesionales a dejar de lloriquear y afrontar la realidad admitiendo que “los copywriters no son escritores. Los escritores cobran por escribir, los copywriters por vender”.

Aunque admite que muchos de los puestos de trabajo de copywriter se mantendrán, aunque con modificaciones en sus nombres como Robot Copywriter o Monitor, Robo-Curator, también destaca las fortalezas de la inteligencia artificial.

La rapidez con la que trabajan estos robots, la capacidad de análisis y búsqueda de grandes bases de datos, la precisión gramatical, la posibilidad de búsqueda a gran escala y el trabajo constante son solo algunas de las “amenazas” para los humanos.

Y es que, “la carrera tecnológica por la atención del consumidor no la ganarán los copywriters humanos. Cada día los marketeros demandan más y más ideas de sus agencias creativas y éstas no saben cómo cumplir con estas expectativas. Cerrar esta brecha es una oportunidad de negocio y puedes apostar que (la poco ética) Silicon Valley la cerrará y rápido”.

Un artículo publicado en Marketing Directo