Pinchazo en la burbuja: los youtubers dejan claro que no tienen un trabajo de ensueño

Una de esas encuestas tradicionales que preguntan a los niños qué ser desveló no hace mucho cómo las profesiones de nuevo cuño de la era de internet se estaban colando entre los ‘sueños’ de los más pequeños. Entre ellas estaba la de youtuber, que era lo que quería hacer el 5,1% de los niños (que no niñas, entre ellas no estaba esa profesión) encuestados por Adecco. Ser youtuber entraba así entre los cinco trabajos más populares entre los niños, adelantando incluso a clásicos como el ser bombero. En el listado de mejores posibles jefes que los niños querrían tener también entraba un profesional de este terreno, ElRubius.

Que los niños quisiesen ser youtubers fue un dato que dio para no pocos titulares. Además, ayuda a comprender cómo se ha popularizado esta figura y como su profesión empieza a verse como una suerte de elemento soñado. El hecho de que las listas de ingresos millonarios de los youtubers sean recurrentes y que no pocos de ellos hayan logrado tener una proyección que va más allá de su audiencia directa lograda en sus canales también ha ayudado.

Ser youtuber se ha convertido en sinónimo de tener un trabajo que te hará rico, lo hará rápidamente y no obligará además a grandes esfuerzos. Cualquiera puede ser youtuber y puede además hacerlo desde cualquier lugar y desde cualquier punto de partida. Esa es la creencia que se ha asentado y generalizado, aunque no sea exactamente la realidad o la realidad completa de la historia.

Porque no solo se trata de que no todo el mundo que se ha plantado a crear su canal de YouTube se ha convertido en millonario ni que los ingresos dignos de entrar en la lista Forbes de los más ricos e influyentes de la red sea la tónica dominante. Tampoco se trata de que lograr el éxito en site de vídeos implique más que solo ponerse a publicar contenido. Incluso entre aquellos que logran el éxito, las cosas son mucho más difíciles de lo que puede parecer y también están invitando a hacer una reflexión más profunda sobre lo que supone ser youtuber y sobre a qué los expone.

Quizás la burbuja de YouTube y esa imagen de ser un espacio en el que hacerse rico (o simplemente ganarse la vida) haciendo algo divertido ya ha pinchado. Como reflexionan en un amplio censo de casos en The Guardian, cada vez son más las estrellas de YouTube que confiesan que se han quemado y que deciden tomarse un descanso ante la situación. Como le explicaba al medio uno de esos youtubers, el trabajo “más divertido del mundo” puede acabar convirtiéndose también en desolador y solitario.

El impacto negativo del trabajo
La propia naturaleza del trabajo tiene un impacto en las estrellas de la red de vídeos. Mantenerse ante las expectativas de la audiencia (que quiere no solo contenidos frecuentes pero siempre de calidad) y ante los dictados del algoritmo (ante el que no se puede permitir perder ni un poco de relevancia, o condenará al ostracismo a la hora de servir contenidos) obliga a estar siempre alerta y genera un importante nivel de estrés.

Hay que estar siempre pendiente, siempre haciendo cosas y siempre generando contenido. Uno de los responsables de canal que compartió su experiencia con The Guardian llegó a trabajar jornadas de 20 horas diarias, teniendo que posicionar no solo su canal de YouTube sino también los otros contenidos paralelos de colaboraciones que este le abrió.

La lista de youtubers que han confesado en su plataforma el peaje que estaban teniendo que pagar por su éxito o que han anunciado que se tomaban un descanso es bastante amplia y abarca además diferentes tipos de estrellas de YouTube y en diferentes países. El caso más cercano es el de ElRubius que anunció que se tomaba un descanso por el peaje que estaba teniendo en su salud la presión de YouTube.

El vídeo del aviso fue muy popular y llegó no solo a una amplia audiencia sino también a muchos medios (y que muchos aplaudieron por dar voz y públicamente a la necesidad de cuidar también la salud mental). Cuando en julio, semanas después de anunciar su parón, llegó a una cifra record de seguidores, publicó un mensaje en redes sociales. “Cuando empecé con todo esto no me imaginaba que mi vida fuera a cambiar tan radicalmente. Para lo bueno y para lo malo”, reconocía. Su retorno a YouTube, que se prevé para octubre (cuando también saldrá la serie que ha hecho con Movistar), también se ha convertido en noticia.

Una youtuber bromeaba en una conferencia de que el trabajo debería venir con un cupón para ir a terapia. Era una broma que partía de una base de realidad y de lo serio. Algunos youtubers confiesan que resulta difícil poner límites y separar el trabajo de la vida cotidiana.

No solo un problema de estrés sino también de ingresos
La presión sobre las estrellas de YouTube no está solo en la presión de estar siempre expuestos y de tener que interactuar con sus audiencias (y, como explicaba uno de ellos a The Guardian, el cerebro humano no está preparado para recibir el feedback de miles de personas), sino también en la propia naturaleza volátil de su trabajo y de sus ingresos. El poder del algoritmo que controla qué se ve y cómo se accede a sus contenidos hace que vivan en una suerte de tensión y pánico ante sus cambios, como también lo hace la inestabilidad de sus ingresos.

Sus ganancias pueden cambiar en cualquier momento y de forma tan rápida que no solo crea una sensación de inestabilidad para el presente sino también hacia el futuro. El tema no es nuevo. Los youtubers llevan años ya quejándose de lo variable del mercado y, especialmente, desde que YouTube hizo las cosas más complicadas para los creadores en lo que monetización se refiere tras la crisis de reputación (cuando las marcas descubrieron que sus anuncios aparecían con vídeos que eran un riesgo para su imagen de marca).

La espantada de los grandes anunciantes también hizo que cayeran los ingresos. YouTube como empresa lo notó menos, pero sus youtubers empezaron a ver como sus ingresos se hundían.

Vía: Puro Marketing

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.