Plataformas de venta online: Cómo vender productos sin complicarte

El comercio electrónico es imparable. Tanto en España como en el resto del mundo, los datos demuestran que, si quieres vender productos digitales o físicos, Internet es un canal que no debes perder de vista.

Es más, debería ser una vía de comercialización esencial en tu estrategia de marketing y ventas.

Para que te hagas una idea, en 2016, solo en España, la facturación de los ecommerce aumentó un 22,2% y se alcanzaron los 22.000 millones de euros en transacciones. Y en el tercer trimestre de 2017, el comercio electrónico superó los 7.700 millones de euros, un 26% más que en el mismo periodo del año anterior.

Sin duda alguna, Internet es una gran ventana de oportunidades para hacer negocios y ganar dinero en Internet.

De hecho, estas cifras son uno de los principales motivos por los que cada vez más personas y negocios deciden dar el salto y crear su propia tienda online donde vender sus productos.

Pero no es la única opción.

¿Conoces las plataformas de venta online?

En este artículo voy a contarte cuáles son las plataformas de venta online más destacadas, qué pros y contras tiene cada una de ellas y cómo decidir cuál es la mejor en tu caso, para empezar a vender sin dolores de cabeza.

¿Quieres vender en Internet? Pues nos ponemos manos a la obra.

Y la primera pregunta que te estarás haciendo imagino que será: “Entonces, ¿es mejor vender a través de una plataforma?”

Vamos a ver motivos para hacerlo… o no hacerlo.

Razones para vender tus productos en Internet con una plataforma

Partimos de la base de que montar una tienda online para vender productos en Internet es una buena idea. Sin embargo, esto implica un trabajo técnico y logístico por tu parte que debes considerar, porque no es moco de pavo.

Y aquí es donde entran en escena las plataformas de venta online. Pero antes, hablemos del dropshipping.

El dropshipping o cómo eliminar los dolores de cabeza de la gestión de una tienda online

El dropshipping (también llamado “triangulación de envíos”) es un recurso que ya utilizan muchas empresas y pequeños negocios para vender al por menor a través de Internet.

Consiste en vender tus productos desde tu ecommerce, pero sin disponer de los productos físicos en stock. El mayorista es el que se encarga de preparar los pedidos y enviarlos al cliente final, por lo que tú solo tienes que preocuparte por conseguir clientes y fidelizarlos.

Para verlo más claro, el proceso del dropshipping funciona así:

  1. Eres un emprendedor que quiere vender productos como minorista.
  2. Creas un sitio web desde donde publicas los productos y tus clientes pueden hacer pedidos y pagar por ellos.
  3. Informas al fabricante de los pedidos y él se encarga directamente de gestionar el envío en su totalidad.

Visto esto, ¿qué ventajas tiene vender productos en Internet a través de plataformas de venta y dropshipping?

  • Almacenaje: si vendes productos físicos, uno de los principales gastos que tendrás que afrontar será el del almacén para guardar el stock. Muchas plataformas de venta ofrecen dropshipping y, por tanto, no necesitas comprar o alquilar un espacio, porque la propia plataforma de venta se encarga de ello.
  • Menos gastos: al no tener que disponer de un espacio físico para guardar tus productos, podrás reducir gastos considerablemente.
  • Ahorro de tiempo: te liberas de muchas tareas que requieren muchas horas de trabajo y gestión. Las propias plataformas de venta (o el dropshipper) son quienes se encargan de la gestión del stock, embalaje, los envíos, devoluciones, etc.
  • Tu misión es solo vender: podrás dedicar todos tus recursos a lo más importante: vender.

Aparte de estas ventajas, el trabajar con una empresa de dropshipping o una plataforma de venta para vender tus productos, tiene otras.

Por ejemplo, se simplifican al máximo las gestiones de facturación: ellos facturan a los clientes y tú solo facturas a las plataformas. Es cómodo.

Razones para no hacerlo

¿Te has quedado deslumbrado por las “maravillas” que permiten las plataformas de venta online y el dropshipping?

Pues espera, que ahora viene la otra cara, porque no todo son pros. También hay contras:

  • No tienes el control al 100%: por mucho que te lo curres y te esfuerces en vender un buen producto o aplicar las mejores estrategias de marketing, no todo depende de ti. Retrasos en los envíos o una entrega defectuosa del producto pueden echar por tierra todo tu trabajo previo. Por eso es importante conocer y negociar bien cada aspecto, para que no haya brechas de calidad.
  • Reduces los beneficios: las plataformas de venta online y las empresas de dropshipping cobran comisiones por cada venta de productos (y algunas, además, exigen el pago de una cuota fija mensual); por lo tanto, tu margen de beneficio en cada transacción se verá reducido. En este caso, fíjate bien en las condiciones que impone cada plataforma antes de elegir una.
  • Guerra de precios: dependiendo de la plataforma que elijas, puede que la competencia que encuentres en ella sea muy fuerte y entres en una guerra de precios que ponga en riesgo la rentabilidad de tus ventas.
  • Atención al cliente: si trabajas con el sistema de dropshipping, te costará conocer en detalle la experiencia del usuario. Y ante una incidencia o una queja, tendrás que perder tiempo en recabar información del proveedor de los productos. En el caso de las plataformas de venta que no trabajan con dropshipping este problema no se reduce, puesto que suelen poner el foco en el cliente y no en el vendedor, por lo que puedes tener problemas para cobrar tus ventas si existen quejas por parte de un cliente. Y tú no tendrás el control sobre este proceso.

Plataformas de venta online para vender productos digitales en Internet

Si digo la palabra “infoproducto”, seguramente no te resulte desconocida. Vivimos en el momento dorado para la venta de productos digitales y, en concreto, en el mercado de habla hispana estamos aún en la punta del iceberg.

Cuando hace 5 años, hablar de una facturación de este tipo de productos de 4 cifras era todo un logro, hoy ya se hacen lanzamientos a 6 cifras e incluso se ha conseguido superar el millón de euros.

¿Quieres crear tus propios productos digitales y no sabes qué plataforma elegir para venderlos?

Éstas son las más destacadas y que deberían estar en tu punto de mira.

1. Vender productos digitales con SendOwl

SendOwl es una plataforma de venta muy popular por su facilidad de uso y su precio.

En cuanto a precio, tienes 3 grupos de planes:

  • Standard.
  • Subscription.
  • Self Hosting.

Cada uno de estos grupos de planes contiene varios subplanes. El paquete standard está muy bien si no estás vendiendo muchos productos. Obviamente, los planes más caros ofrecen más capacidad, con lo que podrás subir más cantidad de productos.

Además de la cuota mensual, SendOwl no se queda comisiones por venta.

Principales características de SendOwl:

  • Te permite alojar, distribuir y cobrar todo tipo de productos digitales.
  • La integración para los clientes es en español: las cajas de popups para pagar, los campos para introducir los datos y toda la interfaz que ven tus clientes es en español, sin tener que modificar el código.
  • Además de tener un módulo de pago optimizado para la conversión, Sendowl ofrece una avalancha de herramientas de marketing y ventas para mejorar tu proceso de ventas.

Puntos fuertes de Sendowl:

  • Precio: en las plataformas de venta online para productos digitales, los precios son muy económicos. Y aunque tengas que pagar una cuota mensual, no cobran comisiones por venta.
  • Sencillez de uso: la curva de aprendizaje es reducida y no tendrás que perder un montón de horas en aprender a manejarte por ella con soltura. En 15 minutos, dejarás configurada la plataforma y podrás empezar a vender.
  • Soporte: si tienes alguna duda o incidencia, el servicio de soporte es rápido y resolutivo de verdad. Como sherpa tecnológico especializado en temas técnicos, este aspecto me parece esencial.
  • Integración con Stripe y Paypal: por lo que cada cliente podrá pagar como prefiera.
  • Compatible con el IVA europeo: para que cumplas con las reglas que exige la ley del IVA de forma automática.
  • Integración con proveedores de email marketing.

Inconvenientes de Sendowl:

Tiene pocos, pero por mencionar alguno…

  • Escasa personalización en la página de descarga del producto.
  • No permite afiliaciones con su programa más básico.

¿Para qué escenarios te la recomiendo?

SendOwl es una plataforma de venta ideal si no quieres complicarte la vida a la hora de vender tus productos digitales.

Además, no solo podrás vender infoproductos, sino que también puedes vender a través de esta plataforma servicios e, incluso, suscripciones y membresías.

Es fácil de usar, intuitiva y eficaz. Si la venta de productos digitales es lo tuyo, pruébala.

Y para ayudarte, aquí te dejo un recurso para que en media hora estés vendiendo tus productos digitales con SendOwl.

2. ThriveCart

ThriveCart es una pasarela de venta bastante nueva, de final de 2016. Se puede integrar con algunas herramientas de email marketing y permite realizar automatizaciones para trabajar los embudos de venta.

Principales características de Thrivecart:

  • Permite crear ofertas recurrentes, sistemas de afiliados, upsells, downsells y landings de venta. Sus desarrolladores se lo han tomado muy en serio porque está en actualización constante.
  • Permite activar opciones como compra completada o abandonada, producto devuelto, pago recurrente completado o fallido, suscripción cancelada y oferta que vuelve a aparecer como nueva y el cliente puede comprar o rechazarla.

Puntos fuertes de Thrivecart:

  • Soporte técnico rápido y eficaz.
  • Muy bien desarrollado (y especialmente pensado) para el consumidor móvil, ya que permite pago con Apple Pay.
  • Gran cantidad de integraciones.
  • Puedes crear landings de venta personalizadas, ofertas recurrentes, sistemas de afiliados, así como upsells y donwsells con un solo clic.

Inconvenientes de Thrivecart:

  • No integra con todos los sistemas de email marketing.
  • Si no tienes cuenta de Paypal no puedes hacer pagos automáticos a tus afiliados.
  • El cálculo de impuestos aún no está del todo desarrollado.
  • No crea facturas legales en España.

¿Para qué escenarios te la recomiendo?

Es una plataforma que permite vender de forma muy sencilla y es fácil de entender incluso si eres novato en el mundo de las ventas online, por lo que te lo recomiendo, sobre todo, si quieres utilizar una plataforma con múltiples opciones y sin complicaciones técnicas.

Podrás vender todo tipo de productos digitales, pero no te la recomiendo si tienes una tienda online o ecommerce.

3. Hotmart. Una plataforma de venta especializada en cursos online

La novedad que ofrece la plataforma Hotmart es que puedes registrarte en ella como productor o como afiliado, ambas totalmente gratis.

Si eres afiliado y consigues vender productos de otros, recibirás comisiones por las ventas logradas.

Hotmart no cobra tarifas de inscripción ni mensualidades. Ahora bien, si consigues vender, te cobrarán comisión por cada venta realizada. También te cobra una pequeña tarifa cuando solicites retirar el dinero de tus ventas.

Principales características de Hotmart:

  • Permite vender tus productos digitales propios o los de terceros y ganar una comisión (venta por afiliación).
  • Puedes crear páginas de venta de tus productos.
  • Puedes crear un área de miembros para que tus alumnos accedan a tu curso.
  • Soporte 24/7.
  • Desde el punto de vista técnico, usabilidad y funciones, es extraordinaria.

Puntos fuertes de Hotmart:

  • Hace promoción de tus productos.
  • Se encargan de la gestión del proceso de venta (cobro y entrega de productos). Ellos emiten las facturas a los clientes por ti y entregan el producto digital al cliente.
  • Su sistema integra cookies y lead para las afiliaciones y ellos se encargan de distribuir y pagar las comisiones a los afiliados de forma automática.
  • Intuitivo y fácil de usar.

Inconvenientes de Hotmart:

  • Ellos deciden si aprueban o no tu curso (aunque lo normal es que no tengas ningún problema para que lo acepten).
  • Piden exclusividad, por lo que mientras vendas con ellos no podrás vender tu producto digital por otras vías.

¿Para qué escenarios te la recomiendo?

Aunque a través de Hotmart puedes vender cualquier tipo de producto digital, te lo recomiendo sobre todo para los cursos que incluyen diferentes módulos y lecciones, tanto por lo bien organizado que queda dentro de la plataforma, como por las posibilidades de los alumnos para marcar como terminadas las lecciones y valorar cada contenido visto.

4. Vende tus creaciones digitales con facilidad y seguridad en Gumroad

Gumroad puedes empezar a usarla sin registrarte, solo con tus cuentas de Facebook o Twitter(lo cual, para muchos, seguro que es una ventaja). Con esta plataforma de venta online podrás vender cualquier producto digital de forma fácil y cómoda.

Principales características de Gumroad:

  • Posibilidad de que tu producto se recomiende junto a otros parecidos de otros vendedores.
  • Integración con Google Analytics y muchas plataformas de email marketing.
  • Ofrecer la opción de preventa.
  • Puedes habilitar la compra desde tu propia web, sin necesidad de pasar por Gumroad.
  • Facilidad, sencillez y buenas capacidades de automatización.

Puntos fuertes de Gumroad:

  • Permite restringir las ventas a una determinada cantidad de dinero o a determinados países que decidas.
  • Puedes crear sitios de membresía que funcionan bajo suscripción.
  • Permite administrar compras por adelantado con la opción de prereserva.
  • Muy buena para vender ebooks, ya que cuenta con una aplicación de lectura.
  • Buenas analíticas.
  • Gestión de pago de afiliados automático.

Inconvenientes de Gumroad:

  • Gran parte de la interfaz y de la documentación de soporte está en inglés.
  • Soporte limitado.
  • Te dejan vender en la moneda que quieras, pero el ingreso te lo hacen en dólares.
  • Gumroad paga a los usuarios cada 2 semanas siempre que haya un saldo en la cuenta de 10 dólares como mínimo. También cobran una pequeña comisión por transacción.

¿Para qué escenarios te la recomiendo?

Gumroad es ideal para vender productos digitales creados por ti. De hecho, su lema está basado en los “creadores”. Es decir, que no la recomiendo si tu intención es crear un ecommerce con decenas de productos.

5. Vende a través de páginas de alta conversión con Samcart

El plan más económico de Samcart (19 dólares al mes) te permite almacenar un número ilimitado de productos y acceder a plantillas para landings de venta que puedes personalizar.

Se conecta con varias herramientas de email marketing y sitios de membresía. De hecho, si vas a la página web de Samcart, tienes una página donde se mencionan todas las herramientas que te permite integrar.

Permite asimismo gestión de afiliados, aunque para acceder a ella tendrás que adquirir el plan más caro, que son 199 dólares al mes.

Principales características de Samcart:

  • Integraciones.
  • Creación de páginas de venta probadas por el equipo de la plataforma.
  • Sencilla de usar.

Puntos fuertes de Samcart:

  • Crear páginas de venta de alta conversión y que además permiten altas posibilidades de personalización.
  • Curva de aprendizaje rápida.
  • Integraciones con muchas herramientas, tanto de membresía como de email marketing, Zappier, Paypal y Stripe.

Inconvenientes de Samcart:

  • A veces tienen problemas con la subida de archivos, por lo que no te la recomiendo si pretendes vender productos digitales con muchos adjuntos.

¿Para qué escenarios te la recomiendo?

Te recomiendo usar Samcart si no eres muy amigo de la tecnología y buscas una plataforma sencilla de utilizar y que dé buenos resultados.

También te vendrá bien para gestionar afiliados, integrar tus ventas con tu herramienta de email marketing, hacer campañas de venta, venta fría a través de Facebook Ads.

¿Y si quieres vender productos físicos por Internet?

Pues es una gran idea, más teniendo en cuenta el crecimiento continuo que experimenta el comercio electrónico a nivel mundial.

Sin embargo, vender productos físicos por Internet tiene sus limitaciones, como la gestión de stock, por ejemplo.

Pero tranquilo, porque hay alternativas: los marketplaces.

¿Qué es un Marketplace?

Para entendernos, es como un mercadillo, pero online; o sea, un espacio en la red donde fabricantes y proveedores pueden vender sus productos. Los usuarios acceden a estas páginas y pueden encontrar (casi) cualquier cosa que quieran comprar.

Los marketplaces funcionan como grandes plataformas en las que los vendedores “alquilan” un espacio para poder vender sus productos desde esa página directamente.

¿Conoces Ebay? Pues es un ejemplo de marketplace. También lo es AliExpress.

¿Quieres otro ejemplo? Amazon.

En Amazon Marketplace puedes vender como vendedor individual (menos de 40 ventas al mes) o como vendedor Pro.

En el primer caso, solo pagarás a Amazon cuando vendes algo. Pero si vendes por encima de esa cantidad o en grandes volúmenes, entonces te interesa convertirte en vendedor Pro.

En este caso, tendrás que pagar una cuota fija al mes (39 euros), además de las comisiones de cada artículo vendido, claro.

Aquí tienes los precios de cada opción.

Veamos cómo vender a través de Amazon en detalle.

Cómo vender productos físicos en Amazon.com

Como no podía ser de otro modo, al hablar de plataformas de venta online para vender productos físicos, no podemos dejar de mencionar al gigante del ecommerce por excelencia: Amazon.

Amazon incluye un espacio para el pequeño vendedor, por lo que puedes publicar tus productos en su web y llegar cada día a millones de clientes potenciales de todo el mundo.

Entonces, ¿deberías plantearte vender tus productos físicos en Amazon?

Pues depende.

Para muchos comercios pequeños puede suponer un boom en sus ventas y crecimiento de negocio, mientras que para otros puede ser un gran fracaso.

¿Por qué?

Básicamente porque existen muchas variables que tener en cuenta, incluido el tipo de producto que vendes, la competencia, las tarifas, etc.

Ventajas de vender en Amazon:

  • Llegas a millones de clientes potenciales: Amazon atrae a millones de visitantes únicos que pueden convertirse en tus clientes. Y a más ojos que miran tus productos, más posibilidades de venta tienes.
  • Puedes olvidarte de la gestión: tú envías tu stock de productos a los almacenes de Amazon (lo que llaman el sistema FBA), de manera que el gigante guarda tu mercancía y cuando recibe tu pedido tú no tienes que preocuparte por nada, porque es Amazon quien se encarga de empaquetar y enviar el producto.

Inconvenientes de vender en Amazon:

  • Vender a través de Amazon puede potenciar tus ventas, pero también te expones a los gastos de tarifas. Tendrás que abonar un porcentaje de cada venta, además de una cuota fija mensual. Antes de vender tus productos en Amazon debes asegurarte de que tus márgenes te permitirán obtener beneficio.
  • Amazon pone el énfasis en los productos, no en los vendedores. Y esto es así porque persigue su propio crecimiento, no el tuyo. Esto significa que podría restringir la exposición de tus productos, determinar qué productos puedes o no vender, etc. Además, Amazon puede aprender de los vendedores, detectar los productos más solicitados y provisionarse él mismo de ellos. Es decir, te podría hacer la competencia.
  • Aunque la masa de potenciales clientes a los que puedes llegar es descomunal, también lo es la competencia. Y, por si fuera poco, la guerra de precios dentro de Amazon Marketplace puede ser feroz y perjudicar a los pequeños negocios y pymes.
  • El precio final de los productos lo fija Amazon, no tú. Y no admite negociación. ¿Y si tienes un ecommerce en el que vendes tus productos a un precio superior de lo que decide Amazon? Pues ajo y agua.
  • Lo que ganas, también lo decide Amazon. En concreto su algoritmo y aquí tampoco hay negociación posible.
  • No recibes el dinero por transacción de forma inmediata, sino que puede llegar a demorarse hasta 60 días. Y si lo hacen antes, posiblemente incluyan una deducción de aproximadamente el 2%. Este factor hay que tenerlo en cuenta.
  • Las comisiones por venta pueden llegar a ser del 20%, que es bastante.

Cómo empezar a vender en Amazon tus productos físicos

El primer paso es registrarte, aceptar sus términos y condiciones y configurar tu cuenta rellenando campos de cuentas bancarias, direcciones, teléfono, etc.

Una vez que hayas completado los primeros pasos, podrás empezar a subir tus productos.

Y entre otros datos, Amazon te pedirá el código EAN, que es un código de barras. Si tus productos se han fabricado en Europa, ya tendrán este código, pero si el origen es chino, tendrás que darte de alta en Aecoc para conseguirlo (implica un coste de alta y anual).

Hecho esto, desde “Inventario” podrás empezar a subir tus productos. Te aconsejo que rellenes la mayor cantidad posible de información, ya que será de utilidad para tus futuros clientes (título, color, marca, fabricante…).

Y hecho eso, llegarás a una de las partes más importantes del producto: la descripción.

Aquí te recomiendo explicar muy bien el producto en sí y añadir todas las palabras claverelacionadas con tu temática, para potenciar el posicionamiento dentro de Amazon. Tómate esta acción como si estuvieras trabajando el SEO On Page de tu página web.

A continuación, tendrás que rellenar la máxima información del resto de pestañas (peso, volumen, etc., en función del tipo de producto que estés creando).

¿Qué productos vender para que tus operaciones en Amazon sean rentables?

En este vídeo, podrás ver cómo elegir los productos paso a paso.

¿En qué escenario recomiendo vender en Amazon?

Antes de empezar el proceso para vender tus productos físicos en Amazon, déjame decirte algo importante: vender en Amazon NO es para todo el mundo.

Incluso teniendo en cuenta los deslumbrantes datos que las pymes experimentan al vender a través de esta plataforma, solo te lo recomiendo si tienes un producto bastante novedoso o exclusivo y quieres ganar dinero a corto plazo con su venta, siempre y cuando se pueda vender bien a un precio superior a 20 euros y con un margen de beneficio interesante.

Por otro lado, lo aconsejo a quienes ya tienen su propia tienda online u offline y no dependen solo de las ventas que consigan a través de Amazon; o a fabricantes que quieren poner a la venta sus productos, con el objetivo de que la plataforma acabe comprándolos.

Y también te puede resultar interesante para medir la demanda de tus productos en determinados países sin importarte demasiado el resultado de las ventas.

Vender productos físicos con Shopify

Shopify es la herramienta ideal para montar una tienda online de productos físicos. Tienes opción de empezar a usarla gratis durante 14 días. Después ya tienes que pagar, pudiendo elegir 3 posibles planes de cuota mensual.

El plan más económico cuesta 29 dólares al mes. Con él tienes las siguientes opciones:

  • Número de productos ilimitado.
  • Almacenamiento de archivos ilimitado.
  • Certificado SSL.
  • Soporte 24/7.
  • Creación manual de pedido.
  • Códigos de descuento.

Como ves, la opción más barata ya te ofrece opciones muy interesantes con las que puedes tener de sobra para gestionar tu tienda.

Principales características de Shopify:

  • Amplia variedad de plantillas prediseñadas que te permitirán crear de forma sencilla una tienda online con aspecto profesional, aunque no tengas conocimientos de diseño. La curva de aprendizaje, por tanto, es pequeña.
  • Puedes convertir tu móvil o Tablet en un TPV, por lo que podrás vender a un cliente en persona si está delante.
  • Muy escalable, sobre todo si estás pensando en crear una tienda online para ventas internacionales.
  • Todos los pagos se centralizan por el uso, por lo que apenas hay gasto en el desarrollo del proyecto.

Puntos fuertes de Shopify:

  • Proporciona alojamiento en sus servidores, por lo que no necesitas contratar un hosting.
  • Puedes incluir galerías de fotos de los productos, comentarios, valoraciones de los clientes y un chat en directo para resolver dudas de los usuarios en directo sin tener que añadir un plugin adicional.
  • Tiene un buen backend y proporciona analíticas bastante completas para ver la evolución de la tienda y tomar decisiones en función del comportamiento de los usuarios.
  • Vender en Facebook es posible a través de Shopify.
  • Incluye blog, por lo que podrás acompañar tu tienda online con la publicación de artículos de forma periódica, sin necesidad de crear un espacio específico de forma paralela.
  • Sistema de impuestos automático por país a partir de la ubicación del usuario, sin que tú tengas que preocuparte por nada.
  • Puedes vender incluso sin tener el producto, ya que Shopify se integra con sitios de dropshipping con aplicaciones como OrdoroHubLogix o Inventory Source.

Inconvenientes de Shopify:

  • No está pensada para idiomas diferentes al inglés, por lo que algunas URL de páginas se quedarán en este idioma, sin posibilidad de traducirlas al español.
  • El alojamiento se encuentra en Norteamérica, con las desventajas que supone para comercios electrónicos europeos, por ejemplo para el posicionamiento orgánico en Google.
  • La plataforma es limitada a nivel de herramientas y funcionalidades especializadas (métodos de pago, envíos, etc.).
  • Shopify utiliza un lenguaje de código patentado, por lo que no podrás hacer grandes modificaciones para personalizar tu tienda.
  • Tu tienda online en realidad no es tuya, sino de Shopify. Si alguna vez quieres cambiar de plataforma, no podrás migrar a otro lugar. Sí podrás exportar los productos en un CSV para ahorrar algo de trabajo, pero el resto, tendrás que volver a crearlo desde cero.
  • Aparte de pagar una cuota mensual, por cada transacción tendrás que abonar una comisión.

¿Para qué escenarios te la recomiendo?

Sobre todo puede interesarte si tienes una tienda pequeña y quieres expandir las ventas de tus productos a mercados nuevos de habla inglesa, siempre y cuando la venta de tus productos no te deje un margen de beneficio pequeño.

Recuerda que Shopify tiene comisiones por cada venta, además del pago mensual.

También puede ser interesante si quieres realizar una prueba de mercado con determinados productos. Con Shopify podrás crear tú mismo una tienda online de forma sencilla, sin tener que contratar que lo haga en un CMS como WordPress + Woocommerce.

Conclusiones

El comercio electrónico lleva años experimentando un crecimiento constante y todas las previsiones apuntan a que así seguirá siendo en el futuro.

El canal online es una vía esencial hoy en día para hacer negocios, tanto si quieres vender productos digitales como físicos. Y para ello, como has visto en este artículo, existen diferentes opciones.

La elección de la plataforma de venta es una decisión que deberás tomar en función de tu modelo de negocio, los productos que quieras vender y tus propios objetivos.

No obstante y a modo de resumen, antes de decantarte por una o por otra, ten en cuenta estos aspectos:

  1. Comisión: muchas plataformas de venta online te exigirán una tarifa por ventas, por lo que conviene sopesar si los costes requeridos te permitirán hacer un negocio rentable.
  2. Volumen de visitas: dependiendo de lo conocida que sea una plataforma, el volumen de potenciales varía. Esto no quiere decir que la de mayor alcance sea la que más te conviene (piensa en Amazon, por ejemplo, que a mi juicio no es para todo el mundo la más ideal). Incluso, a veces, una plataforma especializada en un nicho o sector concreto puede ser más adecuada.
  3. Precio de los productos: muchas plataformas de venta te permitirán fijar tus propios precios, pero otras llevarán unas condiciones que tendrás que aceptar sí o sí.
  4. Competencia: ¿para vender vas a tener que luchar en una batalla épica y sudar sangre, sudor y lágrimas? Pues igual esa plataforma no es la más interesante para ti.
  5. Interfaz: en el caso de las plataformas de venta en Internet que te permiten crear tiendas online propias, es de gran ayuda que incluyan una interfaz con un sistema de gestión interno sencillo y que no te vuelva loco.
  6. Funcionalidades: creación de páginas de venta, opciones de marketing avanzadas (upsells, donwsells, ofertas bump…).
  7. Integraciones: sobre todo en el caso de la venta de productos digitales, cuantas más posiblidades tengas a tu alcance, mejor.

Y ahora, cuéntame tú: ¿qué consideraciones crees más relevantes para elegir entre las plataformas de venta online? ¿Cuál va a ser tu elegida? ¿Te ha quedado alguna duda? Estoy esperándote en los comentarios.

Un artículo escrito por Javier Gobea y, publicado en Ciudadano 2.0

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.