Evitar que nos marquen como SPAM en nuestros mailings masivos.

Esto es algo que procuramos siempre, en cada newsletter que enviamos, de hecho en este blog hemos hablado mucho sobre el tema.

No me refiero ahora a cuando los ISP nos mandan a la bandeja de correo no deseado, utilizando sus métodos de detección, por diversos motivos.

No.

Si no a cuando es uno de nuestros suscriptores quien nos marca como SPAM, porque así nos valora, y por decisión personal.

Esto es algo que pasa a veces. Incluso a mi también me pasa, ¡en serio! aunque no te lo creas.

Los artículos que compartimos desde el equipo de Mailrelay en este blog están basados en experiencias reales, de las campañas de email marketing que hemos ido realizando con los años, es todo información aprendida campaña tras campaña.

Email enviado tras email enviado.

Ahora que lo miro, solo del blog de Mailrelay hemos enviado unos 3.500.000 emails.

¡No esta mal!

Son muchos y por lo tanto hay posibilidades de que alguno sea “injustamente” valorado.

pregunta

¿POR QUÉ UN EMAIL ENVIADO A UN SUSCRIPTOR NUESTRO PODRÍA SER VALORADO COMO SPAM?

Se me ocurren unos cuantos motivos razonables, entre ellos destacaría:

1.- Aunque se suscribieron a nuestra newsletter de forma voluntaria, por algún motivo se han cansado, y el botón de “SPAM” es una forma fácil de darse de baja

2.- Les hemos enviado algún email que no es acorde con la suscripción que realizaron (por ejemplo si enviamos publicidad de otra empresa)

3.- No ven otra forma de darse de baja de nuestra lista, o no la hay, o les da igual y simplemente nos marcan como SPAM. No creas que esto es tan raro, la mayoría de suscriptores no conocen las implicaciones de marcar como SPAM un email

4.- Hace mucho tiempo que no reciben un email de nuestra parte, ya no se acuerdan de nosotros y nos marcan como SPAM porque no recuerdan haberse suscrito

5.- Por cualquier otro motivo están descontentos con nuestra empresa y marcarnos como SPAM es una forma de demostrarlo

De todas estas opciones, de la que quiero hablarte hoy por guardar relación con el tema del artículo es la número (4):

SUSCRIPTORES QUE NOS MARCAN COMO SPAM POR “HABERSE OLVIDADO” DE NOSOTROS

En los mailings masivos, la frecuencia con la que realizamos los envíos de nuestros mailings es una variable más a analizar:

– Mailings masivos demasiado espaciados en el tiempo y se olvidarán de nosotros

– Demasiado frecuentes y cansaremos pronto a los suscriptores

Es algo que tenemos que calibrar para cada caso, pues no es lo mismo para todas las campañas de email.

En lo personal, para mis campañas de email del blog de Mailrelay, prefiero una frecuencia algo elevada, pues encaja bien con nuestros objetivos de marketing online, además de con los objetivos de ayuda a los usuarios de Mailrelay.

Son dos factores clave que marcan la necesidad de una frecuencia elevada en nuestros mailings masivos.

Aunque claro, ofrecemos ciertas opciones de frecuencia, semanal y mensual, para que todos los suscriptores puedan encontrar una frecuencia cómoda que se adapte a sus gustos.

pregunta

¿POR QUÉ RESULTA ÚTIL UNA FRECUENCIA DE MAILINGELEVADA?

Lo cierto es que hay diversos motivos, siendo uno de ellos que las campañas de email masivo ayudan mucho con el tráfico.

Sí, las campañas de email masivo incrementan el tráfico, y el volumen de nuevos clientes.

Lo tengo más que comprobado.

Por ejemplo.

Si publico un artículo en el blog y luego lo comparto en redes sociales, el tráfico y comentarios que se obtiene es razonable.

Pero con el esfuerzo que ponemos en cada artículo, si podemos hacer que llegue a un público mayor, pues mucho mejor.

Y a esto nos ayuda la campaña de email masivo, enviada a los suscriptores de la lista de Mailrelay, a los que suelen gustarle los artículos del blog.

Además de apreciar los artículos, los suscriptores del blog:

1) Suelen compartir los artículos en redes sociales de forma habitual2) Comentan más a menudo en los artículos

3) Al recibir el artículo por newsletter pueden reenviarlo a otras personas interesadas

Es decir, los suscriptores interactúan mucho más con los artículos que los visitantes ocasionales, no suscritos a la lista. De este modo ayudan a que el alcance del artículo sea mucho mayor.

pregunta

ENTONCES ¿CUANTO MAYOR SEA LA LISTA DE SUSCRIPTORES MEJOR?

No tiene porqué.

Si estos suscriptores están inactivos no nos van a servir de mucho. Lo mejor es separarlos e intentar recuperar su interés con alguna campaña de email masivo específica para ello.

Necesitaremos una newsletter especial.

Podríamos tener un ejemplo en la newsletter del día de la madre que enviamos desde Mailrelay.

Pero tenemos que sopesar bien el tema.

pregunta

¿PODEMOS ARRIESGARNOS A QUE UNO DE ESTOS SUSCRIPTORES INACTIVOS NOS MARQUE COMO SPAM?

Es una decisión que nadie va a tomar por nosotros, y no siempre es fácil.

Lo primero sería valorar la newsletter que vamos a emplear como reclamo para la reactivación.

¿Presenta suficiente interés la promoción?

¿Incluye requisitos complejos?

En mi caso la newsletter para el día de la madre estaba disponible en el panel de Mailrelay, al alcance de todos los clientes, pero también era posible descargar la plantilla de newsletter desde el propio artículo.

De este modo era un contenido apto tanto para usuarios y clientes de Mailrelay, como para los que ya no lo eran, suscriptores del blog, o incluso para lectores usuarios de otras herramientas de email marketing.

Primero envié esta newsletter a los suscriptores del blog de Mailrelay, con buenos resultados.

Luego la envié en mail masivo a los clientes de Mailrelay, con buenos resultados igualmente.

Visto que estaba funcionando bien, me planteé que, lo que en un principio no iba a ser una newsletter de recuperación de suscriptores inactivos, bien podría serlo por sus características. Así que la envié a varios grupos de suscriptores inactivos.

Como hemos comentado, esto conlleva una serie de riesgos, puede que algunos de estos suscriptores inactivos ya no existan y reboten, o algunos se hayan olvidado de nosotros y nos marquen como SPAM.

Sin embargo, sí que teníamos algunos puntos a favor, o al menos positivos, veamoslos:

PUNTOS A FAVOR DE ENVIAR ESTE MAILINGS MASIVOS DE RECUPERACIÓN DE SUSCRIPTORES INACTIVOS

Entre otros aspectos consideré:

1.- No quiero dejar pasar demasiado tiempo sin intentar recuperar los inactivos, para que la lista de suscriptores no pierda demasiada calidad (rebotados, etc.)2.-Pensándolo bien me parecía una buena newsletter de recuperación y siempre es interesante recuperar suscriptores

cloud-email

3.- Además como hemos comentado esto amplia las posibilidades de incrementar el tráfico hacia el artículo, y de que este sea compartido

4.- Posibilidad de recuperar algún cliente interesado en utilizar Mailrelay para enviar la newsletter

Como posibles aspectos negativos tendría:

1.- La posibilidad de rebotes (debería ser baja porque la lista no está tan desactualizada, no hace tanto del último envío)

2.- Posibilidad de ser marcado como SPAM (debería ser muy baja porque la lista es doble opt-in)

Con estas perspectivas me decidí a probar el envío de esta newsletter a esos suscriptores que tenía en mis grupos de inactivos.

RESULTADOS Y CONSIDERACIONES FINALES DE ESTE MAILING MASIVO

Como siempre, al final nos encontramos con la necesaria pregunta ¿Ha valido la pena correr el riesgo?

Bueno, partiendo de la base de que si no probamos cosas nuevas nunca mejoraremos, es necesario correr algún riesgo de vez en cuando.

El envío de esta newsletter del día de la madre a mi grupo de suscriptores no resultó mal. Tubo unos cuantos miles de visualizaciones, algunos cientos de clicks y algunas altas de usuarios, antiguos usuarios recuperados.

Estos suscriptores que abrieron la newsletter pueden pasar a otra fase de recuperación (por ejemplo los puedo mover al grupo de suscriptores que reciben una newsletter mensual, para no agobiarlos de repente)

¿Hubo algún suscriptor que marcara el envío como SPAM?

Pues sí.

Hubo dos, pero es el riesgo de este tipo de acciones.

También te digo que no es habitual si la lista es buena y basada en el permiso, en acciones de recuperación anteriores no me pasó, por ejemplo.

En mi opinión vale la pena intentar recuperar suscriptores inactivos, y antiguos clientes, cada cierto tiempo, si dejamos pasar demasiado tiempo, casi sería mejor olvidarnos de ellos definitivamente.

También me gustaría comentar que no he notado penalización en subsiguientes envíos de otros mailing masivos. Aunque esto no quiere decir que no debamos extremar las precauciones y ser cuidadosos.

EN DEFINITIVA

He podido recuperar algunos clientes, y quizá unos cientos de suscriptores, mejor reactivados que perdidos.

Espero que te haya resultado útil esta reflexión, y si has realizado campañas de reactivación

¡Animate y cuéntanos tus experiencias!

Un artículo publicado en el Blog de Mailrelay