Puedes que sea el momento ideal para reaccionar a un dato que quizás te sorprenda: como pudimos ver en la última encuesta, el 54% de nuestros lectores lleváis un tiempo considerable con la firme intención de crear un blog, pero, sin embargo, no lo habéis lanzado.

Las cinco razones para esto que más se repiten han sido:

  • Doy vueltas y vueltas, pero no acabo de arrancar.
  • No sé nada de esto, necesito ayuda desde cero.
  • No doy con una idea buena para el blog.
  • No dispongo de tiempo.
  • No dispongo de dinero.

Así que, si perteneces a este grupo, ya ves que estás en buena compañía, pero ojo: esto no es excusa para poner remedio a la situación ya mismo que es lo que me propongo hacer centrándome hoy en el primer punto de la lista y el más importante de todo: tu actitud.

El mejor momento fue el año pasado

Si te suena este título, quizás sea porque es una parte de la famosa cita de Seth Godin, uno de los expertos en marketing más reconocidos en el mundo:

“El mejor momento fue el año pasado, el segundo mejor momento es ahora”

Me parece que retrata muy bien esa increíble capacidad que tenemos para creernos las excusas que nos impiden pasar a la acción para conseguir nuestras metas.

La principal diferencia entre las personas que viven sus sueños y las que siguen soñando eternamente, año tras año, es que los primeros no se dejan frenar por excusas.

Te podría hablar de los infinitos beneficios de tener tu blog como razones para pasar a la acción ya:

  • Poder ayudar a los demás
  • Pasártelo bien
  • Aprender a pensar mejor
  • Aprender a escribir mejor
  • Aprender a comunicarme mejor
  • Convertirte en alguien con una autoridad reconocida en tu temática
  • Conocer gente nueva interesante que comparte tus mismos intereses
  • Lograr una nueva fuente de ingresos
  • , etc. etc.

Pero esas no son las verdaderas razones de por qué ya no puedes esperar más para lanzar tu blog. Eso son “tan sólo” las oportunidades que te estás perdiendo por no hacerlo.

La verdadera razón se encuentra en la cita de Seth Godin: si admites excusas para no empezar ahora mismo, es muy probable que no empieces nunca.

Si esto te esté pasando a ti, es decir, si estás procrastinando, lo primero para ponerle remedio que te aconsejo es reconocerlo con humildad y sinceridad.

Lo siguiente es mentalizarte de que te está haciendo daño, impide conseguir las metas más valiosas para ti y, por tanto, no puedes seguir así.

La frase de “no tengo tiempo” es un buen ejemplo. Sí, todos vamos justos de tiempo, pero también por esto mismo se ha convertido en una auténtica epidemia de nuestros tiempos que sacamos a la primera de cambio como excusa fácil para justificar cualquier cosa.

Por otra parte, piensa también en positivo para inspirarte, en gente que no ha estado dispuesta a caer en esta trampa.

Sin ir más lejos, yo mismo, cuando más he procrastinado con mi blog fue cuando más tiempo tenía. En junio del 2011 se creó Ciudadano 2.0 y durante ese año publicaba en torno dos posts por mes y muchos de menos de 1000 palabras…

El 5 de enero del 2012 nació mi primer hijo, Javi. Si tienes hijos, sabes lo que es esto significa. Pues irónicamente fue a partir de ese momento cuando me puse las pilas y empezamos a publicar 2 posts cada semana. En un año, el blog había despegado cuando los 6 meses anteriores no habíaido a ninguna parte.

La lección que aprendí con esto fue que, a veces, es precisamente la falta de tiempo lo que te obliga a ponerte la pilas, organizarte bien y tirar para adelante.

De haberme quedado en la excusa de “no tengo tiempo”, me habría perdido un estilo de vida, calidad de vida y unas perspectivas de futuro que ahora no cambiaría por nada en el mundo.

Necesitas pasar del “no” al “cómo”

Pero hablemos de cómo ponerle remedio a esto.

Me leído muchas biografías de gente que ha destacado. Me fascinaba encontrar ese “secreto del éxito que hace que consigan cosas que me parecían inalcanzables.

Y hacer eso ha sido de las mejores cosas que he hecho en mi vida porque me ha hecho entender que ese secreto es muy simple: es básicamente una actitud y mentalidad muy diferente a la mayoría de las personas.

Ese descubrimiento me motivó muchísimo y me dio una fe y confianza para afrontar mis proyectos que antes no tenía ni por asomo porque me hizo comprender que era algo que podía cambiar en mí.

Se podría escribir un libro sobre esto (de hecho, hay un montón publicados…), pero creo que no exagero si digo que el 80% se reduce a dos claves muy simples:

Es la primera clave y, seguramente, la más importante, es dejar de ser alguien al que le frenan las dudas y la inseguridad y convertirte en alguien que pasa a la acción.

Sí, ya sé que la frasecita de “pasar a la acción” ya está muy manida, ¡pero es que es cierta y la mayoría de la gente sigue sin hacerle caso!

Para ayudarte a “cambiar de chip” te voy a revelar un truco muy simple y superpotente. Pero para que funcione, necesito que te comprometas de verdad a aplicarlo. Si lo haces, te garantizo que funcionará.

Lo escuché en el podcast de Amy Porterfield y me pareció simplemente genial:

“Convierte los pensamientos negativos en preguntas en positivo

Cada vez que pienses cosas del estilo de “no puedo”“no tengo”“no sé”, etc. entrénate para que se te encienda una alarma roja en tu cabeza. Acto seguido, mete ese pensamiento en un gran cubo de basura y lo sustitúyelo con su versión en positivo.

Es decir, conviértelo en “cómo puedo”“qué tengo que hacer para”“cuál es la mejor manera de”“cómo aprendo a”, etc.

Hagamos un ejemplo con las principales razones para no empezar con tu blog:

  • “Doy vueltas y vueltas, pero no acabo de arrancar” pasa a “Cuáles son los pasos que voy a seguir para arrancar ya”, aunque en este caso concreto preferiría algo así como “Voy a dejar de marear con tonterías y ponerme las pilas ya de una santa vez” 🙂
  • “No sé nada de esto, necesito ayuda desde cero pasa a “Cómo empiezo desde cero”“Cuál es la mejor manera de empezar de cero” o “Cuál es la manera más rápida de empezar desde cero”.
  • “No doy con una idea buena para el blog” pasa a “Cuáles son los pasos para encontrar una buena idea buena para el blog” o “Qué metodologías existen para encontrar ideas para un blog”.
  • “No dispongo de tiempo pasa a “Cómo aprovechar mejor mi tiempo”, “Cómo ser más eficiente en mis tareas” o “Con qué cosas debo dejar de perder el tiempo”.
  • “No dispongo de dinero” pasa a “Cómo puedo empezar sin dinero” o “Qué puedo hacer para conseguir unos mínimos ingresos que me permitan financiar una fase II de mi proyecto”

Fíjate lo traicionera que es esta psicología del “no”: en el momento que permites que un “no”entre en tu cabeza, subconscientemente te has rendido porque ya has dejado de buscar la solución antes de empezar.

Si el “no” lo sustituyes por el “cómo” has evitado ese efecto, estás poniendo mentalmente el foco en la solución y eso condiciona positivamente tu manera de actuar. Si le echas un poco de ganas, probablemente acabes encontrándola.

Como ejercicio complementario a esto (y entretenimiento), te recomiendo encarecidamentebuscar personas con biografías que han tenido mucho éxito, con historias que te inspiren y con las que te puedes identificar. En mi caso, fueron personas como Arnold Schwarzenegger o Elon Musk, por ejemplo.

Es muy fácil hacerlo, mismamente, YouTube está lleno de vídeos de 15-20 minutos con este tipo te historia que te revelarán muchas de las claves.

Si tienes realmente ganas, verás la fuerza que tienen para inspirarte y hacerte mover el culo 🙂

Deja de temer el fracaso

La segunda clave es que llegamos al “no puedo” casi siempre por el temor al fracaso.

Hace una década era el ejemplo perfecto de esta actitud. Era de los que no dormían la noche anterior ante un examen importante, ante una entrevista de trabajo, hablar en público…

Ante retos difíciles no confiaba en mi capacidad para superarlos y no se me quitaba el escenario del fracaso de mi mente. Como te puedes imaginar, esto resta mucha energía que debería ir dedicada a superar el reto y me ha perjudicado en muchas ocasiones. Ha sido un lastre tremendo.

Por eso, una de las cosas de las que más satisfecho me siento en mi desarrollo personal, es haber logrado dejar de temer el fracaso. Y eso ha supuesto un giro de 180% en mi vida.

¿Cómo lo he logrado?

Fueron, sobre todo, tres cosas:

  • La primera fue comprender lo realmente profundamente absurdo que temer el fracaso y entender que no es más que algo necesario inevitable en el camino hacia cualquier objetivo.
  • La segunda fue descubrir que todas esas personas tan brillantes que había visto, sin excepción, habían pasado por años de fracasos y penurias antes de triunfar. Pero, a diferencia de los demás, no se dejaron frenar por ello.
  • Eso de que “lo imposible no existe” es una verdad como una catedral. Estas historias de éxito que te comentaba están llenas de retos que habría dado por 100% imposibles.

Darme cuenta de esto me ayudó un montón a creérmelo, es decir, mejoró una barbaridad la confianza en mí mismo. De repente entendí que esta gente son humanos, no era tan diferentes a mí, simplemente con otra mentalidad para afrontar los retos y problemas.

Mis dos principales influencias en aquel momento fueron Sir Ken RobinsonArnold Schwarzenegger.

Me topé primero con Sir Ken Robinson gracias a esta genial charla suya en TED en la que explica de una manera genial y muy divertida por qué tememos tanto el fracaso: en resumen, porque nuestros sistemas educativos y todo el entorno social (padres, etc.) nos educan para temerlo.

De forma muy resumida, se nos van moldeando para seguir como ovejas un camino hacia un ideal preestablecido e incuestionable (estudiar – carrera universitaria – escalar puestos en una empresa).

Claro que es bueno tener una carrera universitaria, pero el quid de la cuestión es si te sales de este camino, se te ve como un fracasado. Si te parece exagerado, pregúntales a Steve Jobs o Bill Gates lo que pensaban de ellos cuando decidieron dejar la Universidad para crear un “chiringuito” en un garaje.

Es decir, sin que nos demos cuenta, desde pequeños nos educan para temer las alternativas diferentes e innovadoras, sin ni siquiera detenerse en analizarlas, tanto en lo profesional, como en otros aspectos importantes de nuestras vidas.

Entonces, ¿cómo no vamos a temer el fracaso de mayores? Es prácticamente imposible no hacerlo.

En fin, una interesante reflexión la de este hombre, ¿no te parece?

Aquí te dejo el vídeo por si te apetece verlo entero:

Con Arnold Schwarzenegger aprendí que nuestra mentalidad determina casi en exclusiva si nuestra vida va a estar llena de éxitos o de fracasos. Y con ello, si vamos a pasar nuestra vida felices o frustrados.

Arnold ha logrado algo único: llegar hasta la cima en tres campos completamente diferentes:

  • En el deporte ha sido y se sigue considerando por muchos con 7 títulos de Mr. Olympia (y múltiples otros) el mejor culturista de la historia.
  • Como actor ha sido mucho tiempo el actor mejor pagado de Hollywood.
  • En política ha sido Gobernador de California durante dos legislaturas. Le impide presentarse para las elecciones presidenciales (donde habría tenido muchas papeletas) solamente su origen austriaco (la ley exige que el presidente haya nacido en EEUU).

Como él mismo dice siempre en las entrevistas, la clave en todo esto no ha sido ni su físico, ni su inteligencia, sino seis principios que componen una mentalidad total de ganador. Aquí los puedes descubrir:

Las 6 Reglas de Arnold Schwarzenegger que te harán triunfar con tu blog

Estos seis principios se pueden reducir básicamente a dos claves, 100% aplicables a ti y tu proyecto de blog:

  • Tener una visión muy clara de las cosas que quieres lograr en tu vida.
  • Ejecutar esa visión cueste lo que cuestesin temor al fracaso y sin permitir que nada te frene.

Cómo vencí el temor al fracaso y cómo ha afectado mi vida

Para mí, descubrir que esa mentalidad fue el 80% o 90% del secreto de su éxito y no “suerte”como una genética privilegiada, los obstáculos que tuvo que superar y cómo los enfrentó fue un momento de revelación total. Tuvo un profundo impacto en mí y cambio mi mentalidad a mejor para los restos.

Además, fíjate, que “genética”, “inteligencia” o “suerte” son excusas típicas que sacamos para justificar que no intentemos lograr algo parecido.

Esto me motivó mucho para seguir profundizando en ello estudiando muchas otras biografías de gente extraordinaria, como Elon Musk, por ejemplo, y descubrí que estos patrones de mentalidad de ganador se repetían una y otra vez.

Y a partir de aquí se creó un circulo virtuoso: cada nueva historia y patrón repetido no hizo más que reforzar la confianza en mis posibilidades y borrar los pocos restos de temor al fracaso que me podían quedar.

Por tanto, no temas el fracaso.

Ahora mi mentalidad ante un nuevo reto es partir siempre de que es posible, simplemente aún no sé cuál es el camino, pero existir, existe. Mi trabajo es encontrarlo. Antes me conformaba con pensar simplemente que ese camino no existía.

Este cambio de mentalidad fue también, en definitiva, el responsable de la creación de Ciudadano 2.0, me dio la motivación y la energía suficiente para creerme este proyecto y llevarlo a cabo con mucha disciplina rascando horas del poco tiempo que me quedada después del trabajo y mis obligaciones familiares.

El final de la historia es que ahora Raquel y yo tenemos un negocio familiar que nos permite realizar una actividad profesional que nos llena y que nos genera ingresos suficientes como para vivir muy holgadamente.

Lo mejor es el potencial que aún queda por explotar con cosas nuevas como productos digitales propios en los que empezaremos a trabajar a medio plazo. Veo perfectamente viable doblar estos ingresos a medio plazo.

Y ahora este reto no me da miedo, sino que me motiva y divierte enormemente 🙂

 

Un artículo escrito por Berto Lopez