Con la llegada de las nuevas tecnologías van apareciendo modelos de negocio que hace algunos años no existían, como es el ejemplo del dropshipping, una variante del comercio electrónico pero con la peculiaridad de no necesitar  disponer de un stock para vender los productos.

En el dropshipping la tienda online es la encargada de gestionar la facturación, la generación de base de datos y la atención al cliente, mientras que el proveedor es el responsable de todas las gestiones de almacenaje, empaquetamiento y el envío de los productos al consumidor final en nombre de la tienda online.

Esta modalidad de negocio ofrece ciertas ventajas respecto al comercio electrónico, ya que al no depender de un stock propio, la inversión inicial que se necesita para montar un negocio de dropshipping es muy baja en comparación con el comercio electrónico y por supuesto con una tienda física, pero hay que tener en cuenta de que existen ciertos riesgos.

Se pueden encontrar plataformas en la red que se dedican diseñar la tienda y ponerla en funcionamiento por muy poco dinero y a cambio prometen grandes beneficios de una forma muy rápida, pero conviene ser receloso, ya que no todo es tan bonito y sencillo como lo pintan.

Como comentábamos existen ciertos riesgos que hay que tener en cuenta cuando se va a montar un negocio de dropshipping. Aunque a primera vista parezca algo muy sencillo tiene que ser analizado con cierta precaución, ya que, como todo negocio,  si no lo emprendes con ciertas garantías puede suponer dedicarle un gran esfuerzo a cambio de un beneficio ridículo y varios quebraderos de cabeza.

Montar un negocio de dropshipping no es una mala estrategia, pero requiere de mucho esfuerzo como cualquier otro negocio, por eso hay que evitar a los que prometen grandes resultados de manera rápida y sencilla y no actúan con la transparencia necesaria. Por ese motivo a continuación vamos con algunos de los temas en los que hay que fijarse antes de emprender un negocio de dropshipping.

Si te decantas por la plataforma online de un proveedor, tienes que investigar todo lo que conlleva alrededor, no sólo el margen de beneficio que vas a tener por la venta de un producto, sino también otros factores importantes como son su diseño, como trabaja el SEO, si te permite gestionarlo  por tu cuenta, etc…

Una vez que te has decidido por los productos que quieres vender es necesario investigar la rentabilidad que se puede obtener, al igual que su demanda y la competencia en el mercado de dicho producto.

Es preferible tratar directamente con distribuidores oficiales o fabricantes, de esta manera podrás llegar a un acuerdo con el porcentaje de beneficio final que obtendrás con cada producto.

Siempre es más recomendable  trabajar con varios proveedores, dado que dependiendo tu relación con ellos y los mayoristas puede variar el éxito de tu negocio de dropshipping. Tienes que recordar que van a ser los encargados del envío final del producto al consumidor, pero más importante aún de las devoluciones.

A la hora de elegir la plataforma para montar tu negocio de dropshipping estudia cual es la arquitectura que mejor se adapta a tus necesidades, dependiendo de la cantidad de productos, textos descriptivos e imágenes que necesites, también tienes que contar si dicha plataforma permite crear versiones para los dispositivos móviles.

Como-funciona-eldropshipping

Resulta importante conocer donde se encuentra el proveedor a la hora de aplicar tu margen de beneficios, ya que si este se ubica en el extranjero tendrás que contar con gastos de envío y  de aduanas.

Contar con herramientas como Google Shopping cuando estás comenzando con tu negocio de dropshipping puede ser interesante mientras tu tienda va mejorando en posicionamiento.

No debes olvidar crear una comunidad en torno a tu negocio. Invertir algo de dinero y tiempo en estrategias de SEO y en las redes sociales, al igual que crear uno o varios blogs con contenidos de calidad relacionados con los productos de tu tienda puede resultar muy beneficioso.

Probar a vender en otras plataformas diferentes como puede ser eBay dependiendo del tipo de producto, te puede ayudar a mejorar el posicionamiento de tu negocio.

Elige productos para vender que resulten de tu interés ya que te será más fácil identificar si las características que ofrece son las adecuadas, y conseguirás transmitir tu personalidad al negocio para desmarcarte así de la competencia.

Es recomendable poner a prueba los proveedores utilizando a un amigo (su dirección y sus datos serán diferentes a los tuyos) para realizar algún pedido y poder comprobar si respetan los tiempos de envío, llega correctamente y en buen estado. De esta forma se podrá comprobar el nivel de confianza hacia el proveedor.

Un artículo publicado en Gestión Pyme