El personal branding es un “must” en los tiempos digitales que corren. Huérfanos de una marca personal fuerte, estamos abocados a naufragar en el cada vez más competitivo universo profesional.

Pero, ¿cómo se construye una marca personal a prueba de bombas? En primer lugar, haya que enarbolar la bandera de la autenticidad. Aprovisionada de autenticidad (elevada a la máxima potencia), las marcas personales derrochan fuerza por todos los poros y pasan a la acción (importantísima para conseguir objetivos).

Junto a la autenticidad son asimismo de vital importancia el blogging, un arma de atracción masiva desde el punto de vista del branding personal, y el contenido, absolutamente esencial para nutrir y retener a la audiencia.

Una buena marca personal no puede prescindir tampoco del diseño (importa, al fin y al cabo, tanto el contenido como el continente) y de los seguidores, puesto que el personal branding no está concebido para caminar en solitario.

En una estrategia de personal branding debemos tener asimismo en cuenta los medios donde deseamos que eche brotes verdes nuestra marca personal, el “podcasting”, ideal para hacer morder el anzuelo a la audiencia y que ésta permanezca a nuestra vera durante el mayor tiempo posible, y LinkedIn, la red social profesional por excelencia.

Si es un novato confeso en la arena del personal branding, pero está decidido a construir ladrillo a ladrillo su propia marca personal, le recomendamos prestar mucha atención al ABC propuesto a continuación por la siguiente infografía:

Un artículo publicado en Marketing Directo