¿Sabes cómo va tu negocio? Aprende 5 tácticas imprescindibles

Conocer cómo va tu negocio te dará la llave para marcarte la hoja de ruta.

El día a día de tu negocio online (también offline) es duro. ¡Para qué vamos a engañarnos!

Te imagino haciendo mil y una cosas. De aquí para allá con la cabeza bullendo. Lo que pasa es que si estás emprendiendo no sólo te dedicas a pensar desde tu sillón. Al final te remangas y acabas haciendo todo lo habido y por haber.

¿Qué significa? Que no tienes tiempo, que vas a base de intuiciones.

Y menos aún de ver algún que otro número de tu negocio. Primero porque te produce unos nervios qué para que contar. Luego te entra hasta dolor de cabeza. Un leve mareo. Y más allá no entender nada.

Ahí es cuando las intuiciones pasan a la acción y sinceramente es lo peor que puede pasar.

¿Sabes cómo va tu negocio?

No hace falta que te hagas también un experto en esto,

Ni que empieces a rellenar hojas de cálculo como un loco.

Tampoco que le dediques horas y horas a llenar la mesa de papeles calculadora en mano. Sería dejar de dormir para que al final no saber cómo va tu negocio e ir a la deriva.

Sin datos no vas a ningún sitio

Todo empieza por el Excel. No te queda otra. Pero tranquilo no salgas corriendo que no se trata de hacer la hoja de cálculo de tu vida. Sin datos no vas a ningún sitio.

¿Para qué? Para tener de un simple vistazo los datos importantes y traducir los papeles en tu negocio en tiempo real. Así podrás saber cómo va tu negocio.

Esta hoja de Excel es la que utilizas también para tener los datos de tus impuestos como autónomo. ¿Qué no la tienes todavía? Anda, no lo dejes para más adelante.

Coge papel y lápiz y anota estos datos que son los básicos:

  • Anota todos ingresos y gastos según la fecha de la factura, no de cuando lo cobras o pagas.

  • En los gastos separa un poco los conceptos. Luego te cuento para qué. Es importante. No sólo los que están directamente relacionados con la venta de tus productos o servicios. Son todos los que tienes que pagar para tener tu actividad.

  • Hazlo mejor por columnas, cada mes una columna. Así tendrás acceso a comparativas. ¿No te gusta ver la evolución? Además te va a servir para algo fundamental, hacer una previsión cual adivino.

¿Ya tienes los datos en tu hoja? Pues haz que sume los totales para poder partir de algún sitio.

Tip: Si tienes una asesoría, alguien en quien hayas delegado tus papeles no te creas que esta es su función. Es un error total pensarlo. Lo único que irás más rápido. Te bastaría con pedir los datos y listo. Pero eres tú el que tiene que aplicarlos a tu negocio.

Traduce tus papeles en tu negocio en tiempo real

 

Ahora ya sí que viene la clave de todo. Te estarás imaginando que si restas los gastos de tus ingresos ya tienes el resultado de cómo va tu negocio.

Bueno, sí pero no.

Desde luego que ahí tendrás el beneficio o las pérdidas.

Pero ¿no te parecería genial poder interpretar todos esos números cual hormigas para tomar decisiones?

Porque eso de tener ideas fantásticas es la base de todo negocio. ¿Pero y si esas ideas no te van a dejar ni un duro? Querrás saberlo ¿no?

Para saber cómo va tu negocio y poder tomar decisiones, incluso casi inmediatas tienes que aplicar de una forma muy sencilla algún cálculo mínimo.

De cada concepto saca un porcentaje. Esto es lo que se llama ratios. No te asustes de las palabras que te veo la cara. Sólo es para saber cómo afecta a tu resultado.

Estos porcentajes van en base a las ventas. Así veo que no te vas a enterar.

¿Un ejemplo?

Imagínate que vendes cursos online desde tu página web. Seguro que has sumado todos los gastos que te produce la venta.

Pero… ¿has tenido en cuenta otros gastos? ¿Cuáles?

Los de tu negocio que existen sí o sí, con cursos o sin cursos. El hosting, teléfono, luz que el ordenador no se enciende solo, la asesoría si delegas los papeles, los gastos del banco, la cuota de autónomos, colaboradores, cuotas de aplicaciones, si tienes algún empleado las nóminas y la Seguridad Social…

¿Te haces una idea?

Todos estos gastos también afectan a la venta de tus cursos online. Si tienes el porcentaje calculado sobre las ventas significa que sabrás qué tienes que reducir.

Cuanto más detalle de gastos mejor. Fíjate en los porcentajes. Podrás detectar en un segundo a dónde se va el dinero.

Los impuestos no entran

 

No te sorprendas. Los impuestos no entran para saber cómo va tu negocio.

Tampoco son imprevistos. Si tienes tus ingresos y tus gastos controlados sabrás qué te va tocar pagar o no cada trimestre. No hay sorpresas.

A no ser que cometas el error que más de uno hace.

Creer que cuando recibes el cobro de la factura que sea de tus clientes es todo para ti.

Y ahí viene el lío. Entonces hablarás de los sustos de los impuestos.

Es al revés. Si te estás gastando el IVA de esas facturas tienes que al menos ser consciente que luego vas a tener que pagarlo.

Aprende un mínimo, no arriesgues tu dinero

 

Hacer tus papeles por ti mismo desde luego produce muchos quebraderos de cabeza y angustia. Y tiempo casi infinito.

No te digo que te conviertas en un experto. No es eso. Esto de ser emprendedor ya es todo un reto como para añadir más cosas.

Pero debes y tienes que entender de tu negocio. Te estás jugando mucho.

Aunque delegues en alguien tienes que aprender un mínimo para poder interpretar, actuar y tomar decisiones en tiempo real. No sólo cuando cada trimestre te enfrentas a la pesadilla de los impuestos.

Si no sabes traducir tus números en el momento real estás arriesgando dinero. No sabes cómo va tu negocio. Guiarse de intuiciones puede acabar en un seguir como hasta ahora en el mejor de los casos o en situaciones desastrosas.

Dedica un rato todas las semanas a saber cómo va tu negocio

Cuanto más tiempo lo dejes más complicado tendrás saber cómo va tu negocio. Habrá un gran lío de papeles y números flotando por la mesa.

Con dedicar 20 minutos a la semana lo tienes solucionado. Depende también del volumen de tu negocio, de la fase en la que te encuentras.

Encuentra el momento. Despeja tareas mil y haz un hueco. Eres tú el que debes marcarlo. A la semana, al mes.

Tú mismo te darás cuenta de cada cuanto tiempo debes parar para convertirte en el explorador de tu negocio durante un rato y tomar decisiones.

Si no lo haces seguirás con la pila de cosas corriendo de un lado para otro, agotado sin analizar lo importante. Porque todo esto lo estás haciendo para vender y no perder dinero ¿no? Pues eso.

¿Tienes un poco más claro cómo tomar el pulso a tu negocio? ¿Cómo lo haces? ¿Cómo te mueves en tu negocio con los papeles?

Nos gusta recibir tus comentarios. Cuéntanos y comparte.

Un artículo escrito por Ana del Valle

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.