El nuevo sueño americano, esa promesa de hacernos ricos y solventes y conseguir un trabajo que nos haga llevar una vida mejor que los artículos, las novelas y las películas han hecho que deje de ser americano por si solo, es el de convertirse en una estrella de la red. Internet parece el nuevo destino en el que será posible conseguir el estrellato y la fortuna casi de una forma automática. Lo cierto es que convertirse en estrella de la red no es una cosa tan sencilla, aunque las historias de éxito siempre acaban haciendo que todo el mundo sueñe (al menos) con conseguirlo.

YouTube parece la mejor opción para convertirse en estrella de la red, o al menos la red social en la que parece más sencillo rentabilizar lo que se está haciendo. Los youtubers han conseguido en cierto modo profesionalizar sus trabajos y hacer que sus cuentas de ingresos aumenten. Las marcas los han empezado a fichar en masa para convertirlos en embajadores de sus productos y ellos mismos se han lanzado a crear productos derivados. Pero ¿cómo de a cuenta sale ser estrella de YouTube?

Los canales más exitosos no están solo consiguiendo audiencias millonarias, sino que además están ya asegurándose unos ingresos mensuales bastante considerables, como apunta un estudio de Outrigger Media que ha recogidoAdAge. Los vídeos tienen además unos costes de producción mucho más bajos de lo que suele suceder en las producciones audiovisuales. Un vídeo de YouTube tiene un coste mucho más bajo que un programa de televisión.

galeria de videos

El estudio se centra en los canales especializados en comida y en belleza, que son de los que tienen más éxito, y en los ingresos que consiguen a través de la publicidad. Los resultados son bastante elevados y muestran una realidad muy atractiva, al menos para quien aspira a convertirse en estrella de YouTube.

Charliscraftykitchen, el canal de vídeo con más audiencia en el terreno de la comida y lo gourmet, tiene de hecho unos ingresos medios de 127.777 dólares. La cifra es mensual: al año, como demuestra una rápida multiplicación, daría un millón y medio de dólares. Lo curioso de este canal de vídeo es que su protagonista es Charli, una niña de 8 años que da consejos sobre cómo hacer pasteles. Charli, a pesar de su corta edad, es la reina de su segmento y supera incluso a chefs televisivos y famosos, como Jamie Oliver, cuyo canal es el décimo del mercado con unos ingresos mensuales de 32.261,48 dólares.

Entre la cocinera infantil y el cocinero televisivo, se sitúan diferentes perfiles con distintos volúmenes de ingresos. El segundo, mosogourmet, un canal japonés, hace una media de 100.030,65 dólares en ingresos. El tercero, CookiesCupcakesandCardio, ya baja a los 79,308.53 dólares mensuales. Los demás, que no tienen volúmenes de visionados tan elevados (el primero de la categoría está en los 29 millones mensuales, el segundo en los 22,9 y el tercero en los 17), rondan los 60.000 a 40.000 dólares. Vamos, que los Youtubers más populares si están ganando un pastón.

En la categoría de belleza

Aunque los volúmenes de visionados de los canales de vídeo que entran dentro de la categoría de belleza y estilo son mucho más elevados, lo cierto es que estosyoutubers no hacen cajas tan completas como las de los youtubers foodies. Yuya, una cuenta especializada en maquillaje y la más importante de la categoría, tiene casi 36 millones de reproducciones mensuales, pero sus ingresos se quedan en los 41.475,73 dólares.

El segundo canal, grav3yardgirl, está en las 27,7 millones de reproducciones y en los más de 32.000 dólares de ingresos mensuales. El tercero, el de la popular Zoella (que ha conseguido diversificar su presencia más allá de sus tutoriales en YouTube y ha dado el salto a los medios más tradicionales), tiene 23,4 millones de reproducciones y unos ingresos de 27.374,65 dólares.

La horquilla de ingresos de las youtubers de esta categoría está, tras las tres líderes, entre los 21.000 y los 14.500 dólares.

Un artículo publicado en Puro Marketing