Se estima que más del 40% del trabajo que se realiza en las empresas podría realizarse a distancia. Hoy en día es cada vez más común que los empleados puedan trabajar a distancia desde sus casas, aunque no siempre es posible practicarlo, no todos los puestos de trabajo o todas las personas pueden desempeñar sus tareas a distancia. Lo cierto, es que según un reciente estudio de Cisco, las empresas podrían aumentar su productividad hasta en un 23%, reducir los costos de su planta física en un 18% y bajar el índice de ausentismo 63%, si sus empleados trabajaran desde la comodidad de su hogar.

El teletrabajo hace “más felices” a las personas y permite que las empresas tengan “una mayor eficiencia en el uso de los recursos”. En primer lugar, el teletrabajo aumenta la satisfacción en el trabajo. Aquellos trabajadores que realizan sus tareas desde casa encuentran una mayor satisfacción con sus puestos de trabajo, en parte porque eliminan el estrés que se genera en ambientes de oficina, así un 25% de teletrabajadores afirma tener menos estrés con su nueva forma de trabajar.

Es indiscutible que cuanto más satisfecho está un empleado con su trabajo, mayor es la productividad que éste genera. Todo ello conduce a empleados más motivados y más contentos con su empresa, en la que querrán permanecer más tiempo y de la que hablarán siempre bien, deseando siempre que tenga éxito. Obviamente, la posibilidad de conciliar la faceta profesional y personal de los trabajadores aumenta con el teletrabajo. Con el debate de la conciliación resonando en todo momento, hoy en día es más importante que nunca saber desarrollar una cultura organizacional, una cultura que fomente el equilibrio entre todas las facetas de la vida de los empleados.

En cualquier caso, existen una serie de mitos que hacen que trabajar fuera de la oficina esté aún mal visto. Veamos algunos de ellos.

1. Trabajar desde casa disminuye la productividad

Es fácil pensar que alguien que trabaja de forma remota se distrae más, ya que no tiene a un jefe cerca para controlarle. Sin embargo, un estudio realizado por Harvard Business Review demuestra lo contrario. Algunas empresas registraron un aumento de la productividad del trabajador en un 13,5%después de implementar el teletrabajo

Alguien que trabaja fuera de la oficina tiene menos distracciones con las que lidiar, como por ejemplo ir a tomar un café con el compañero a la sala de descanso, o tener que compartir un pedazo de pastel con un compañero el día de su cumpleaños. De todos modos, trabajar desde casa tiene la misma dificultad que un trabajo tradicional. Además hay que demostrar con mayor ahínco, que se disponen de cualidades como la autodisciplina y la organización para poder lograr objetivos.

2. Hay falta de comunicación entre los miembros del equipo

Esto solo dependerá de cada una de las personas que forman parte de la empresa para quienes trabajamos. Es evidente que la comunicación no será exactamente igual, pero no es por este motivo, existirá una falta de comunicación con los compañeros de trabajo o con tus jefes o clientes. Actualmente existen muchas herramientas de comunicación por Internet, que permiten tener una comunicación instantánea, ya sea escrita, por voz o por vídeo, que reduce la distancia que existe con los demás miembros del equipo. Podemos tener falta de comunicación en empresas donde trabajamos presencialmente. Todo depende de nosotros mismos. Es todo una cuestión de acostumbrarnos al medio por el que ahora nos comunicamos.

3. Hay incompatibilidad entre la vida laboral y familiar cuando trabajamos en el hogar

Mucho se habla sobre la incompatibilidad en el ambiente familiar y el profesional y los problemas que trascienden de esto. Este es un punto delicado y con el que tenemos que tener cuidado. Cuando teletrabajamos, debemos programarnos mentalmente para reconocer que estamos trabajando como si estuviésemos en la oficina, pero desde casa. Mientras estamos en esta actividad, debemos dedicarle el 100%. Lo mismo sucede si estamos dedicándole tiempo a la vida familiar. No podemos, dejar de compartir tiempo con nuestras familias o interrumpir momentos importantes, porque llegó un correo o porque llamó un cliente.

Es importante que se organicen las actividades y se delimite los horarios para realizar el trabajo y para dedicarle tiempo al ambiente familiar. Caso contrario el mito se materializará. Cuando elijes teletrabajar, de la misma manera que eres tú quien decide hacerlo, también eres tú el que tiene que poner en práctica todo lo necesario para que funcione exitosamente. Crear un plan de trabajo, organizar los horarios, establecer los objetivos, utilizar las herramientas adecuadas, programar horas de esparcimiento, etc.

Evidentemente, tu personalidad tendrá un peso enorme en la adaptación de este tipo de trabajo, pero en la mayoría de los casos, dependerá de la aplicación correcta de las técnicas para hacerlo de una manera correcta y productiva. La clave es formarte para trabajar desde casa.

Multitasking  Businessman At Work

4. No se puede hacer dinero de verdad

Cuando le digo a alguien que trabajo desde casa, a menudo suelo detectar escepticismo en sus reacciones. Mucha gente es educada y me dice que es algo genial, pero en el fondo se que esa no es su verdadera respuesta. Aún en España existe la creencia de que si estás trabajando fuera de una oficina física no lo estás haciendo de verdad. Actualmente son cada vez las empresas que recurren al teletrabajo. Además cada vez más webs o medios escritos (blogs y demás) permiten que un trabajador pueda desarrollar su trabajo dentro de casa.

5. Es fácil y barato trabajar desde casa

En España, solo el 52,6% de los encuestados recientemente por la firma inmobiliaria Regus afirma tener una oficina totalmente equipada en casa. Por otro lado, el 76% afirma que la mayoría de las empresas que alientan a sus empleados a trabajar desde casa no tienen la cobertura de seguro adecuada para este espacio (accidentes personales, responsabilidad civil, etc.) y no cubren todos los costes de creación y mantenimiento de dicho espacio de trabajo.

De hecho, y según el estudio, el coste de tener una oficina en casa es de 3.244 euros al año, teniendo en cuenta el coste de los equipos, el uso de una habitación, iluminación, calefacción, equipos de oficina, limpieza y mantenimiento.

6 Todas las empresas promueven el teletrabajo

A pesar de que 3 de cada 4 españoles creen que su empresa apoya el trabajo remoto, solo el 22% de las empresas españolas cuenta con programas reales de teletrabajo, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). En cuanto a los motivos para poner en marcha estas políticas, el 56% de las empresas españolas señala que están promoviendo el trabajo flexible como herramienta para atraer y retener talento. Incluso, más de la mitad de los españoles (51%) confirma que su empresa está planeando incrementar el número de trabajadores remotos, según el estudio de Regus.

7. El teletrabajo conlleva una gran complejidad técnica

La nuevas tecnologías han favorecido la creación de este nuevo modelo de trabajo, facilitando la comunicación entre los equipos remotos. Tanto es así que9 de cada 10 españoles afirman que el trabajo a distancia está potenciando el uso de aplicaciones cloud, las cuales proporcionan un acceso óptimo a las herramientas de la oficina. De hecho, el 93,1% de los trabajadores ha usado al menos una herramienta que le permita trabajar a distancia en el último mes.

8. Los teletrabajadores no son creativos cuando están fuera de la oficina

Cuando la mayoría de la gente trabaja fuera de la oficina, la creatividad realmente fluye. Un estudio reciente de la revista Inc., reveló que los trabajadores remotos eran 20 por ciento más productivos cuando pueden “pensar fuera de la oficina”, cuando está en casa o en otro lugar. ¿Necesitas llevar a cabo un proyecto que requiera gran escritura, diseño, vídeo u organización? Déselo a alguien que pueda pasear al perro, ponerse las cintas de correr, o explotar con música de Deep Purple, y que sepa abrirse paso a través de un problema.

9. El Teletrabajo aumenta los costes

Los costes que se pueden aumentar por, por ejemplo, hacer que las personas trabajen un día a la semana desde sus casas, son muchos menores que lo que le puede costar a la empresa el absentismo por imposibilidad de llegar al lugar de trabajo en el caso de tormentas de nieve, en algunos países. Por otra parte, se han hecho encuestas entre trabajadores que indican que muchas personas estarían dispuestas a un recorte de su salario a cambio de la posibilidad de trabajar uno o dos días desde sus hogares.

Un artículo escrito por Arantxa Asian