Tres aceleradores insuperables para apalancar ventas en cuestión de semanas

Existen muchas estrategias para acelerar tus ventas, pero básicamente todas se reducen a actuar sobre 3 aceleradores.

¿Tienes idea de cuáles?

✅ ACELERADOR nº 1: No pongas el foco en el dinero antes de haber consolidado tu prueba social

La gente entiende mal esto.

Comienza buscando clientes para pagar las facturas.

Les resulta difícil encontrarlos por lo que reducen su precio, aceptan clientes terribles y se quedan atrapados en un trabajo de baja calidad, mal pagado.

A menudo con clientes desagradecidos que no van a valorar los esfuerzos que estarán haciendo para ellos.

Cambia el chip.

Pon toda tu atención durante las primeras semanas / meses en obtener pruebas sociales / testimonios en video…

Ayuda sin pensar en el dinero que generas, pero produce mucha prueba social.

Si lo haces, nunca más tendrás que preocuparte por volver a tener clientes.

Mi negocio explotó a los 2 años cuando ayudé a miles de personas de forma gratuita generando un valor añadido brutal en el mercado… y un buzz increíble alrededor de mi marca.

La estrategia, el embudo y los anuncios se pueden aprender. Pero sin pruebas sociales, no conseguirás mantener este «momentum» en el tiempo.

El mejor marketing posible es tener clientes que consiguen resultados… y dejarles hablar.

Sin producir resultados, ya conoces el final de tu negocio.



✅ ACELERADOR nº 2: un mindset optimista lleno de gratitud.

La mentalidad del emprendedor es clave para hacer despegar un negocio nuevo.

Por poco que —como a mí— te interese el desarrollo personal, sabrás que antes de transformar tu negocio, necesitarás transformarte a ti mismo.

Dicho de otro modo, para tener un negocio de éxito, tendrás que transformarte primero en un emprendedor de éxito y actuar como un emprendedor de éxito.

Hay 4 aspectos que deberías cuidar:

1) Fe inquebrantable en tu visión y ti: 
No estás bloqueado, ni tienes problemas. Si te dices esto, envías un mensaje nefasto a tu subconsciente y te hundes poco a poco, cada vez más, en las arenas movedizas del fracaso.
Cambia tus pensamientos y tus palabras.

Estás aprendiendo cosas nuevas para superar un obstáculo que te ralentiza. Solo es cuestión de tiempo para que lo superes.

Implementa la mentalidad del «Solo es cuestión de tiempo».

2) Despierta tu consciencia
No voy a entrar en detalles de cómo funciona tu cerebro, pero existe una zona muy antigua en tu cerebro llamada Sistema de Activación Reticular (SAR). Esta zona, entre otras cosas, filtra lo que son las cosas importantes para ti.

Si no entrenas tu SAR y lo controlas un poco, vas a sufrir una dispersión infinita y terminarás agotado y haciendo miles de cosas completamente improductivas.

¿Cómo mejorar tu foco?

  • Define tus objetivos a 12 meses
  • Repásalo cada mañana al terminar tu desayuno
  • Visualízate a ti mismo en esta nueva realidad de tu futuro
  • Mantén un diario, y cada día haz una mini introspección sobre cómo ha ido tu día y ponte una nota para saber si te estas comportando como el ser que quieres llegar a ser. Si la nota es mala, toma consciencia del problema nº1 y trata de corregirlo mañana mismo.
  • Son 10 minutos al día, no más. Si lo haces durante 90 días seguidos, habrás implementado la rutina más transformadora de tu vida.

3) Controla tus emociones y practica la gratitud a diario
«La felicidad es una decisión», decía Voltaire. Y tiene razón.

Si miras siempre lo que te falta por hacer para llegar a la meta, siempre estarás insatisfecho y crítico contigo mismo. Tus sensaciones irán a peor. Emprender será un sufrimiento.

En cambio, si te das la vuelta y consideras tus progresos, si celebras todas las pequeñas victorias en el camino, reforzarás tu autoestima, no serás esclavo de la tiranía de los resultados a corto plazo y disfrutarás más de tu emprendimiento.

De forma general, debes poner un filtro a las emociones que genera tu cerebro. Un triunfo nunca es tan definitivo ni permanente como lo pinta tu córtex. Disfrútalo, pero aléjate de la idea del punto de inflexión que un día lo cambió todo. Cuando ocurre un cambio así, es que hay años de trabajo por detrás, en la parte invisible del iceberg del éxito.

Un fracaso tampoco debe ser tan dramático ni definitivo («No valgo para nada…»).

Aprende a racionalizar las emociones más extremas, las buenas y las malas.

Sigue lo que te dicen los datos, no tu intuición. Analiza todo lo que haces.

Y, para terminar, practica la Gratitud (así, con mayúscula). Agradece a la vida que te brinde todas estas experiencias porque son fuentes de aprendizaje. Los pequeños detalles de la vida son los que la hacen increíble. No los obvies.

4) Huye de lo negativo
Son mensajes que parasitan tu SAR y pueden llegar a descentrarte.

No mires la televisión: es todo drama, bazofia y negativismo. «Somos impotentes…»

Despídete de relaciones que no creen en ti y no refuerzan tu motivación para superarte. Pueden ser amigos, familiares…o tu propia pareja. Tu sueño siempre va a tener un precio, tenlo claro.

Cuida tu entorno de trabajo, tu puesto de trabajo. Porque también impacta en tu estado anímico y tu productividad.

Rodéate de cosas positivas que te hagan sentir bien.

Ofrécete experiencias que te hacen crecer y sentirte bien contigo mismo.

✅ ACELERADOR nº 3: Un equipo (remoto) desde el inicio del proyecto

Esta es seguramente la palanca más potente.

La que menos ven los emprendedores que arrancan su negocio en solitario.

Deja de obsesionarte con el «cómo» y piensa más en el «quién».

No presupongas que lo harás tú y que te vas a cargar de más trabajo y aprendizaje.

Quién presupone que va a buscar un colaborador para mantenerse en tu zona de genialidad (las cosas que dominas y que amas) y así acelerar los resultados de tu negocio, cuida sus niveles de energía desde el primer día.

El concepto del negocio unipersonal es una trampa letal.

Si estás solo en tu negocio:

  • Solo tú podrás (y tendrás) que resolver todos los problemas que van a ocurrir en tu negocio y para tus clientes. Es agotador.
  • El mensaje que envías a tu subconsciente es uno de poca ambición, bajo impacto, un negocio aficionado. No te entregarás al 200% en tu negocio.

Cambiar el mundo no se hace en solitario. 

Se hace consiguiendo adhesión hacia un proyecto y un líder.

Piensa en Martin Luther King o en la Madre Teresa de Calcuta.

Si quieres ir rápido, hazlo en solitario.

Pero… necesitarás descansar pronto porque el ser humano es un animal más resistente que veloz.

El guepardo es muy rápido, pero al minuto tiene que parar porque ha agotado sus baterías.

En cambio, si quieres ir lejos, hazlo en grupo.

Si aceptas este dicho, empieza a construir tu equipo remoto desde el primer día.

Irás más rápido y serás más feliz compartiendo esta aventura con tus colaboradores.

Nos vemos; Franck «aceleración máxima» SCIPION

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.