Todas conocemos a esas mujeres que siempre están super ocupadas, andan con mil temas y se las ve muy activas. ¿Serán mujeres productivas? Bueno… quizás si, pero no siempre. Es más, generalmente sucede que aquellas personas que están siempre tan ocupadas son las menos productivas.

En la búsqueda del equilibrio entre estar ocupadas y ser productivas, nos pusimos a investigar el tema y descubrimos que hay notables diferencias entre ese modus-vivendi de las personas que viven aceleradas atendiendo muchos temas a lo largo de todo el día, versus aquellas otras personas que logran asignar a cada cosa su tiempo sin perder el ritmo ni la calma.

Repasemos algunas claves de las mujeres organizadas y productivas, tratando de diferenciarlas de esas personas que siempre están ocupadas:

1. Las mujeres organizadas tienen el foco puesto en terminar las cosas

Empezar algo es fácil, todo el tiempo estamos empezando cosas. El asunto es lograr terminarlas. Y este es justamente uno de los tips más importantes de las personas que logran gestionar mejor sus tareas.

Es que caer en el (mal) hábito de dejar las cosas a medias tiene pésimas consecuencias sobre nuestra organización, eficacia y resultados. Veamos:

  • Divide la atención: si tenés algo a medio-hacer y tratás de ponerte con otro tema, lo más probable es que tengas un ojo en cada cosa. No es tan fácil poner toda tu atención (tu herramienta más preciada) en lo siguiente que hagas.
  • Es un retraso disfrazado: dejar una tarea a medias es diferir un “problema”.
  • Es un frente abierto que tarde o temprano volverá sobre nosotros. Y seguramente en el peor momento.
  • Da sensación de no avanzar: una tarea terminada es una tarea tachada que refleja progreso y resultados reales. Muchas tareas a medias dan sensación de bloqueo.
  • Aumenta el agotamiento mental: cuantas más cosas a medias pendientes, más sensación de ansiedad. Y posiblemente stress.
  • Impide empezar cosas nuevas: cuando cerrás una puerta podés abrir otra (proyectos…) con más confianza. Pero si tenés muchas a medio cerrar no te sentís con la tranquilidad necesaria para empezar cosas nuevas. Las cosas nuevas te hacen crecer y aprender. Las viejas a-medias, no.
  • ¡Te mal-acostumbrás!: como cualquier mal hábito, a base de repetirlo va creciendo en forma de espiral y acostumbrándonos a hacer las cosas así.

2. Las mujeres organizadas planifican con efectividad

Para moverte un nivel más arriba en cuestiones de productividad y organización, tomá 10 minutos al final de cada día para diseñar el itinerario del día siguiente.

Al principio vas a empezar con prioridades marcadas por la urgencia, aquellas tareas que queman. Pronto, vas a priorizar para el día siguiente aquellas tareas que te permiten avanzar hacia tus objetivos.

Con la práctica y el hábito de crear un tiempo diario para tu organización, incluso algunas veces vas a poder planear proactivamente aquellas tareas que te ponen un paso adelante de lo que hasta ahora te genera preocupación.

56e1fe18708dc73c56a816bc

3. Las mujeres organizadas prestan atención a los detalles

Antes pensaba diferente, pero con el tiempo entendí que es crucial distinguir entre “ser una persona que puede hacer MUCHAS cosas en poco tiempo” y “ser alguien que hace BIEN las cosas importantes”.

La gente que es muy rápida suele pasar por alto muchos detalles en el proceso de hacer muchas cosas en poco tiempo, detalles que suelen ser importantes. Más aún, cuántas veces resulta que tienen que volver a hacer algo a raíz de los errores provocados por el apuro?!

Así encontramos por un lado gente que está muy ocupada haciendo muchas cosas a la vez versus personas productivas que evalúan cada aspecto del asunto antes de terminarlo y así tildan “menos” tareas pero mucho más eficientemente.

Hasta aquí llegamos por hoy. Como sabrás, en temas de organización y productividad tenemos tema como para seguir y seguir… sin embargo creemos que estas tres claves son pilares fundamentales en la mentalidad de las mujeres organizadas que queremos ser.

Te invitamos a reflexionar sobre estos puntos. MirarTE a vos misma en estos días: que pongas foco en ter-mi-nar, que planifiques tu día a día y que minimices los apuros en pos de ganar seguridad. Podemos compartir ideas, trucos y logros en este espacio, tus comentarios son bienvenidos! En el próximo artículo seguiremos charlando sobre otras claves de las mujeres organizadas, y así acercarnos a ese preciado equilibrio entre estar “ocupadas” y ser productivas.

¡Hasta la próxima!

San y Vicky