A estas alturas resulta prácticamente una evidencia decir que el comercio online se rige por sus propias reglas y que estas no mucho tienen que ver con las aplicables a los negocios tradicionales. Por ello, llegado el momento de definir una estrategia, es conveniente tener este hecho en cuenta y no precipitarse en la toma de decisiones. Y es que el e-commerce es una fuente inagotable de oportunidades, pero hay que saber aprovecharlas. Por esta razón, queremos ayudarte a elegir la mejor táctica a aplicar a la hora de montar tu propia tienda web.

Aclara tus ideas antes de definir una estrategia

Lo primero que has de hacer es tomar una posición realista y asumir cuál es tu capacidad productiva y de atención al cliente. En este sentido, puesto que el tiempo es oro, no está de más que cuentes con un programa de facturación que te ayude a tener controlados tus ingresos y gastos de forma cómoda y sencilla y, así, centrarte en incrementar tu volumen de ventas. En cualquier caso, una reflexión asociada a este tema te ayudará a escoger el canal que mejor te interesa para desarrollar tu negocio y tus ventas.

teletrabajo

Posteriormente, piensa en si te conviene más tener tu propia tienda online o si, por el contrario, tu empresa funcionará mejor en un marketplace del estilo de eBay o Amazon. Suponiendo que te decantes por esta segunda opción podrás disfrutar de muchas ventajas ya que estos portales te proporcionarán un tráfico web muy elevado desde el primer momento. Además, podrás vender a través de cualquier dispositivo sin tener que invertir en desarrollar una aplicación móvil.

Lleva tu estrategia hasta el final para que dé sus frutos

Puesto que trabajar en un marketplace no es incompatible con montar tu propia tienda web, no descartes la opción de hacerlo. En este sentido, lo primero que deberás hacer es registrar tu propio dominio y, después, comprar tanto el ‘.es’ como el ‘.com’. No te preocupes por el precio pues son baratos y lo compensarás rápidamente asegurándote de que nadie te quita alguno.

Ahora llega el momento de elegir un buen diseño web, una tarea que es más sencilla de lo que pueda parecer gracias a plataformas como Magento o PrestaShop. Y es que tan solo tienes queescoger una maqueta y darle tu toque personal, algo que no requiere de conocimientos de programación. Además, en el precio se incluyen los gastos del servidor, del software de seguridad y de la pasarela de pagos.

Finalmente, ya solo te quedará dar difusión a tu negocio web mediante contenidos publicados en blogs y redes sociales. Además, no debes olvidar posicionar correctamente tu tienda online en Google ya que, si no, es complicado que nuevos clientes puedan acceder a ella. Como puedes imaginar, todas estas acciones no requieren de un gran presupuesto y te permitirán abrirte camino en el mundo de los negocios en Internet.

Un artículo escrito por Javier Gázquez