El siglo XXI va camino de convertirse en la era del trabajo remoto debido a las nuevas políticas de flexibilidad laboral, el auge del software colaborativo y las herramientas tecnológicas y la descentralización de tareas. ¿Sabes cómo sacar todo el jugo de la posibilidad de trabajar desde dónde quieras?

Cada vez son más los trabajadores que se llevan sus bártulos a otra parte y convierten un rincón de su casa en su propia oficina o desenvuelven su actividad desde un coworking. Mientras los horarios se flexibilizan -algo fundamental para acabar con la cultura del presentismo, tan propia de nuestro país- y las empresas contratan a más trabajadores de forma total o parcialmente remotatambién prolifera cada vez en mayor medida el trabajo freelance.

Lo que está muy claro con el auge de esta modalidad laboral in crescendo es que los días rígidos de 9 a 5 para los trabajadores de oficina tienen los días contados: la mayor parte de nativos digitales serán e-nomads o trabajadores tecnológicoslos espacios de coworking experimentan una expansión sin precedentes y la innovación otorga cada vez mayor capacidad a compañías y profesionales para gestionar tareas de forma remota y establecer una comunicación eficaz en tiempo real. De hecho, las estadísticas recientes apuntan a que hoy en día el 37% de los empleados firman acuerdos de trabajo flexibles o remotos, en comparación con el escaso 9% en 1996.

Según recoge la infografía de Ayers con la que acompañamos este artículo, el trabajo remoto comporta numerosas ventajas a los que el profesional puede sacar un gran partido. Entre otros datos, este tipo de empleados están un 7% más felices que los que trabajan exclusivamente la oficina, mientras que 9 de cada 10 trabajadores remotos sienten que reciben más trabajo que si estuvieran exclusivamente ubicados en una oficina. Además, los líderes empresariales están adaptándose a este concepto: 1 de cada 4 predice que más del 75% de su personal estará trabajando de forma remota en 2020.

Algunos de los factores que determinan la mayor satisfacción de los trabajadores remotos son la mayor libertad organizativa y horaria, el ahorro de tiempo al evitar la hora punta de trafico y los desplazamientos o el incremento de la motivación para trabajar. De hecho, este tipo de empleados se sienten un 10% más valorados que sus homólogos en la oficina. No obstante, en el otro reverso de la moneda algunos trabajadores tienen un peor rendimiento por experimentar problemas de concentración, no disponer del espacio y la infraestructura adecuada o no alcanzar el nivel necesario de autodisciplina para no ser víctima de las distracciones.

Además de una recopilación de estadísticas sumamente interesantes, el siguiente gráfico te mostrará los principales perfiles de profesionales remotos, las ventajas más significativas de esta modalidad de trabajo, el material y los gadgets necesarios para desempeñar tu labor a distancia de la mejor forma posible y un decálogo imprescindible de consejos para sacar el máximo partido de trabajar de forma remota.

 

Vía | ValueWalk