Ya está aquí el robot que te va a robar el trabajo…¿o no?

Seamos sinceros, esto es algo que hace 15 años nos hacía reír a casi todos los que prestamos servicios.

Pero los obreros en las fábricas saben mejor que nadie que ya es una realidad.

Hoy lo descubren las cajeras también. Pronto los conductores, los contables, los administrativos, muchos mandos intermediarios, etc.

Hemos entrado de lleno en la era de la automatización de los servicios con el auge de la Inteligencia Artificial.

¿Sabes lo que me encanta de la automatización?

Un robot no se cansa.

No comienza a dudar de sí mismo y no se rinde.

No se va de vacaciones ni enferma.

Produce lo mismo todos los días, todas las horas.

Es sistemático y previsible.

En resumen, elimina el factor humano y simplemente hace las cosas minimizando los errores y las emociones que sobran a menudo en un trabajo manual y artesanal.

¿Sabes lo que odio de la automatización?

El mito ansiógeno de que está haciendo obsoletos a los trabajadores humanos.

Para ser justos, es seguro decir que la automatización podría borrar entre el 47% y el 60% de los trabajos (dependiendo del equipo de investigación que solicite).

Pero también se van a crear nuevos puestos de trabajo para manejar a esta armada de robots.

Nuevos perfiles requeridos.

He aquí por qué no estoy preocupado: hay ciertos tipos (cruciales) de trabajo que los humanos siempre podrán hacer mejor que las máquinas.

¿Por qué?

Porque cualquier trabajo que requiera una comprensión de la condición humana debe ser realizado por un humano atrapado en esa misma condición.



Esto significa que siempre seremos naturalmente mejores en cosas como …

  • Servicios creativos.
  • Servicios estratégicos.
  • Cualquier cosa que requiera empatía (servicios a las personas)

Si necesitas generar confianza, es útil saber cómo es estar lleno de dudas.

Si necesitas convencer, es útil saber cuáles son las objeciones más comunes.

Si necesitas llamar la atención de alguien, es útil saber cómo es ser invisible para los demás, ignorado por ellos.

Así es como la vulnerabilidad humana se convierte en un activo invaluable.

Déjame darte un ejemplo extremo:
Antes de convertirse en uno de los psicólogos más influyentes del siglo XX, Milton Erickson, de 17 años, quedó paralítico y postrado en cama por la polio.
Las únicas partes del cuerpo que podía mover eran sus globos oculares.
Los médicos no esperaban que viviera, pero de alguna manera se despertaba mañana tras mañana. Su único estímulo mental provino de observar las interacciones de su familia, día tras día.
Esa observación desarrolló su ojo inquietantemente extraño para la comunicación no verbal.
Después de su recuperación, Milton descubrió que podía aprovechar su poder de observación en el campo de la Medicina.
Mientras que sus colegas se concentraban en lograr que sus pacientes hablaran, Milton se centró en su presencia física, expresiones faciales y cómo se movían.
Esto le permitió obtener fácilmente una idea de las personas que dejó a otros psicólogos totalmente perplejos y, en última instancia, sus contribuciones impactaron profundamente el curso de la psicología moderna.
Había desarrollado una habilidad que incluso el aprendizaje automático más avanzado de hoy no podía igualar.
Utilizó su vulnerabilidad humana para conseguir su mejor ventaja.

Tú puedes hacer lo mismo.

No intentes competir con máquinas sobre quién puede trabajar más duro en tareas sistematizadas, rutinarias, procesadas. Es una batalla perdida.

No te castigues por ser un ser humano gloriosamente vulnerable y complicado. Deléitate en ello. Busca profundizar tu comprensión de ti mismo y de los demás.

Practica y perfecciona tu habilidad para hacer el tipo de trabajo que te recompensa por ser empático, creativo y estratégico.

Y si te preguntas ahora cómo exactamente hacer eso, no te pierdas este vídeo

Un abrazo,

Franck Scipion

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.