12 compromisos de Año Nuevo para transformar tu vida

¡Llegamos, por fin llegamos! Termina un año y comienza otro, pero la vida sigue. No sé tú, pero yo sí tengo algo de nostalgia porque este 2019 se nos vaya. ¿Por qué? Porque sin necesidad de pensarlo mucho tiempo, tengo demasiados motivos para agradecer, demasiados. Hoy, después de 364 días llenos de aventura y aprendizaje, soy una mejor versión, soy una persona más feliz.

¿Qué más le puedo pedir a la vida? No mucho, ciertamente. Tengo todo lo que necesito y casi todo lo que quiero, pero esto último no me obsesiona. Soy privilegiado de ver crecer a mis hijas, de poder conocerlas, de estar a su lado en esa etapa de la vida en la que el mundo de abre de par en par y surgen mil y una inquietudes. Cada momento que paso con ellas es felicidad pura.

Mi negocio se transforma y crece. Sin embargo, lo mejor es que este año, como nunca, tuve la oportunidad de compartir permanentemente con mis clientes, contigo. Es una paradoja, sin duda, una paradoja extraordinaria: separados por cientos de kilómetros, miles de kilómetros, gracias a la magia de internet tuvimos una increíble y enriquecedora interacción una relación transformadora.

Algo que me apasiona de internet es que es una caja de Pandora: siempre te sorprende. Durante varios años, concentré mi negocio en la realización de eventos presenciales y descubrí que no hay nada mejor que el contacto directo con esas personas que, como tú, me han dado el privilegio de entrar en sus vidas para ofrecerles mi conocimiento y experiencia, mi pasión y vocación de servicio.

En este 2019, sin embargo, experimenté exactamente lo mismo, solo que en modo virtual. Fueron varios eventos online los que realicé y en cada uno de ellos el resultado fue el mismo: invaluable aprendizaje y, lo mejor, compartir experiencias maravillosas con otros emprendedores. Crecimos juntos, estudiamos juntos, implementamos juntos, soñamos juntos, avanzamos juntos.

Sin embargo, hay más. Desde hace muchos años me dedico a enseñarles a otros emprendedores sobre marketing, dentro y fuera de internet. La mayoría de los referentes del mercado hispano, en especial en este lado del Atlántico, son discípulos míos. Esto me enorgullece y me compromete a dar más, a esforzarme más, a prepararme más y mejor, a no descansar en este propósito.

En este 2019, te lo confieso con la mano en el corazón, recibí más, mucho más de lo que di. Y no porque haya dado poco, pues estoy plenamente satisfecho de lo que ofrecí, que superó las expectativas que había forjado a comienzos del año. Solo que, de nuevo, la vida me dio una lección incomparable: aquello que das regresa a ti, multiplicado de mil y una formas increíbles.

Soy de esa clase de personas que solo miran atrás para comprobar cuánto han avanzado. Y hoy puedo decir, con alegría y satisfacción, que la mirada se pierde en el horizonte y no veo el punto de partida. Eso significa que avancé mucho, y es la misma sensación que albergo en mi corazón. A pesar de mis errores y de mis limitaciones, el compromiso con mi propósito fue más fuerte.

Por eso, miro este 2020 con gran ilusión, con la certeza de que este poderoso equipo que hemos conformado contigo y con otros geniales emprendedores latinoamericanos no se detendrá. La revolución que comenzamos hace varios años ya ofrece resultados palpables y estoy seguro de que lo mejor está por venir. Nos decían que éramos una moda y somos un poder transformador.

Y lo que más me alegra, lo que más me enorgullece, es que no estoy solo: estoy contigo y con otras personas maravillosas que creemos en que, si somos capaces de cambiar nuestro mundo, también podremos cambiar el mundo de otros. Por eso, te propongo 12 compromisos, que no son propósitos que se quedan entre el tintero, sino que incorporan acciones precisas y efectivas:

No sé tú, pero yo tengo mil y un motivos para agradecerle a 2019 todo lo que me brindó. Soy una mejor versión, una mejor persona que hace 12 meses. ¿Cómo lo logré? Cumpliendo los 12 compromisos que hoy te propongo para que tú también consigas transformar tu vida. ¡Feliz año!

1.- Sé feliz. No hay ninguna razón por la cual llegamos a este mundo distinta a la de ser felices. ¿Cómo? Haciendo lo que nos apasiona, a través del mejor negocio del mundo: servir a otros.

2.- Invierte en ti. No esperes ningún resultado positivo si no cultivas tu conocimiento, si no aprendes cada día, si no desarrollas habilidades. Tú eres tu mejor activo, invierte en ti.

3.- Teje la red. Nadie, absolutamente nadie, alcanzó el éxito en la vida o los negocios en solitario. Rodéate de personas mejores que tú, que te impulsen, te inspiren, que saquen tu mejor versión.

4.- Suelta. Nada más perjudicial para una persona que desea crecer que llevar una carga pesada. Deja el pasado atrás, perdónate tus errores y más bien aprende de ellos. Libera el peso y vuela.

5.- Empieza ya. Si no das el primer paso, jamás conseguirás avanzar. El mejor día para comenzar a cumplir tus sueños, alcanzar tus objetivos y hacer realidad el propósito de tu vida es hoy. ¡Hoy!

6.- Intégrate. Si eres emprendedor, dentro o fuera de internet, solo conseguirás crecer si hacer parte de una comunidad proactiva que te ayude a conseguir los resultados que deseas. ¡Únete!

7.- Ayúdate. Puedes ir por el camino largo y enfrentar los obstáculos en solitario. O puedes tener un mentor, que ya están donde quieres estar, para que te guíe y acorte tu curva de aprendizaje.

8.- Hazlo. Deja de quejarte: sal de tu zona de confort, allí donde tus sueños hibernan y se extinguen, y hazlo. Inténtalo y, si fallas, aprende y vuelve a inténtalo. Así, una y otra vez, y otra.

9.- Cuídate. Recuerda: tú eres el activo más valioso de tu negocio, así que debes cuidar de ti. Haz lo que te apasiona, date gustos, viaja, descansa, comparte con amigos, come rico. ¡Consiéntete!

10.- Sé generoso. Si el objetivo de lo que haces es el dinero, quizás este nunca llegue y, además, te quedarás con la frustración. Si brindas lo que eres y lo que tienes a otros, la vida te recompensará.

11.- Pon límites. Aléjate de lo que te intoxique, personas o situaciones. Tu paz y tu tranquilidad no tienen precio, no las negocies. Si buscas abundancia, sé tierra fértil para que brote la semilla.

12.- Agradece. La gratitud es una fuente inagotable de bendiciones. Mira a tu alrededor y verás que tienes mil y un motivos para agradecerle a la vida. Cuanto más agradezcas, más recibirás.

¡Llegamos, por fin llegamos! Termina un año y comienza otro. No sé tú, pero yo sí tengo algo de nostalgia porque este 2019 se nos vaya. Tengo demasiados motivos para agradecer, demasiados. Hoy soy una mejor versión, soy una persona más feliz de lo que era hace 12 meses, y elevo mis oraciones para que en tu vida también broten la abundancia, la prosperidad y el bienestar.

¡Feliz Año Nuevo!,

Álvaro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: