12 Consejos para trabajar desde casa y no morir en el intento

La disciplina para trabajar en casa no es sencilla, nos encontramos en una situación de crisis a nivel mundial, en donde peligra nuestro bienestar físico y psicológico, por lo que el covid-19 nos ha obligado a hacer un cambio de 360° en todas las áreas de la vida. Nos hemos llevado nuestras rutinas diarias, hobbies y obligaciones a casa, y de esto no se salva nuestra área laboral, produciéndonos así muchos momentos de alta tensión, estrés y ansiedad.

El teletrabajo se ha convertido en una herramienta fundamental e imprescindible para muchas personas en estos momentos. Y si le sumamos a esto el resto de las obligaciones y quehaceres que normalmente teníamos, como las tareas de los hijos, oficios del hogar, hacer ejercicios, compras, dormir, comer, etc., es natural los estados de ansiedad y estrés frecuentes.

Pero, como toda situación de cambio inesperado y repentino, esta unión de responsabilidades y el trabajar desde casa nos ha llevado a experimentar emociones y situaciones totalmente estresantes. Al comienzo de la pandemia, seguramente pasaron por tu cabeza pensamientos o frases negativas, como: “¿y ahora qué hago?, ¡esto es una locura, no voy a aguantar!, ¿cómo hago para cumplir con todo y organizarme? ¡no voy a poder soportar el encierro de tantos días!”.

Pero hay recursos en el hogar para la productividad, ideas para trabajar en el hogar sin estrés y formas de organizar la casa, trabajos y niños. Te daré algunas recomendaciones para que las incorpores desde ¡YA! en tu rutina diaria, así le restarás carga emocional negativa a éste nuevo camino que la vida nos presenta, haciendo de tus días más placenteros y aumentando la armonía y paz en ti y en los que te rodean.

Y… ¡aquí te las cuento!

Consejos para trabajar desde casa:

1. El auto-conocimiento te dará ideas para nuevos proyectos, incluso uno que sea nuestro office home

Dedica tiempo para reconocer tus cualidades y tus virtudes mientras estás en casa; recuerda esos momentos difíciles del pasado que te han tocado afrontar y superar, te ayudará a llenarte de valor y fortaleza ahora, a ser más creativo y estar más seguro de ti mismo, escomo recordarte: “eso lo pudiste superar y afrontar, esto también pasará”.Aprovecha ésta época para estar contigo mismo, conectarte con tus emociones, con tus sueños y metas, bien sea para rectificarlos y tenerlos presente, o para que hagas algunos cambios. Nos encontramos en la era de la tecnología, veamos ésta época como una gran oportunidad para que desarrolles alguna habilidad o proyecto por internet, aumentando tus ingresos mensuales trabajando desde casa, y quizás hasta lo puedas llevar a ser ¡tú único y cómodo ingreso!

2. Organiza tu rutina diaria de home office

La pandemia nos ha llevado a permanecer en casa por protección de nuestra salud física, pero también debemos preservar nuestra salud mental. Por lo tanto, debemos seguir teniendo organización en nuestras actividades; hazte un horario de comidas, de teletrabajo, fíjate días y hora para hacer los oficios del hogar, debe haber un horario de atención para los deberes con tus hijos, también para tener ratos de ocio y compartir con tu familia. Desconéctate por lo menos 3 horas antes de dormir de las noticias, del teletrabajo y todo aquello que sientas que te genera estrés y ansiedad, de ésta manera podrás conciliar más fácilmente y mejor el sueño.

3. Autocuidado para trabajar desde casa

Al levantarte en las mañanas procura mantener la misma rutina de antes, como: desayunar, acomodar la cama, ir al baño, lavarte la cara y arreglarte. A veces decimos: “es que voy a estar en casa, nadie me va a ver, para qué me voy a arreglar” o “me da pereza cambiarme” y así se pasa el día y seguimos en pijama. Debes procurar mantener el mismo ritmo de horarios y rutinas (en la medida de lo posible, claro está) para que luego no te pese tanto volver a la normalidad. El arreglarnos, ponernos ropa cómoda, usar nuestras prendas favoritas, incluso hasta un labial o un poco de perfume, nos ayudará a sentirnos mucho mejor, cómodos y a subir un poco más el ánimo, arréglate así sea para salir a hacer una compra de 15 minutos, para sacar al perro, o simplemente para teletrabajar, pero ¡arréglate y cámbiate! Debemos acostumbrarnos a vestirnos y vernos bien principalmente por nosotros mismos, no para agradarle o gustarle a los demás, alimentemos la autoconfianza y autoaceptación, y a esto le añadimos que, por salud, aseo y bienestar físico, debemos asearnos, ducharnos y hacer algo de ejercicio todos los días. ¿A quién no le relaja una ducha con agua templada y escuchando su música preferida?

4. Cuida tus palabras, nada será perfecto

Existen muchas investigaciones que afirman que las palabras tienen gran poder en nuestras emociones y comportamiento; nuestro cerebro no distingue si lo que decimos es verdad o mentira. Por lo tanto, todo lo que expresamos serán órdenes para nuestro cerebro y para nuestro cuerpo, por eso, procura hablarte con cariño y respeto.

Ahora que estás trabajando en casa, todo puede ser más estresante. Permítete equivocarte, sentir, aprende a tolerarte, respeta tu propio ritmo, no te compares con otros y así no caerás en presión y tensión emocional. En ésta época es normal que a veces te sientas un poco desanimado, agotado, o con desesperanza, y no por eso eres más débil que otros; recuerda tus competencias, ten presente las oportunidades que hoy tienes para seguir teniendo ingresos, de una manera cómoda y segura, creando tu office home.

5. Enfócate en lo bueno de la vida

Todo lo que tenemos a nuestro alrededor va a ser del color que nosotros decidamos que sea, negro, gris o blanco, ¿cuál prefieres? Debes aprender a ver el lado positivo a todo lo que nos sucede día a día, tras una dificultad o un obstáculo, hay una nueva oportunidad y un desafío para seguir creciendo, para avanzar un paso más hacia nuestros sueños.

Aprende a concentrar tu atención en la búsqueda de soluciones, deja la queja a un lado, ella no te ayudará a crecer, al contrario, te hará sentir víctima de las circunstancias y de todo lo que pasa.

Aprovecha este confinamiento para aprender cosas nuevas, quizás te sorprenderás con las experiencias que tengas, puede que descubras maneras más prácticas para hacer las cosas, que descubras alguna habilidad que no sabías que tenías, alguna actividad o entretenimiento nuevo, ¡y todo en tu office home! Seguro luego dirás: “¡Esto es mejor de lo que tenía o hacía anteriormente!”. Percibe el cambio como una oportunidad para crecer, los límites están en nuestras mentes, con esto renovaremos nuestras creencias y actualizaremos los conocimientos, así que ¡aprovecha!



6. Realiza un registro diario de tus emociones

En las mañanas al levantarte y antes de comenzar tus rutinas y obligaciones del día, regálate unos minutos a solas, para que hagas consciente cómo has amanecido, ¿cuáles son tus emociones que predominan ese día? así podrás tener mayor control sobre ellas, luego acéptalas todas sin reproches, y pregúntate ¿por qué me siento así?, esto también te ayudará a mejorar tu autoconocimiento.

Ten presente que nuestras emociones son parte fundamental al momento de tomar decisiones, al emprender un nuevo proyecto, en realizar nuestras actividades diarias, ellas son los pilares de nuestros sueños y motivaciones. Aprender a identificarlas, tolerarlas, aceptarlas y a desechar aquellas que hacen daño, es un acto de valentía, de amor propio, de crecimiento, haciendo esto estaremos alimentando a diario nuestra autoestima y bienestar mental, y esto sin duda alguna, te ayudará a tener mayor productividad y éxitos realizando tu trabajo desde casa.

7. ¡Sonríe a la vida!

Si es posible, coloca un peluche o una carita feliz en algún rincón de tu casa (que esté visible), y cada vez que lo veas sea ese el recordatorio de que debes sonreír, así te sientas triste, estresado, preocupado, debes sonreírle a ese estímulo. Es muy recomendable en estos tiempos conectarnos con momentos que nos causen placer, diversión, que nos hagan reír, sobre todo te recomiendo que veas algún video chistoso o algo que te cause gracia al finalizar tus labores del día, y si puedes involucrarlo como parte final de tu teletrabajo del día será genial, ¡te caerá como anillo al dedo! Podrás conciliar mejor el sueño, despejarte un poco, y te ayudará a liberar la tensión acumulada en tu cuerpo. Está comprobado científicamente que la risa es súper saludable y trae muchos beneficios a nuestra salud.

¿Sabías que al sonreír mueves 12 músculos de tu rostro?

8. No pierdas el contacto social y familiar

Así como aprovechamos la tecnología y el internet en estos tiempos para seguir trabajando desde casa, podemos usar las mismas herramientas para seguir en contacto con nuestros familiares y amigos. No podemos aislarnos, el contacto con los demás nos ayuda a ser más tolerantes, a abrir más nuestra mente, y si vives con alguien más, que no pase un día sin abrazar, hablar o tomarse de las manos con esas personas, así sean unos 15 minutos, el contacto físico nos ayuda a calmar el estrés.

Las personas que cuidan su salud mental, saben que el hablar y desahogarse los ayudan a descargar la tensión acumulada, para ver otras perspectivas de lo que sucede y hasta sirve para encontrar otras soluciones si es necesario. Recuerda qué, si te sientes mal o sientes que ya no puedes más solo con alguna situación, es una decisión muy inteligente y llena de valentía buscar ayuda y dejarte ayudar, bien sea por un amigo, pareja, vecino, un familiar o un terapeuta.

9. ¡Quiérete, cuídate!

Sucede que por el confinamiento muchas personas han tenido un desorden alimenticio, debido a la ansiedad, el estrés, o por descontrol de horarios de sueño y de comidas, muchos han aumentado sus dosis de chuches, embutidos, dulces, comen a deshoras, pican entre comidas, y todos sabemos que esto no es nada bueno. Así que deja de posponer el día de volver a tu rutina alimenticia y al cuidado físico; como ya sabemos, así como es posible hacer un horario para trabajar desde casa pues también podemos hacer un horario para hacer ejercicios, bien sea en la mañana antes de comenzar nuestra rutina del día (porque te puede servir para activarte y despertarte) o también al finalizar tus obligaciones (también es excelente herramienta para desestresarte). Si incluyes las meditaciones en tu rutina, te ayudarán a controlar las emociones extremas; está comprobado que hacer meditación ayuda a prevenir y controlar los pensamientos negativos y repetitivos, y son excelentes para la reducción de la ansiedad y del estrés.

10. Acepta la realidad

Acepta lo que está sucediendo y lo que estás viviendo, detente a mirar a tu alrededor, escucha las historias de otras personas, y luego agradece por todo lo que tienes; en estos momentos de confinamiento y con tanta paralización en muchos sectores, despidos laborales, reducción de personal, limitaciones presenciales en lugares de trabajo, trabajar desde casa es realmente un gran alivio y oportunidad para que no decaiga el ingreso en casa, ¡agradece, eres un afortunado!

Evita caer en la victimización, el “pobre de mí”; recuerda tus victorias pasadas, cómo has podido solucionar problemas, cómo lograste adaptarte a una nueva etapa, a un nuevo trabajo, a una nueva casa, pues así mismo podrás adaptarte a éste nuevo cambio.

11. ¡Suelta el miedo!

Es normal que a veces te abrigue la incertidumbre, la inseguridad, el miedo y la duda por lo que pueda pasar más adelante, pero recuerda que no puedes tener el control de todo, y lo que sucederá más adelante, no depende solamente de ti.

Suele suceder que le dedicamos horas a pensar en cómo será nuestro futuro, y sin darnos cuenta, caemos en un círculo de pensamientos e imaginaciones que sólo nos deja ansiedad. Nadie sabe qué puede llegar a pasar más adelante, ni tampoco depende de ti todo lo que vaya a pasar, entonces, ¿por qué te vas a desgastar pensando en algo que no se sabe qué va a suceder? aprende a vivir el día a día, vive el aquí y el ahora, busca soluciones a lo que hoy tienes presente en tu vida, en el lugar de pensar y preocuparte ¡ocúpate! hazte cargo que estás en un nuevo desafío y que al pasarlo, al adaptarte, al ver el teletrabajo como una comodidad y algo placentero, al lograr organizar tu tiempo y que tengas espacio para todo, habrás alimentado bastante tu área del crecimiento personal y llegando al éxito.

12. Practica la resiliencia

Todos los seres humanos podemos llegar a ser personas resilientes. La resiliencia, es la capacidad que tiene un sujeto en afrontar la adversidad de forma constructiva, de saber adaptarse con flexibilidad y salir fortalecidos de un suceso traumático. Pero cabe destacar que no necesariamente tiene que ser un suceso traumático el que nos haga ser resilientes, basta con que vivamos una situación que nos genere mucho estrés, ansiedad, tensión, o suponga un cambio importante para nuestras vidas.

Para que se ponga a prueba nuestra resiliencia, y sin dudarlo mucho, el covid-19 ha sido una gran experiencia y reto para demostrarnos que sí podemos adaptarnos al cambio, que somos seres capaces de reestructurar por completo nuestro tiempo, nuestras rutinas.

Estamos creando nuestra oficina en casa, seguimos respondiendo a nuestras obligaciones, ha salido la creatividad que muchos tenían dormida para ver qué se puede hacer durante el confinamiento. Bien sea alguna actividad de entretenimiento, o para compartir y seguir en contacto con los demás, para cuidar de nuestra salud, para buscar o seguir un teletrabajo y que no decaigan los ingresos. Y sobre todo, para afrontar y superar con la mejor actitud éste período, recuérdate siempre que ¡eres una persona resiliente, y que puedes con todo lo que te propongas porque la fuerza la tienes en tu interior!

Y ya para terminar…

Recuerda que cuando nos sometemos a altos niveles de estrés, se liberan hormonas como las catecolaminas (noradrenalina), el cortisol, entre otras, debilitando así nuestro sistema inmunológico. Es por ello, la importancia de aprender a gestionar adecuadamente el estrés, la ansiedad, y aquellas emociones y obstáculos a los que hoy en día nos enfrentamos, así que ¡es hora de poner en práctica nuestra resiliencia!

La vida es como un ecocardiograma, a veces subimos, y otras veces bajamos, pero nunca permanecemos en una línea inmóviles, porque si no estaríamos muertos, ¿verdad? De todos los sucesos que vivimos hay lecciones y cosas que aprender, pero, sobre todo debemos tener presente que contamos con la capacidad y la habilidad para adaptarnos a todo lo que nos sucede, porque mientras seguimos vivos, hay oportunidades de crecimiento; está en tus manos que ahora en estés en una subida, haz que tu estadía en casa, tus rutinas, tus obligaciones y tu teletrabajo, partan desde la comodidad, armonía y felicidad, así se hará el camino más ligero para ti y los tuyos.

Mariely Aranguren

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: