4 razones por las que el teletrabajo sobrevivirá a una recesión, según un economista de Stanford

La crisis provocada por la pandemia de COVID-19 llevó a millones de estadounidenses a trabajar desde casa por primera vez. Si hubiera otra recesión en el horizonte, el teletrabajo no va a desaparecer.

Así lo afirma el economista de Stanford, Nick Bloom, uno de los principales expertos en trabajo a distancia y cofundador de WFH Research, donde él y su equipo publican conclusiones sobre todo lo relacionado con el teletrabajo.

Incluso cuando las restricciones de la pandemia se han ido retirando, muchas empresas han seguido adoptando acuerdos de trabajo totalmente remotos o híbridos.

Según una encuesta realizada en junio por WFH Research a más de 21.000 estadounidenses, el 15% de los empleados a tiempo completo trabajan siempre en remoto, el 30% son híbridos y el 55% restante trabajan de forma presencial. Aunque estas cifras están muy por debajo de los máximos de principios de la pandemia, se han mantenido prácticamente estables durante los últimos 6 meses.

Con las ofertas de empleo cercanas a máximos históricos en el último año, los trabajadores han aprovechado su nueva ventaja, dejando sus trabajos y uniéndose a la Gran Dimisión. Muchos han utilizado esta situación para exigir acuerdos de trabajo flexibles, y para atraer y retener el talento. Y las empresas, a favor o no, a menudo han accedido a ello.



Pero, si la inflación sigue al rojo vivo y las subidas de tipos de la Reserva Federal no logran el deseado «aterrizaje suave», la dinámica del mercado laboral podría cambiar. Si los despidos se generalizan y el poder vuelve a a manos de las empresas, estas podrían sentirse más cómodas exigiendo la vuelta a los puestos de trabajo y desprendiéndose de quien no cumpla.

Sin embargo, Nick Bloom, que ha consultado a cientos de directores generales y directivos, y cuya investigación sobre el trabajo desde casa abarca casi 20 años, cree que el trabajo a distancia (en particular los modelos híbridos) no desaparecerá si el ciclo económico da un giro a peor.

«Que los empleados estén contentos»: la recomendación para ahorrar en costes salariales

La investigación de Bloom, que incluye encuestas mensuales a 5.000 adultos estadounidenses en edad de trabajar y a 1.000 empresas, ha descubierto que los trabajadores estadounidenses valoran un acuerdo de trabajo híbrido aproximadamente igual que un aumento de sueldo del 5%, lo que sugiere que estarían dispuestos a aceptar un recorte salarial del 5% para trabajar desde casa 2 o 3 días a la semana.

Las razones son diversas. En una encuesta realizada en febrero a casi 3.000 estadounidenses, el 60% de los encuestados eligió «no tener que desplazarse al trabajo» como una de las 3 principales ventajas de trabajar desde casa, seguida del «horario flexible» (49%) y «menos tiempo para prepararse para el trabajo» (47%).

Otra encuesta realizada en enero entre más de 32.000 personas reveló que la ausencia de desplazamientos ahorra a los estadounidenses una media de 70 minutos al día que dedican a otras actividades, como la televisión, el ejercicio, tareas domésticas y el cuidado de los niños. Aproximadamente 30 de esos 70 minutos se dedican a trabajar más.

Bloom añade que las tasas de abandono son «claramente inferiores» para las empresas que ofrecen acuerdos de trabajo remoto e híbridos, aludiendo a un estudio que concluyó que un acuerdo híbrido reducía las tasas de abandono un 35%.

Aunque la recesión provoque algunos despidos, la necesidad de atraer y retener el talento no va a desaparecer. Si los trabajadores quieren un entorno de trabajo flexible, Bloom espera que muchas empresas se adapten a ello.

Aumenta la productividad

La investigación de Bloom señala que un entorno de trabajo híbrido aumenta la productividad de los trabajadores. «Parece aumentar un poco», dice. «No de forma masiva, pero sí del 3% al 5%».

Aunque hay otras investigaciones que apoyan esta afirmación, algunos estudios afirman lo contrario: que el trabajo a distancia reduce la productividad. Los escépticos tienden a centrarse en el reto que supone incorporar y formar a los empleados más jóvenes a distancia, así como en el hecho de que el trabajo a distancia puede ahogar la interacción cara a cara y entre equipos que puede fomentar la creatividad e impulsar la productividad.

Bloom, sin embargo, cree que estas preocupaciones deberían dirigirse más hacia acuerdos totalmente remotos. Reconoce que, para determinadas funciones y personas, el trabajo a distancia puede no ser lo mejor para la productividad y el bienestar del empleado. Un enfoque híbrido, en cambio, no suscita las mismas preocupaciones.

«El híbrido, si está bien organizado, creo que es una opción que beneficia a todos».

Respeta la diversidad

«Si miras los datos», dice Bloom, «las personas que son diversas dentro de su lugar de trabajo por raza o género o edad son más propensas a querer trabajar desde casa».

Una encuesta realizada en noviembre de 2021 por WFH Research 2021 a más de 10.000 trabajadores de 5 países, incluidos los Estados Unidos, reveló que el 86% de los encuestados hispanos/latinos preferían un acuerdo híbrido o totalmente remoto. El 81% de los encuestados asiáticos/asiáticos americanos, y afroamericanos dijeron lo mismo, así como el 75% de los encuestados blancos.

Para Bloom, estos datos señalan un deseo especialmente fuerte de trabajo a distancia entre las comunidades minoritarias; las razones de este deseo seguramente varían. Cree que la adopción de modalidades de trabajo flexible puede ayudar a las empresas a crear una fuerza de trabajo diversa a la que muchas de ellas dicen aspirar.

Mirando hacia delante

Bloom defiende que los 4 factores mencionados mantendrán el trabajo a distancia, incluso ante una recesión.

«Mantener a los empleados contentos, mejorar la productividad, centrarse en la diversidad y reducir los costes son factores bastante anticíclicos. No son cosas que varíen en caso de una recesión. Algunas empresas, en realidad, se preocupas más», afirma.

Aunque admite que una recesión podría producir «un poco de rechazo» al trabajo a distancia, dice que todavía no ha visto ningún signo de ello en los datos. En los próximos años, Bloom espera que la tecnología que apoya el trabajo a distancia siga avanzando, algo que, en su opinión, solo hará que el trabajo a distancia sea más atractivo para los trabajadores y sus empleadores.

«Incluso Zoom es mucho mejor ahora que antes de marzo de 2020», afirma. Y añade que las patentes que mencionan el «trabajo desde casa» han aumentado en los últimos años.

«El mercado de las tecnologías de hardware y software para trabajar desde casa es probablemente unas 5 veces mayor», continúa Bloom. «Todas las empresas tecnológicas, las startups y las empresas de hardware están fabricando productos para apoyarlo».

Jacob Zinkula

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.