Cliente y producto

Hay una peculiaridad única de las comunidades privadas que no ocurre con los demás tipos de negocios online. Y es que los miembros son a la vez cliente y parte del producto.

¿A qué me refiero? A que gran parte de la experiencia que vivas en una comunidad dependerá de la gente que la compone. Más allá del buen o mal trabajo que haga la persona o el equipo que la gestione, un nuevo miembro afectará positiva o negativamente a la experiencia de los miembros actuales y futuros.

Esto cambia completamente las reglas del juego. Sobre todo cuando juegas a largo plazo.

Un ejemplo: imagina que hago una campaña en Facebook promocionando que emprender online es la solución a tu vida de mi*rda, el cambio que has soñado y que puedes generar ingresos pasivos sin necesidad de conocimientos previos simplemente entrando en SinOficina.

¿A qué perfil de cliente atraería? ¿Cómo afectaría esto a la comunidad existente? ¿Qué tipo de conversaciones y debates se generarían o dejarían de generarse?

Probablemente a corto plazo facturaría más. Pero muchos de los miembros que más aportan actualmente se darían de baja.

A largo plazo SinOficina se iría a la mi*rda o se convertiría en una comunidad de la que yo no querría formar parte. Y ese siempre ha sido mi faro.

El caso anterior es un caso extremo para que lo entiendas, pero si estás creando una comunidad, ten en cuenta que la manera en que la promociones determinará el tipo de personas a las que atraerás y que, consecuentemente, pasarán a formar parte de tu producto y de su propuesta de valor.



Llevo varios días repensando el copy de la web. La mayoría de gente aplaudió el cambio sutil poniendo énfasis en el efecto (hacer creer tu proyecto).

Pero otros, como Joaquín, me respondían: «Lo primero, un copy siempre te dirá que te centres en los beneficios y esas cosas, pero ese copy no ha creado esta comunidad. Tú lo has hecho. A mí precísamente lo que me ha llamado siempre la atención y me ha atraído de vuestro proyecto es vuestra transparencia. A mí que en el primer copy ya no menciones la palabra comunidad me tira para atrás.

Por otro lado la frase «haz crecer tu proyecto» a mi me suena muy vacía, personalmente no creo que te pegue. Tú eres mucho más directo como para tenerte que agarrar en ese tipo de promesas. Lo que a mi me gusta de SinOficina es precisamente que no me vendan ninguna panacea. El entender que el que yo crezca dentro o no depende de mi espíritu y mis ganas de ayudar y meterme de lleno en la comunidad. El «haz crecer tu proyecto» suena a promesa y al final sólo crecen los que se implican, y es natural porque tampoco es que paguen un dineral para entrar en una incubadora o un programa de mentoría.

Lo que dices de empezar con el folio en blanco. Me lo pensaría mucho. Has llegado hasta donde has llegado con la otra versión, por lo que tan mal no estaría. Y si haces cambios hazlos tú mismo. Reescribe desde el punto de vista cercano y humano de Bosco, y todo lo que te de pereza y te sepa a humo, aunque te animen por todos lados, creo que merece la pena contenerse y usar textos auténticos y que nos salgan de dentro. Con un 97 por ciento de permanencia tienes que estar muy orgulloso de lo que has creado. Con gente capacitada con ganas de aportar sin necesidad de que les vendan la panacea.

¿Y si enfocarme en el efecto atrae a la gente por las razones equivocadas?

Es difícil de explicar… pero leer las respuestas a la pregunta del domingo anterior me ha hecho darme cuenta que lo que verdaderamente diferencia SinOficina de otras comunidades es la gente que la compone.

No todo es facturación. No todo es negocio. A veces, tener a quien contarle que te han despedido del trabajo o encontrar una compañera con quien motivarte a hacer ejercicio significa más que un encargo puntual.

¿Tiene sentido, entonces, que me centre en promocionar SinOficina como «lanzadera de proyectos»? Que sí, que nacen una media de 3–4 proyectos nuevos a la semana, que surgen colaboraciones y salen clientes… pero antes de proyectos somos personas.

Antes que una red de networking somos una COMUNIDAD. Personas compartiendo ideas, valores y aspiraciones.

Y eso es lo que quiero dejar claro en el copy. Quiero atraer a gente que conecte con nuestros principios.

Personas que entiendan el valor de la reciprocidad y no solo el autobombo.

Personas que, más allá de la fase en la que se encuentre su proyecto o negocio, sean honestas, proactivas, hacedoras y con criterio propio.

No creceremos tan rápido. Ni falta que hace. Desde que cruzamos los 500 miembros SinOficina es rentable: paga mi tiempo, el de mis colaboradores y los demás gastos. No hay prisa, esto va para largo. No tengo socios ni inversores a quienes dar explicaciones, así que prefiero que sigamos creciendo poco a poco pero atrayendo a la gente adecuada.

El copy irá en ese camino.

Que pases una gran semana,

Bosco .-

LucusHost, el mejor hosting

Un comentario sobre «Cliente y producto»

Responder a Leonor Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: