Cómo ganar 15.000 euros al mes vendiendo productos en Etsy

Austin Ziegler tiene una lista de ideas con cientos de productos.

Imprime los primeros modelos en 3D, la mayoría de los cuales van a parar a «una enorme caja de prototipos», explica a Business Insider. «No me deshago de ninguno. Probablemente, tengo entre 500 y 1.000 productos diferentes que he prototipado en el último año y medio».

Los conceptos que superan la fase de prototipo aparecen en su página de Etsy. Algunos son prácticos, como un estuche de viaje para jabón diseñado para mantener el neceser completamente seco, mientras que otros son divertidos, como un adorno para guardar dinero.

El primer producto que Ziegler puso a la venta pertenecía a esta última categoría: fabricó una carcasa con un cargador portátil para pilas AA y AAA.

«No hice ni una sola venta en los cuatro primeros meses que estuve en Etsy», cuenta este joven de 27 años, que abrió su tienda online en abril de 2022. «Es una experiencia muy humillante cuando por fin subes un producto a Etsy y no ganas nada».

Se lanzó a vender en Etsy con dos impresosras Prusa y material de embalaje

Ziegler, cuyo trabajo principal consiste en dirigir un equipo de ingenieros que diseña dispositivos médicos, compró dos impresoras 3D para otro proyecto paralelo que inició en 2020. Diseñó un juguete, compró las impresoras para crear prototipos e inició el proceso de patente, que puede llevar un par de años.

Como no quería lanzar el producto hasta tener la patente, se encontró con que tenía esas dos impresoras 3D —que habían sido bastante caras y estaban en perfecto funcionamiento—, y pensó: «Debería usarlas para ganar algo de dinero». «Así que empecé a imprimir productos en 3D y a venderlos en Etsy».

En lo que respecta a los costes que afrontó para empezar a vender, las impresoras fueron el mayor coste inicial. Se decidió por una marca llamada Prusa y se gastó unos 1.300 euros en total, más los gastos de envío. Se ahorró algo de dinero montándolas él mismo. Si las compras premontadas, cuestan unos 1.000 euros más cada una, explica.

También compró filamento para impresión 3D y se descargó un programa de diseño llamado SolidWorks.

Como se encargaría él mismo de los pedidos, compró cajas, papel de embalaje, una guillotina, una pistola de cinta adhesiva y una impresora de etiquetas Rollo.

«Todo eso es relativamente barato a largo plazo», afirma. Es un gasto inicial único que vas a utilizar durante el resto de tu negocio«: La impresora Rollo costó unos 120 euros, la guillotina de papel unos 60 euros y la pistola de cinta adhesiva unos 10 euros. Esas son las tres cosas que uso a diario».

Otra buena inversión fue una caja para hacer fotos, añade. Le ayuda a crear un fondo limpio y elegante para las imágenes de sus productos, que hace él mismo con la cámara de su iPhone.

Antes de llevar su primer producto a Etsy, su conocimiento de la plataforma era «absolutamente nulo, salvo lo que me contaba YouTube», comenta. Lo que aprendió del fracaso de la funda es que necesitaba ganar credibilidad: «No vendo nada en Etsy porque soy una empresa nueva, no tengo reseñas. Nadie va a querer comprarme un producto si no soy un vendedor creíble».

Para ganar credibilidad, Ziegler decidió fabricar llaveros e imanes baratos, con la esperanza de que un producto barato impulsara las ventas y, también, las reseñas.

«Hice estos pequeños llaveros e imanes y los puse a la venta por 99 céntimos cada uno», explica. «Cuesta unos 75 céntimos hacerlos, así que si incluyo los gastos de envío o cualquier otra cosa, en realidad no estoy ganando dinero. Pero eso terminó impulsando mis primeras 20 ventas y mis primeras 10 reseñas, lo que me dio un poco más de credibilidad.»

De cero ventas a 10.000 euros en sólo una semana

Habiendo conseguido cierta credibilidad de vendedor, Ziegler sólo necesitaba un producto que llamase la atención de los clientes. Su estuche de viaje para jabones lo consiguió.

La idea surgió de un problema personal que Ziegler intentaba resolver: viajar con una pastilla de jabón.

«Estaba en Hawái y usaba una bolsa Ziploc de viaje», recuerda. «La bolsa Ziploc de viaje no sirve de mucho —en algún momento se agujerea—, se abrió y todo mi neceser se llenó de jabón y estaba asqueroso. Me dije: tengo que hacer un producto para esto».

Diseñó una caja de jabón para viajar que lo mantuviese completamente seco y resultó que no era la única persona que tenía problemas con un neceser enjabonado. El producto se convirtió en un éxito de ventas en Etsy y su proyecto paralelo pasó oficialmente a ser un negocio rentable.

Su siguiente gran éxito fue un adorno para bidones de gasolina con la etiqueta «2022» para conmemorar el récord de precios de la gasolina de ese año. La idea se le ocurrió después de llenar el depósito el pasado noviembre y pagar la friolera de 5 euros por litro.

Según una búsqueda en Google, otros vendedores tuvieron la misma idea. El producto ya existía. En lugar de descartar la idea, Ziegler pensó en formas de hacer que su producto destacara: «Pensé: ‘¿hay alguna forma de regalar dinero con este adorno debido a los altos precios de la gasolina? Y entonces se me ocurrió poner un simple agujero en el centro de la lata de gasolina».

Diseñó e imprimió el adorno, lo puso a la venta en Etsy y despegó como no lo había hecho ninguno de sus productos anteriores. «Estaba superemocionado, pero también estresado», reconoce Ziegler. «Ya me estresaba cuando tenía 10 pedidos abiertos en Etsy, pero en ese momento llegué a los 100 pedidos abiertos».

Compró dos impresoras 3D más y las envió a su casa para montar las impresoras y empezar a atender pedidos.

«Establecí dos ciclos de impresión de ocho horas y uno de cuatro, así que imprimía 20 horas al día», explica. «Cuando me iba a trabajar, estaba imprimiendo. Cuando llegaba a casa del trabajo, empezaba a imprimir el de cuatro horas. Cuando me iba a la cama, empezaba a imprimir el de ocho horas».

También convirtió en parte de su rutina matutina pasar por la oficina de correos para enviar los pedidos antes de dirigirse al trabajo.

Antes de poner en venta el adorno, las ventas mensuales de Ziegler eran nulas y ahora habían pasado de un par de cientos de euros al mes a los 1.200 euros.

En noviembre de 2022, hizo 4.000 euros en ventas.

Menos de un año después, a finales de agosto de 2023, ingresó 10.000 euros en una sola semana, principalmente por el adorno de la lata de gasolina, que ahora se etiqueta como «dinero de gasolina» y no incluye el año. Business Insider ha verificado sus ventas mirando las capturas de pantalla de su tablero de Etsy.

Otros productos, como perchas, jaboneras y tarjeteros, le mantienen durante la temporada no navideña. Entre enero y mayo de 2023, «hice una media de 1.400 euros al mes en ventas, lo que sigue estando bien para un hobby». Hizo su primera venta de adornos en mayo y las cosas se han acelerado significativamente a medida que se acerca la temporada de hacer regalos. En septiembre facturó 15.000 euros.

Atrás quedaron los días en los que se estresaba con 10 pedidos pendientes.

«Siempre tengo entre 50 y 200 pedidos abiertos en los que estoy trabajando», afirma Ziegler, que actualmente posee 12 impresoras.

Invierte la mayor parte de sus beneficios en el negocio, que espera ampliar hasta el punto de que le reporte suficientes ingresos pasivos como para poder vivir de ellos.

«El objetivo de la impresión 3D era ganar algo de dinero para poder trabajar la madera», explica Ziegler, que quiere dedicarse específicamente a proyectos con epoxi. «El objetivo es trabajar la madera en el futuro y tener una empresa que genere suficiente dinero para poder dedicarle el mínimo tiempo y el máximo a trabajar la madera».

Miriam Pérez

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *