Cómo liderar equipos en tiempos de teletrabajo: comparte tu pantalla y organiza videollamadas en las que no se hable de trabajo para que los nuevos se sientan incluidos

A pesar de todas las ventajas del trabajo a distancia, existen múltiples inconvenientes.

Si se gestiona mal, el trabajo híbrido -que divide el tiempo de trabajo de las personas entre el hogar y la oficina- puede afectar inadvertidamente a la progresión profesional. Esto, a su vez, puede crear una cultura que favorezca a los hombres frente a las madres trabajadoras, y a los que están presentes frente a los que están a distancia.

Una encuesta tras otra sugiere que los trabajadores más jóvenes, en particular, se sienten frenados por el trabajo a distancia. Esto se debe a que pierden la oportunidad de compartir sus ideas y experiencias, lo que se conoce como momentos «water-cooler«.

La aparición de la variante ómicron ha hecho que algunas empresas –en particular Google– se replanteen sus planes de trabajo para el futuro. El trabajo a distancia a largo plazo podría hacer que esas dificultades se afianzaran si las empresas no tienen cuidado. 

Nick Bloom, profesor de economía de Stanford, lleva dos décadas investigando el impacto del trabajo a distancia y asesora a grandes empresas tecnológicas sobre su regreso a las oficinas. Su propia investigación ha revelado que, en el caso de los trabajadores más jóvenes, la progresión profesional puede verse afectada por el trabajo a distancia. 

Esta semana, en el Festival de Tendencias Globales de Business Insider, Bloom ha hablado sobre los efectos a largo plazo del trabajo desde casa, y ha dado algunos consejos sobre cómo minimizar los desafíos.



Bloom ha afirmado que los directivos y las empresas deben ser «conscientes» a la hora de incorporar a los nuevos trabajadores a distancia. 

Una forma de hacerlo es compartir más la pantalla, ha señalado, cuando un supervisor o los compañeros comparten explícitamente su pantalla a través de una videollamada.

«Efectivamente, en la oficina, estarán mirando por encima de tu hombro cuando estés trabajando», afirma Bloom.

Otro consejo que ha sugerido Bloom ha sido establecer deliberadamente más llamadas «no laborales» para hablar de lo que la gente hace fuera del trabajo. Esto podría incluir hablar de los lugares a los que les gusta viajar o del equipo de fútbol al que apoyan, al igual que harían en la oficina.

Los recién llegados, en particular, deberían intentar ponerse en contacto con la gente nada más incorporarse, para establecer una relación con los colegas antes de que necesiten ayuda explícitamente, ha explicado.

«Si acudo a ti inmediatamente cuando tengo un problema, eso parece muy transaccional», añade Bloom.

Bloom ha dicho anteriormente a Business Insider que las empresas deben evitar dar a los empleados demasiadas opciones sobre sus planes de trabajo a distancia, porque podría hacer que su sistema «se colapse».

Stephen JonesBusiness Insider
LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: