¿Cuál es el mejor negocio para una vida libre?

Voy a centrarme en negocios digitales, porque son más portables que los tradicionales.

Es cierto que, si estás a la cabeza de cualquier negocio autogestionado, de repente, eres libre de utilizar el 90% de tu tiempo y puedes viajar tranquilamente.

Pero creo un negocio autogestionado es seguramente un proyecto de 5 años.

Y no tienes por qué no vivir la vida de un nómada digital antes de estos 5 años.

Hay 4 grandes categorías de negocio:

#1 – Negocios con baja rentabilidad e inversión fuerte: 

Una tienda e-commerce es el típico ejemplo. Tendrás que comprar los productos a los fabricantes —de ahí el margen bajo—, almacenar estos productos y luego enviar los pedidos a la casa de los clientes. Necesitas un almacén o una habitación en tu casa. Necesitas mucho dinero para arrancar. En fin, para mí es un negocio híbrido digital-offline. Complicado por el bajo margen y la complejidad de las operaciones. Si creas tus propios productos, el margen se dispara… pero ya no escala. Quiero algo más digital y menos complicado.

#2 – Negocios con baja rentabilidad e inversión baja: 

Aquí nos encontramos con varios tipos de negocios.

2.1) El dropshipping: básicamente una tienda online sin las operaciones. Márgenes diminutos. Sin dominar el canal de venta digital, es un suicidio. No termino de ver propósito en los negocios que venden productos de gran consumo. Menos aún en la actividad del marketing digital.

2.2) Nichos: otros negocios sin más propósito que el de ganar dinero. Se trata de posicionar blogs de nicho y colocar publicidad o enlaces de afiliación para generar ingresos. Es muy complicado tener un blog de nicho que genere más de 500€/mes…así que ya puedes estar creando tu rebaño de blogs de nicho. Es complejo, es técnico, no hay interacción humana, escribes para engañar a Google. En fin, o eres un hacker… o todo esto no tiene mucho sentido.

2.3) Influencers: en Instagram, Youtube o como podcaster. La idea de es tener una audiencia grande y participativa y hacer acciones con marcas. Son patrocinios, o acciones de Product Placement, colocación de productos en un contenido del Influencer. Son de estos negocios que pueden explotar de la noche a la mañana por una crisis de reputación. Y el hecho de perder el control editorial sobre tu audiencia por 200€ miserables euros, no me parece tampoco especialmente inteligente.

A algunos les va muy bien con este modelo, pero no termino de ver el propósito en esta actividad. Entiendo muy bien a los creadores de contenido. Alguien tiene que pagar la factura de sus horas de trabajo. Yo prefiero que sean mis clientes y no marcas no alineadas con mis valores que lo hagan. Vamos, la base de cualquier negocio: un problema, una solución, un acuerdo entre 2 partes. Uno aporta valor, el otro paga.

2.4) Marketing multinivel:  es la misma idea que el dropshipping… en offline. Un fabricante crea una red de «representantes» cuya misión es la de vender estos productos a sus contactos. Como sea. De nuevo, es un negocio de comisiones, en el que el aporte de valor es nulo. Y además te transformas en el típico pesado que intenta vender Thermomix, Herbalife u Oriflame a sus amigos en las fiestas de pueblo de verano.

Estos negocios no me gustan porque el margen es pequeño y no hay creatividad alguna.

Además, la idea de vender productos a gente que no los necesita, solo porque los conocemos, me parece éticamente perturbadora…

#3 – Negocios con alta rentabilidad e inversión alta: 

Es típicamente el caso del software. La inversión es muy grande y son negocios complejos. Pero una vez que el producto está creado y el canal de venta en marcha con un ROI positivo, la rentabilidad es casi infinita. Estamos en la esencia de los negocios digitales escalables. Me fascina el software, pero no te recomendaría empezar con este tipo de negocios.

Crear un SaaS por ejemplo, como ClickFunnels o Active Campaign, es difícil y muy intensivo en dinero al principio. El crecimiento suele ser lineal y lento. Hazlo cuando seas rico y busques un gran desafío para ocupar tus jornadas. En esta categoría tendríamos también los servicios de Hosting como Raiola. Por aquí también se encontrarían los productos digitales como por ejemplo Thrive Leads, un plugin para WordPress y los temas como Elegantthemes.

En estos casos, los precios son más bajos y hay que vender muchas unidades para que la jugada salga bien. De nuevo, son negocios complejos.

Ni te hablo de las Apps a 0,99€ o 5,99€. Hay que ser muy bueno a nivel operativo para vender muchas unidades de unos productos tan baratos. Son grandes negocios, pero no aptos para novatos.

#4 – Negocios con alta rentabilidad y baja inversión: 

Son mis negocios favoritos.

Y en este video training gratuito te explico cómo crear el tuyo.

Puedes arrancar con lo que tienes, de la noche a la mañana, tienes clientes y eso te da propósito y puedes cobrar un buen dinero prestando el servicio, mucho más que si vendes productos.

4.1) Servicios «llave en mano» para clientes:  cualquier prestación que tú realizas para un cliente. Normalmente orientado hacia una táctica (FB Ads, diseño web, redacción web, community management, etc.). El modelo más goloso es el de la cuota mensual a cambio de una serie de servicios recurrentes. Así, el esfuerzo realizado para la captación de clientes se ve compensado por un ciclo de vida del cliente a veces de 5 años o más (¡60 cuotas mensuales!).

4.2) Consulting y/o coaching 1 a 1:  la idea es empezar a escalar tus servicios llave en mano. ¿Cómo? Pues te quedas con la estrategia. Por ejemplo, definir la estrategia digital de un negocio o la línea editorial en LinkedIn. Y dejas que el cliente ejecute este plan con sus propios recursos. Son proyectos de alto valor que se cobran a precios Premium. Pero suelen ser One Off (un pago único), como el diseño web, por ejemplo.

4.3) Coaching / mentoring grupal: seguimos escalando y, ya que dominamos el consulting en 1 a 1, puedes pasar al coaching / mentoring grupal. Ahí la rentabilidad se dispara porque cada hora de tu tiempo está pagada por los N clientes que forman el grupo al que entregas la prestación del servicio. Dejas de hacer servicios por acompañar a tus clientes.

4.4) Cursos online: el final del camino. La meta, no el arranque. El sistema autoejecutable. Un método paso a paso que el cliente realiza en solitario sin apenas interacciones contigo y tu equipo. Hay que pasar por las fases anteriores de 1 a 1 y 1 a N para crear un curso online que se venda solo. Pero, llegados a este punto, este tipo de modelo de negocio es tan escalable como el software.

Esta categoría de negocios es la más interesante para mí porque lo tiene todo:

  • Propósito porque ayudas a clientes con cara e historia.
  • Vendes conocimientos y experiencia, así que tu negocio es 100% digital y puede viajar contigo allí donde vayas.
  • Maximizas la generación de ingresos, ya que vendes servicios y no productos.
  • Cuando tu audiencia es grande, puedes vender cursos como productos.

Todo me cuadra, ¿a ti no?



Hay 2 preguntas que me hacen siempre las personas metidas en un proceso de reinvención profesional

Pregunta nº1 : Franck, ¿no puedo reinventarme profesionalmente y seguir trabajando por cuenta ajena?

Bueno, depende de lo que busques.

Si crees que únicamente cambiando la materia prima con la que trabajas vas a ser más feliz profesionalmente, adelante. Pero yo no creo que esto sea tu problema. La raíz de tu insatisfacción laboral crónica está en tu estilo de vida actual.

No controlas tus decisiones, ni tu tiempo. Construyes el sueño de otro. Tienes que sufrir horas de atascos semanales por ir a cobrar un cheque a fin de mes y nadie te da las gracias por tu trabajo.

Te sientes inútil.

Mucho me temo que, cambiando de sector o de actividad, te seguirá pasando lo mismo. Ya que te estás reinventando a nivel profesional, deberías cuestionar los atributos de tu trabajo, las formas. No únicamente el fondo (la temática).

Pregunta nº2: Ok, Franck, te entiendo, pero… yo me siento completamente impostor hoy para vender lo que sea a alguien

Aquí hablan tus miedos. La mejor forma de consolidar tu expertise en algo, es enseñando lo que sabes. Te recomiendo lo siguiente: transfórmate en un aprendiz facilitador que comparte con todo el mundo de forma abierta, sus aprendizajes y fracasos en este camino para ser un experto en lo tuyo.

Así te has quitado de un plumazo esta presión inútil de ser experto. En vez de obsesionarte con las figuras visibles, date la vuelta y trata de ayudar a todas las personas que saben menos que tú sobre tu temática. Si has comprado 2 o 3 libros y un par de trainings, son legiones los que saben menos que tú.

Todos arrancamos igual. Esto es como aprender a nadar o hacer bicicleta. Al principio cuesta, luego ya es natural y divertido, y si quieres llevarlo a la excelencia, tendrás que trabajar mucho durante años. Se llama práctica, y es seguramente la rutina más poderosa del universo. Arranca con algo, arranca con miedos, pero, en cualquier caso, no te quedes parado fantaseando tu negocio sin nunca construirlo.

Tus 2 peores enemigos…

Ahora que tienes más claras las distintas opciones de negocios digitales que tienes y que hemos resuelto las dudas más frecuentes, quiero hablarte de los dos principales asesinos en serie de los emprendedores: la falta de claridad y el tiempo al mercado.

Con la falta de claridad, tomas malas decisiones… o dudas todo el rato. Te cargas la mochila de cada vez más trabajo, lo complicas todo, a menudo por querer ser más original, cuando no hay que reinventar la rueda.

La falta de claridad te impide ver tu misión: crees que debes transformarte en un productor de contenidos y te pones a escribir como un poseso. Luego crees que debes dominar la tecnología, así que empiezas con WordPress, sigues con Active Campaign y terminas con los Funnels. Han pasado 3 años y no has hecho más que formarte.

Crees que el Marketing es más importante que tu oferta, y cada 6 meses, compras un nuevo training que te descentra y tumbas lo poco que habías construido.

La falta de claridad te sugiere que debes hacerlo todo tú, aprenderlo todo tú, y te autoinfliges un agobio y un estrés completamente innecesarios.

Basta cambiar la pregunta «cómo…» por «quién…» y todos estos problemas desaparecerán al instante.

De la misma forma que la falta de claridad te deja muy tocado, el tiempo al mercado es la katana que te corta la cabeza.

Zasssccchh Pung… Bong.. Dong…

Silencio de muerte. Si quieres hacer demasiado, demasiado pronto, demasiado solo, la consecuencia va a ser que vas a tardar mucho en lanzar tu oferta al mercado. Y tu dinero se va a esfumar. Tu energía también.

Ningún emprendedor sobrevive a una sequía de clientes de tres años. Ni dos. Ni un año.

Hay una correlación directa entre tiempo al mercado corto y negocios que despeguen. O si quieres verlo de otra forma, entre tiempo al mercado largo y negocios que mueren.

Por eso, la clave es ir embarcando tus primeros clientes… como sea… cuanto antes.

Un fuerte abrazo,

Franck “Propósito, no dinero” SCIPION

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: