El 2024 de los creadores de Twitch España: qué cambiará para ellos

Aunque los términos se emplean de manera casi indistinta, hay quienes proponen matices para distinguir un influencer de un creador de contenidos. Son dos trabajos que funcionan en redes sociales. Comparten un propósito, eso sí: impactar sobre una audiencia.

Pero mientras que los primeros cuentan con cifras masivas de seguidores y persiguen inspirar, convencer y seducir —influir—, los segundos suelen contar con comunidades de seguidores algo más sólidas, cerradas y leales y su contenido suele perseguir entretener.

Tanto dan estos matices: el Gobierno ya ha activado los mecanismos legales para atar en corto a estas nuevas profesiones, a las que también afecta la nueva ley de comunicación audiovisual que se publicó en el BOE en verano de 2022 y sobre la que se están desarrollando ahora mismo los reglamentos pertinentes para que entren en vigor todos sus preceptos.

Con estos mimbres llega un 2024 que será igualmente intenso sobre todo en el ámbito de las personas que se dedican a crear contenido en directo, los famosos streamers de Twitch y de cada vez más plataformas, como TikTok.

Con ese apelativo —el de streamer— se conoce a un sinfín de celebridades digitales que comenzaron en algunos casos a ganar dinero por su trabajo en internet hace algo más de una década, especialmente gracias a plataformas como YouTube —los famosos youtubers—. Muchos de ellos dieron el salto a Twitch, que en 2023 ha visto un resurgimiento de su competencia.

Nada pudo hacer contra la plataforma morada de Amazon ni Mixer —que adquirió Microsoft y cerró en 2020— ni Facebook Gaming —clausurada en 2022—. Suerte desigual tiene YouTube, aunque la plataforma de Google sigue intentando profundizar en el mundo de los directos mientras lo apuesta todo a formatos breves con sus Shorts, con los que compite con TikTok.

En 2023 se ha visto cómo nuevas propuestas como Kick se han intentado hacer hueco en el mercado del streaming de creadores, con sorprendentes contratos millonarios sobre los que muchos creadores, especialmente en el mercado hispanohablante, se han mostrado escépticos. Twitch, a pesar de ello, parece imbatible, aunque la plataforma ha abierto un poco la mano:

Desde hace unos meses, Twitch permite a sus partners hacer directo en otras plataformas de la competencia. Hasta entonces eso era inviable, y el cambio de rumbo ha llevado a que muchos creadores ahora hagan directo simultáneamente en YouTube y en TikTok.

Con esta medida Twitch trataba de aplacar el creciente descontento entre los creadores, que se han convertido en auténticas celebridades internacionales. Es el caso de Ibai Llanos Garatea. El joven vasco ha protagonizado junto a su socio, el exfutbolista Gerard Piqué, el auge de un torneo deportivo con un singular formato de fútbol 7 y que seguramente te sonará: la Kings League.

Llanos venía de ganar durante 3 años consecutivos el premio a mejor streamer del mundo concedido por los Esports Awards. Este año no ha logrado el galardón, que ha ido a parar a Rivers, Samantha Rivera Treviño, una streamer mexicana que combatió en La Velada del Año 3, la gran cita de boxeo amateur —entre creadores— que organiza el propio Llanos desde hace años.

Entre polémicas, salseos, decisiones empresariales y contenidos cada vez más elaborados, el mundo del streaming de creadores de contenido va a vivir un 2024 con intensidad y estas son algunas de las claves para poder comprenderlo.

Una nueva edad de oro para YouTube y más competencia para Twitch

La pandemia fue un boom para los creadores que generan contenido en directo. Twitch vio cómo su techo se rompía acogiendo cada vez a más espectadores —los récords de espectadores simultáneos los ostenta el propio Llanos y en la última edición de La Velada del Año la propia compañía confirmó que el tráfico en red superó los límites técnicos de la firma—.

Sin embargo, en los últimos meses algunos creadores, como Cristinini, ya han advertido un descenso en la audiencia de sus canales. Algunas de las hipótesis que se han puesto sobre la mesa tiene que ver con que los espectadores latinoamericanos están ahora más enfocados a los creadores de su región, lo que inevitablemente se traduce en un descenso de visitas para los españoles.

Indistintamente a ello, cada vez son más los creadores que advierten que en 2024 bajarán el ritmo de directos en la plataforma morada. Algunos ya hacen streaming en TikTok, donde cada vez hay más streamers revelación. Otros, como AuronPlay —una de las leyendas de YouTube— o IlloJuan —uno de los creadores más seguidos de España— ya han avisado de lo propio.

Se centrarán más en YouTube, lo que implica que Twitch podría ver cómo en 2024 las incontables horas de contenido que se producían hasta ahora en su servicio se reducirán ostensiblemente en los próximos meses.

Llega el primer gran relevo generacional en Twitch

Esto también va a incentivar que se dé en Twitch el primer relevo generacional desde que la plataforma forma parte del mainstream de entretenimiento: el propio Ibai viene asegurando desde hace semanas ser consciente de que sus días como el streamer más reivindicado de la esfera hispanohablante están llegando a su fin.

Lo dice sin preocupación y asumiendo cuál será sus futuros roles, más centrados en el ámbito corporativo de sus múltiples proyectos o de los eventos que organice, pero es cierto que no se es número uno toda la vida y que Ibai está más que preparado para hacer ese relevo. En un reciente stream, el propio Llanos compartía que es consciente de que ese giro será muy paulatino.

El triunfo de Rivers en los Esport Awards y la inminente gala de los premios Esland, los premios que los creadores de contenido en directo organizan para su comunidad, podrían poner de relieve que Llanos ha alcanzado su techo tras haber superado en estos años unas cifras de audiencias que, después de todo, continúan siendo imbatibles.

La comunidad de creadores en directo se empieza a tomar más en serio a sí misma

Desde sus inicios, la comunidad de youtubers y streamers ha tenido el sambenito de gente joven haciendo mucho dinero de forma poco profesional. En cierto modo es una situación lógica y consecuente: ellos inventaron el negocio, y nadie entonces sabía cómo funcionaba.

Ese sambenito ha ido decayendo en los últimos años. En la pandemia muchos jugadores de fútbol se interesaron por el formato, y lo abrazaron con naturalidad. De noches enteras jugando al Among Us a participar en clubes de deportes electrónicos, cada vez se ensancha más y más el mercado del videojuego y de los e-sports, por no hablar de los eventos especiales de los últimos años.

Series entre streamers, celebridades participando de las iniciativas de grandes creadores de contenido, cada vez más agencias de represenación, productoras, estudios de desarrollo. La industria del streaming está generando dinero y puestos de trabajo, pero el problema es que todavía hay bastantes creadores que no son conscientes de lo que están consiguiendo.

Buena prueba de ello está en los Esland, la iniciativa de premios al sector que organizó hace ya dos años uno de los creadores más populares de España, TheGrefg. Tras las polémicas de sus anteriores dos ediciones —en España y en México—, estos premios recalan ahora en Andorra con un sonado cambio de formato.

En la organización de los Esland participa ahora Pol Turrents, conocido como polispol, streamer de 47 años que conoce bien el mundo audiovisual tras llevar años trabajando en el cine y la televisión. Precisamente es su conocimiento lo que ha puesto al servicio de la comunidad de streamers para reconvertir a estos premios Esland en unos galardones a los creadores de contenido en directo.

De esta forma se evitarán polémicas pasadas y los premios podrán diferenciarse de otros premios para influencers, como los premios Ídolos que promovió la influencer Dulceida.

Creadores y plataformas tratarán de marcar distancia con la televisión y otros medios

En esta tesitura, el 2024 de Twitch y de las otras plataformas en las que creadores hacen streaming estará marcado por una mayor diversificación de los contenidos. La comunidad está hastiada de series de creadores que no aportan demasiadas innovaciones y el éxito de la Kings League ha puesto en valor que estas plataformas van mucho más allá del ámbito de los videojuegos.

El propio Ibai Llanos se quejaba hace unos días en una conversación en directo con polispol (Pol Turrents) de un comentario que cada vez se oye más en este sector: el streaming de contenidos se parece cada vez más a la tele. Llanos no está de acuerdo: «Ni por tiempos ni por los que estamos aquí se parece a la televisión».

«La manera de acercarse a los proyectos, de generar un contenido, es muy diferente. Y esa discusión de si somos competencia o no, cualquier producto audiovisual es competencia. También es competencia Netflix, HBO o TikTok. Realmente es más competencia para una televisión TikTok que Twitch, porque el perfil de gente que nos ve es muy diferente», recalcaba Turrents.

«Además una cosa que las televisiones han abandonado durante muchísimo tiempo es la gente más joven», enfatizó. «La escena musica que se mueve en Twitch, ¿cuándo la has escuchado en televisión?». «Aparte de eso, Pol, yo hoy estaba viendo Telecinco y hay gente que lleva en la tele 40 años», respondía Ibai. «Es difícil conectar con la audiencia joven».

Eso sí, «ni las televisiones odian a los streamers ni los streamers odian a la televisión», recalcaron ambos.

Qué pasará entre las comunidades latinoamericana y española: habrá o no cisma

Una de las últimas polémicas que se han vivido en 2023 en el mundo del streaming de creadores de contenido ha sido el del distanciamiento que están viviendo las comunidades latinoamericana y española. Hasta ahora, ambas iban juntas de la mano en lo que dentro de Twitch, como compañía, se había entendido como la comunidad hispanohablante.

Por su peso y relevancia, la comunidad hispanohablante es una de las más activas en el mundo del streaming, a veces compitiendo cuando no superando la comunidad anglosajona. Los eventos y los récords de audiencia provocaron, sin ir más lejos, que el CEO de Twitch hiciese un hueco en su agenda para ser entrevistado en directo en el canal de Ibai Llanos.

Los últimos acontecimientos parecen estar reflejando un distanciamiento entre ambas comunidades. La polémica se ha recrudecido con el estreno del último Rewind Hispano. La historia tiene su miga: YouTube hacía —hasta hace unos años— un vídeo conmemorativo y resumen de todo lo que había dado de sí la plataforma en los 365 días que se estaban despidiendo.

Un youtuber español, Alec Hernández, más conocido como Alecmolon, pasó a hacer su propia versión del Rewind más centrado en la comunidad hispanohablante de YouTube y Twitch. Con tan solo 22 años, Hernández ha dirigido producciones de una factura holgadamente profesional gracias a la ayuda y financiación del resto de creadores.

Sin embargo, el reciente estreno del Rewind Hispano de 2023 ha levantado ampollas, al entender la comunidad latinoamericana que se han producido sonoras ausencias. Todo ello, a pesar de que el equipo de Alecmolon tuvo una célula en México centrada en grabar a los creadores latinos.

La polémica podría remontarse incluso a La Velada del Año de Ibai del pasado mes de julio. Uno de los combates implicaban a la mexicana Samy Rivers y a la española Marina Rivers, especializada en la creación de contenido en TikTok. El suyo fue un combate apasionante y reñido, pero el resultado no satisfizo a la comunidad latinoamericana y se llegó a denunciar un «tongo».

2024 va a ser un año clave a la hora de detectar si el cisma entre las comunidades hispanas sigue aumentándose o si hay una reconciliación entre hispanohablantes.

Mientras tanto, creadores e influencers se preparan para cumplir la ley en España

Para el Gobierno no hay distinciones entre influencers y creadores de contenido: serán considerados usuarios de especial relevancia en plataformas de intercambio de vídeo —el término legal con el que se conocen en la Unión Europea a plataformas como YouTube, TikTok, Instagram o Twitch, entre otras— siempre y cuando cumplan una serie de requisitos.

Hace unos días el Gobierno creó, vía real decreto, el esperado registro de usuarios de especial relevancia. De esta forma se desarrolla la ley de comunicación audiovisual de 2022. Y mediante real decreto el Ejecutivo anunciará la normativa con la que los creadores e influencers serán considerados como tales.

Hace días El Mundo avanzaba que el Ministerio de Transformación Digital ultima ese real decreto con los requisitos.

El propio Ministerio cerró también hace unos días una consulta pública con la que preguntaba al mercado cuál sería el umbral razonable: la primera aproximación partía de que serían usuarios que facturaran al menos 500.000 euros al año por su actividad audiovisual, y tuvieran al menos dos millones de seguidores en la plataforma en la que trabaje.

La regulación de los creadores e influencers bajo la normativa audiovisual no es una cosa que suceda únicamente en España: viene de una directiva europea ya transpuesta en la legislación nacional. La ley de comunicación audiovisual, de hecho, prevé sanciones de entre 60.000 y 1,5 millones de euros.

Alberto R. Aguiar

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *