¿Es el coworking sólo para privilegiados?

Cada vez son más las empresas y los autónomos que en lugar de apostar por el teletrabajo desde sus hogares u oficinas físicas, encuentran en los coworkings lugares en los que trabajar fuera del entorno habitual. Los emprendedores y las empresas emergentes aprecian que estos espacios ofrezcan alquileres y tasas a corto plazo, y los autónmos que trabajan solos agradecen la sensación de comunidad. En estos enclaves no hay jerarquías de empresa (puedes compartir mesa con un director o con un informático) y cada uno se marca sus horarios sin las distracciones que el hogar brinda.

«El coworking ofrece un entorno de trabajo colaborativo que fomenta la interacción y el networking»

El informe el Estado del Coworking en España 2021/2022 indica que en España, el coworking experimentó en 2021 un crecimiento del 39 % hasta alcanzar 131 millones de facturación. “Cada vez más personas optan por el coworking porque ofrece un entorno de trabajo colaborativo que fomenta la interacción y el networking, lo que puede llevar a generar oportunidades de colaboración y crecimiento profesional. Además, proporciona un ambiente estimulante y creativo que a muchas personas les ayuda a aumentar la productividad y su propia motivación”, explica Sandra Polo, experta en conciliación, bienestar corporativo e igualdad en Vivofácil. “Muchas de las personas que actualmente trabajan en espacio coworking son profesionales independientes que valoran estar en un entorno en el que agudizan su creatividad. Muchos coworkers llegan incluso a sentir en este espacio una cultura corporativa propia de aquellas empresas que cuidan del bienestar de sus empleados y empleadas”, comenta.

Las ventajas para las compañías

Al mismo tiempo, cada vez son más las empresas que apuestan por oficinas ‘open space’. Cloudworks ha establecido más de 50 alianzas con otras empresas para ofrecer descuentos exclusivos en fitness, salud, alimentación y movilidad, algo que resulta sugerente para aquellas compañías que quieren ampliar su oferta de beneficios corporativos para sus trabajadores. Verónica González Jöhnk, Marketing & Communications Manager de Cloudworks, explica que algunas empresas valoran la capacidad de adaptarnos ágilmente a sus necesidades. “Podemos responder a sus demandas de crecimiento o cambio de ubicación en plazos cortos de tiempo, algo muy valorado en un entorno tan cambiante como el actual. Además de esto, nuestros servicios resultan un 20% más rentables que el mantenimiento de una oficina tradicional por cuenta propia”. Asegura que en la actualidad, los profesionales altamente cualificados y demandados prestan especial atención a los beneficios que las empresas les ofrecen y a sus ambientes de trabajo. Los espacios de coworking tienen un papel crucial en este aspecto, porque cuentan con entornos dinámicos y facilitan las conexiones con otros profesionales.

El precio de trabajar en compañía

Sin embargo, sus tarifas no son aptas para todos los bolsillos. Según un estudio puesto en marcha por Forcadell, una mesa fija en un coworking en el centro de Madrid tiene un precio medio de 311 euros, mientras que que en el núcleo de Barcelona alcanza los 300,7 euros. Las modalidades de ‘hot desk’, que no cuentan con mesas fijas, tienen un precio de 223,5 euros en la capital y de 203 euros en la Ciudad Condal.

«Hay planes flexibles para que el autónomo pague sólo por el tiempo que utiliza el espacio»

Lo cierto es que los autónomos, ya ahogados con la tasa de autónomos, se pueden sentir maniatados a la hora de tener que pagar además por un lugar para trabajar… ¿Hay fórmulas para poder adaptarse sin que el coworking suponga un ahogo económico? “Para los autónomos, el costo del coworking puede ser una preocupación legítima. Sin embargo, existen estrategias para hacerlo más asequible. Algunos coworkings ofrecen planes flexibles que permiten a los autónomos pagar sólo por el tiempo que utilizan el espacio. También pueden buscar espacios de coworking en ubicaciones más económicas o considerar la posibilidad de compartir un espacio con otros autónomos para reducir los gastos”, dice Manuel Zea, fundador de CoworkingSpain.es, que explica que algunos programas gubernamentales y organizaciones ofrecen subvenciones o descuentos para autónomos que optan por trabajar en espacios de coworking como parte de sus esfuerzos para fomentar la innovación y el emprendimiento. “Existen múltiples modalidades de contratación flexible, desde pases por días o semanas hasta el acceso a salas de reuniones para un uso puntual o la combinación del trabajo desde casa. También ofrecemos contratos de mes a mes para responder a los posibles cambios que puedan tener nuestros miembros”, añade Verónica González Jöhnk.

Xavier Bassons, CEO de Monday, explica que la compañía intenta adaptarse a todas las necesidades, con planes y precios de alquiler competitivos adaptados a cada usuario. “En el caso de Monday, los distintos espacios se comercializarán bajo tres modalidades accesibles diferentes: Hot Desk (mesa flexible en zona común), Fixed Desk (mesa asignada en zona compartida) y oficina privada. También contamos con pases diarios (Daily Pass) o semanales (Weekly Pass), dos modalidades más económicas y asequibles a todos los bolsillos, para aquellas personas que solo precisan de una sala o espacio en momentos puntuales para trabajar o realizar cualquier tipo de reunión con personas externas”, asegura.

Salud mental, networking e incluso diversión

Como hemos señalado, los espacios de coworking brindan la oportunidad de interactuar con otros profesionales, algo que puede promover el networking, un asunto esencial para muchos autónomos.De hecho, esta temporada está marcada por el regreso de los afterworks, con espacios como el bar de la terraza del madrileño Hotel Fénix, que cada jueves organiza la fiesta AfterFénix , ideal para compartir cócteles y experiencias y hacer del afterwork una experiencia única.

Aunque el teletrabajo es una fórmula que muchas empresas temen, en realidad trabajar fuera de casa tiene ventajas para la salud mental. Así lo indica un informe de Gallup de 2022, que señaló que las personas que tienen un mejor amigo en el trabajo están más comprometidas que las que no lo tienen, son más propensos a innovar y compartir ideas, realizan más trabajo en menos tiempo y se divierten más.

Sin embargo, si vendemos a los autónomos los coworking como refugios para trabajar sin verse presos de la soledad, ¿acaso no estamos poniendo una responsabilidad más a sus espaldas, al sentirse quizás mal por no poder pagar más de 300 euros al mes para poder trabajar? “Lo importante, como siempre, es poder disponer de la alternativa que nos posibilite ejercer nuestra profesión de la manera que más se ajuste a nuestro momento actual como persona. Es por ello que la flexibilidad laboral es actualmente uno de los requisitos más demandados por los profesionales”, explica Sandra Polo. “Aunque de manera individual cada una de nosotros, como personas, somos responsables de encontrar nuestros mecanismos para conciliar, aquellas empresas y entidades que promueven políticas de conciliación y bienestar atraen y fidelizan emocionalmente tanto a empleados como a clientes. Por eso, poner a disposición de nuestros colaboradores internos y externos servicios que les ayuden en su día a día, como el cuidado de personas mayores, hijos/as, mascotas, o las consultas médicas y legales, entre otros, tiene cada vez más recorrido en empresas e instituciones socialmente responsables”, dice.

Marita Alonso

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *