Esta youtuber ha ganado más de 30.000 euros con la venta de un curso: cómo analizó la demanda, creó una necesidad y la comercializó con éxito

Cuando la pandemia afectó los ingresos publicitarios de muchos influencers a principios de 2020, algunos comenzaron a explorar nuevas formas de ganar dinero directamente de los fanáticos, mientras se quedaban en casa.

Para Erika Kullberg, una abogada que dirige un canal de YouTube de finanzas personales con 76.000 suscriptores, los ingresos por publicidad de YouTube se volvieron impredecibles el año pasado.

Kullberg creó su canal de YouTube en 2019 y filma videos sobre finanzas personales, ingresos pasivos, inversiones y actualizaciones de paquetes de estímulo, consiguiendo sus principales fuentes de ingresos a través de los anuncios colocados en Google, los ingresos de los afiliados y los patrocinios de marcas.

Pero en noviembre, decidió crear un curso sobre cómo dominar YouTube, después de recibir preguntas de seguidores y personas en su vida sobre cómo iniciar un canal. 

«También me gustó que un curso fuera una fuente de ingresos pasivos», ha explicado Kullberg a Business Insider. «Tendría que dedicar tiempo al principio para crearlo, pero luego sería esencialmente pasivo, aparte de las consultas ocasionales de servicio al cliente».

Los temas que cubre dentro de su curso incluyen: 

  • Cómo negociar un acuerdo de marca. 
  • Una lista de 100 empresas que patrocinan videos de YouTube.
  • Cómo crear buenos títulos e imágenes en miniatura.

Kullberg cobra unos 420 euros por el curso; desde su lanzamiento, más de 100 personas se han inscrito y ella ha ganado más de 30.000 euros, según ha concretado –Business Insider ha podido verificar estas ventas con la documentación proporcionada por Kullberg–. 

«Mi consejo para cualquier creador que esté considerando un curso es validar la idea antes de crear el curso completo», ha asegurado. «Puede comenzar pidiendo a su audiencia que evalúe si habría algún interés; luego, puede pre-vender el curso».



Cómo lanzar y vender un curso

Kullberg vendió el curso por 250 euros (un descuento de 150 euros) antes de crearlo para comprender cuántas personas estarían interesadas en comprarlo, tal y como ha añadido.

«Tuve un período de preventa de un mes en el que ofrecí un descuento especial a quienes reservaron mi curso de YouTube», ha señalado. «Si nadie hacía un pedido por adelantado, esa sería mi señal de que no existía demanda; lo opuesto a lo que hacen algunas personas, que es pasar horas y horas creando un curso y luego tratando de venderlo, solo para descubrir, a veces, que no es interesante».

De esta forma, para vender el curso, creó una página web simple que mostraba el plan de estudios del curso para los pedidos por adelantado.

Los influencers utilizan diferentes plataformas para ayudarse a vender cursos en línea y ganar dinero directamente de sus seguidores; Kullberg vende su curso en Podia, una plataforma todo en uno para vender cursos empaquetados, descargas digitales (como libros electrónicos), diferentes niveles de membresía y con la capacidad de albergar seminarios web. 

Dentro de su curso, hay más de 90 lecciones y la mayoría de ellas duran menos de 5 minutos. Para cada uno, primero delinea y escribe una serie de lecciones y luego las registra en lotes para ayudar a ahorrar tiempo. En general, Kullberg ha confirmado que pasó un total de 120 horas creando el curso de YouTube.

Para organizar el curso, Kullberg utilizó Asana, el software de productividad del equipo, durante la fase de planificación, lo que le permitió arrastrar y soltar diferentes lecciones en la estructura final del curso.

«Recomiendo crear un PDF descargable gratuito relacionado con el tema de su curso y promover el enlace para descargar ese PDF en sus redes sociales», ha agregado. «Es más probable que la gente opte por un obsequio que por ir directamente a una compra, ya que este obsequio permitirá recopilar sus correos electrónicos y enviarles promociones del propio curso».

Kullberg cree que una lista de correo electrónico es el activo más valioso que puede tener un creador, ya que le ofrece a este una línea directa de acceso a su audiencia, tal y como ha asegurado.

«Pienso en otras plataformas, como YouTube, como terrenos alquilados», ha añadido Kullberg. «El algoritmo de YouTube controla el alcance; durante los últimos 6 meses, me he centrado mucho más en hacer crecer mi lista de correo electrónico y, ahora, la he aumentado a más de 20.000».

Para hacer crecer su lista de correo electrónico, creó un PDF gratuito de 12 páginas con algunos consejos relacionados con YouTube. Sus seguidores pueden descargar la guía en su sitio web y, una vez que lo hagan, ella les enviará una serie de correos electrónicos con consejos adicionales de YouTube, aparte de promocionar su curso.

«Descubrí que esto da como resultado conversiones más altas, en lugar de tratar de vender el curso directamente», ha concluido.

Amanda PerelliBusiness Insider
LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: