este ‘finfluencer’ español de 22 años con 1,2 millones de seguidores triunfa aconsejando sobre finanzas personales e inversión

Ser creador de contenido en redes sociales como TikTok, Instagram o YouTube está de moda. Todo el mundo sueña con ser influencer, ¿pero cómo es en realidad?

Influencers de todo tipo han ocupado su espacio en estas plataformas y suponen un altavoz perfecto para los jóvenes. Los mensajes calan mucho más rápido. Son nuevos referentes.

Ahora también en el mundo financiero.

En la era de la pandemia han emergido distintos creadores de contenido con el fin de aumentar los conocimientos financieros de los usuarios. En esencia, democratizar la economía para que el consumidor no incurra en errores habituales, tales como perder el dinero invirtiendo en productos arriesgados o, incluso, dejar los ahorros inmovilizados.



Los finfluencers, término que aúna los conceptos “influencer” y “finanzas”, están llamando a la puerta. Y la están derribando. Ya son millones de españoles los que a través de sus dispositivos móviles consumen temas financieros desde la base del entretenimiento.

Gabriel García, conocido en TikTok como @gabrielgarciax y en Instagram como gabriel.garciax, es una de esas figuras que se ha viralizado en las principales redes sociales gracias a su contenido divulgativo.

Con tan solo 22 años llega ya a 1,3 millones de usuarios en la plataforma china y hasta más de 500.000 usuarios en la app de Meta. 

De la afición temprana por la economía al salto para crear contenido en redes

García dice que la afición por la economía le viene desde bien temprano.

“Con 13 años empecé a comprender lo importante que era tener cuidado con el dinero y que tenerlo se traducía en poder tener cierta tranquilidad y capacidad de elegir. Fue entonces cuando comencé a ver vídeos, informarme y leer mucho sobre finanzas, ya que por suerte está casi todo lo necesario en internet de forma gratuita”, asegura.

La aparición de TikTok y otras redes como Instagram han generado la posibilidad de llegar a mucha gente. En definitiva, mediatizarse a gran escala y ser más conocido.

Como suele ocurrir con actores, cantantes, o influencers de otros ámbitos, siempre surge la duda de si esa “fama” puede cambiar al protagonista.

“Por un lado, sí me ha cambiado la vida, pero por el otro, no”, comienza argumentando García.

“En la parte del sí, porque en las redes sociales he conocido el potencial de llegar a mucha gente con intereses y valores similares a los tuyos y poder crear una comunidad… Gracias a mi alcance he llegado a conocer gente del mundo de las finanzas realmente interesante”, asegura.

Sin embargo, en la parte opuesta dice que sigue siendo la misma persona de siempre: “Sigo viviendo como hasta ahora, porque una cosa es tener seguidores y otra tener influencia”.

García señala que su día a día no ha cambiado. “Sigo desayunando cereales con leche, quedando con mis amigos de siempre, y un largo etcétera, por lo que mi rutina tampoco es que haya dado un giro de 180 grados”, afirma.

El influencer financiero incide en que, para llegar a impactar positivamente en la gente se ha de conocer cómo puede calar mejor el mensaje y las opiniones. “Actualmente, no considero que influencie como tal, aunque sume casi 2 millones de seguidores, ya que es pronto para afirmar tal cosa”, aborda desde la humildad.

“Mi objetivo es ayudar a la gente a ser responsable con sus finanzas, que aprendan a invertir por sí mismos y que puedan aprender todo esto de la manera más sencilla posible, de modo que, cuando lo consiga, entonces consideraré que he hecho mi trabajo y que he logrado tener la influencia que pretendo con este proyecto”, analiza.

Gran parte de las necesidades de los usuarios llega de la mano de subsanar sus fallos con el dinero. “Los principales son tener controlados los gastos, pensar que invertir es apostar o es cosa de ricos y, sobre todo, no tener apenas educación financiera, aunque esto muchas veces no sea culpa de ellos”, enumera García.

Ante esta idea, describe que sus seguidores son muy agradecidos con esta divulgación financiera, mediante la creación de contenido didáctico a la par que entretenido.

“En parte creo que se debe a que, al haber tanto vendehúmos, gurús y publicidad fraudulenta en estas redes, de verdad se agradece cuando uno encuentra a alguien que crea contenido de calidad explicando distintos temas de manera sana”, asevera.

De la dedicación plena a la divulgación financiera y a la monetización

García tiene ese objetivo de llegar a aquellos que no tienen los conocimientos adecuados en finanzas por las carencias formativas en la educación primaria, segundaria, e incluso universitaria.

Por eso dedica todo su tiempo a diferentes proyectos, entre los que se encuentra también su canal de YouTube, o su ebook gratuito que acumula ya más de 100.000 descargas.

“La creación de contenido es tan amplia que estoy metido en varios proyectos distintos… No solo soy un tiktoker ni un instagramer, me siento más cómodo con la definición de divulgador que con la de influencer, ya que mi objetivo se centra en la educación financiera”, reflexiona.

“Podría decirse que estoy 100% dedicado a proyectos relacionados con la divulgación de contenido financiero”, agrega.

La monetización vía visualizaciones en TikTok, según apunta, es más bien baja. «Quizás con lo que he ganado en TikTok me dé para salir a cenar un par de veces y poco más… Estas redes sociales no son como YouTube que sí paga mejor», describe. «Ahí la única fuente de ingresos que puedes tener es a través de realizar campañas publicitarias», incide.

Los consejos aplicados en primera persona: el ahorro del 70% al 80% de lo que ingresa

García ofrece recomendaciones en muchos de sus vídeos ligadas al ahorro. La cuestión es si son consejos que termina aplicándose en primera persona.

“Gracias a la familia en la que nací y crecí he tenido siempre presente el valor del dinero y la importancia de ahorrar, por lo que realmente eso se lo debo a mis padres más que a los libros o artículos que haya podido leer más adelante”, inicia.

En cuanto a sus ahorros, dice que, debido a que sus ingresos varían bastante, es capaz de ahorrar entre un “70% y un 80%” de su facturación. 

“Es cierto que de ahí luego sale el dinero para invertir, por lo que no todo es ahorro como tal”, matiza.

Héctor Chamizo
LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.