Estos ‘influencers’ no son millonarios, pero también se ganan la vida haciendo vídeos para las plataformas audiovisuales

Los youtubers ya no son solo youtubers o influencers, ahora son creadores de contenido. De hecho, cuentan con toda una industria millonaria detrás, la llamada «economía de los creadores» o “economía de la pasión”.

Nombres como Ibai Llanos, AuronPlay o El Rubius son mundialmente conocidos y obtienen altísimos ingresos por sus vídeos. Sin embargo, no hace falta tener millones de seguidores para poder vivir exclusivamente de esta industria.

Existe una “segunda división” de creadores de contenido, que poco a poco se están profesionalizando. No ganan millones de euros y viven de la publicidad de las marcas. Muchos compaginan su actividad en plataformas como YouTube, Twitch, TikTok o Instagram con diferentes trabajos a medida que escalan y crecen en número de seguidores.

Un ejemplo de esto es la creadora de contenido La Pelo —su nombre real es un misterio y prefiere que la conozcan por su apodo artístico—. Hasta hace poco, trabajaba como cajera en un supermercado. Comenzó a hacer vídeos en YouTube hace 3 años, ahora le siguen 245.000 personas y se ha podido comprar una casa con sus ingresos como youtuber.

La Pelo asegura a Business Insider España que desde su primer vídeo que se convirtió en viral, los seguidores crecieron como la espuma. También explica que le costó gestionar todo ese éxito repentino.

“No supe cómo administrar eso. No sabía si se cobraba, si no se cobraba. Cómo ganar dinero. Podía dedicarme exclusivamente a YouTube, los números me salían, pero estaba bastante asustada de dejarlo todo y ponerme a hacer vídeos”.

“Yo trabajaba de cajera y en un momento dado, las cajas empezaron a no cuadrarme, daba mal las vueltas, me sobraba dinero. Mi cabeza estaba en los vídeos de YouTube. Llegó un punto que dije; no puedo dedicarme a otra cosa que no sea hacer vídeos porque no voy a estar al cien por cien”, cuenta la influencer.

Una creadora de contenido que no se dedica exclusivamente a las redes sociales es Paula Colino. Una chica de 26 años que compagina su trabajo en una agencia de marketing digital, con la elaboración de vídeos de moda y lifestyle tanto varias plataformas. En YouTube tiene más de 114.000 seguidores.

“Yo trabajo de 9.00 a 18.00 en un trabajo normal, y se hace difícil compaginar esto con YouTube. No tengo mucho tiempo para grabar o hacer vídeos. Obviamente que me encantaría poder dedicarme solo a crear contenido, pero ahora es un hobby”.



La mayoría de estos creadores dependen de la publicidad.

En España se estima que hay alrededor de 7.500 creadores de contenido profesionales —aquellos con más de 100.000 seguidores— que pueden vivir exclusivamente de generar contenido en las plataformas audiovisuales, según los datos de la agencia 2btube extraídos de Tubular Labs.

Sin embargo, la gran mayoría de creadores que todavía no cuentan con una comunidad de millones de seguidores, dependen de la publicidad y las marcas para sobrevivir. 

“Yo ahora mismo voy 50/50 entre lo que gano con los vídeos de Facebook y YouTube, y las colaboraciones con las marcas” explica La Pelo.

Paula Colino señala que sus ingresos no son igual todos los meses. “Va variando, pero si me permite sacar un dinero extra”.

Plataformas como Facebook, Instagram o incluso TikTok han lanzado recientemente planes de monetización para atraer talento y ser más atractivas de cara a los creadores de contenido. Pero la realidad es que todavía queda un camino largo por recorrer para que estos influencers no dependan de la publicidad.

“Está claro que hay gente que consigue vivir de esto, pero no es la mayoría. Eso sí, los que lo hacen, tienen que dedicar jornadas completas de trabajo a sus canales. No es simplemente hacer un post, es trabajar de lunes a viernes o incluso de lunes a domingo” explica a Business Insider España Blanca Formariz, directora de operaciones de 2btube y presidenta de la Comisión de Influencers de IAB Spain.

2btube es una agencia que representa a creadores de contenido y que colabora con empresas que quieren llegar a nuevas audiencias online a través de las plataformas digitales como YouTube o Instagram. Esta agencia cuenta con más de 500 creadores en cartera, algunos tan famosos como EncufeTV de 24 millones de seguidores en YouTube o Draw My Life en Español con 4,3 millones.

A menudo, estas agencias suponen el impulso que los creadores de contenido más noveles necesitan para profesionalizarse. ¿Cuánto se cobra por un post? ¿Qué contrato se ha de firmar? ¿Cómo sabe realmente un creador de contenido que lo que le paga una marca es justo? En este tipo de cuestiones intervienen las agencias.

“No hay un número exacto de seguidores. Hay gente que con 20.000 ya está viviendo de esto y otra gente que con 300.000 no se atreve. Creo que es un proceso interno importante. Al fin y al cabo supone dejar tu anterior trabajo, y hay meses que puede ir muy bien y el siguiente facturar 0 euros”, asegura Álvaro Blanco, director de la agencia de representación de influencers Native Talents. 

Hace tiempo que las marcas entendieron que los creadores de contenido eran un nicho de mercado importante. Tampoco es nada nuevo, en el pasado se utilizaban actores, actrices y modelos para promocionar cualquier producto. Eran los influencers de la época.

¿Cuánto puede ganar un creador de contenido?

Depende mucho de su número de seguidores, del nivel de engagement de su cuenta, del tipo de contenido que haga, o de la campaña para la que está destinada la promoción que va a hacer.

“Un perfil de que tenga entre 150.000 y 200.000 seguidores puede cobrar el post a 1.500 o 2.000 euros aproximadamente”, apunta Álvaro Blanco.“También hay perfiles que son más caros porque son mucho más nicho, aunque tenga menos seguidores”, añade.

“Por una story en Instagram yo puedo ganar 200 euros, pero a veces no es solo dinero, las marcas también te pueden dar productos”, cuenta La Pelo.

Paula Colino asegura que una colaboración con una marca en un perfil como el suyo en YouTube, puede rondar los 400 o 500 euros por vídeo.

Una de las claves por las que las marcan apuestan por promocionar sus productos en estas plataformas de la mano de los creadores de contenido es que son capaces de medir al milímetro el impacto de sus campañas, algo que en los soportes tradicionales no se logra con tanta exactitud.

Los datos y las métricas son los últimos aliados de los anunciantes, que muchas veces no solo buscan creadores con un gran volumen de seguidores, sino que los llamados influencers, sean capaces realmente de influir. 

“A las marcas no les sirve de nada tener a alguien con 10 millones de seguidores que cada publicación lo ven solamente 100 personas. Hay perfiles con 5.000 seguidores que cada publicación recibe 5.000 me gustas. El ratio de engagement en el segundo es mucho más positivo” explica Blanca Formariz.

Esta es una de las claves del nuevo marketing de influencers. En la agencia 2btube por ejemplo, tienen un equipo de scouting que se dedica a rastrear talentos digitales que puedan aportar valor a las marcas con las que colaboran, aunque no tengan millones de seguidores.

La industria de los creadores de contenido continúa creciendo a un ritmo imparable. Durante el año 2021 ha registrado una inversión de 1.300 millones de dólares (alrededor de 1.090 millones de euros) en todo el mundo según datos de CB Insights. Esto supone 3 veces más que las cifras del pasado año.

“Esto está en pleno auge, vamos a aprovecharlo. ¿Qué el día de mañana nos aburrimos nosotros de esto o cambia todo? Pues ya se verá. Yo no tengo ningún tipo de preocupación en este sentido”, asegura La Pelo. “La casa ya la tengo”.

Lucas Gª Alcalde

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: