Gané casi 1 millón de euros el año pasado creando cursos de redacción publicitaria online: así es mi trabajo

He ido amasando mi fortuna a partir de mis defectos, siendo la pereza el dominante. Solo en 2020, gané un millón de dólares (unos 835.000 euros) a través de mi negocio de redacción publicitaria, utilizando la pereza como un factor clave en mi éxito.

Me considero una «experta en redacción publicitaria» porque no trabajo por cuenta ajena. Retiré mis servicios y ahora solo ofrezco contenido online: 2 cursillos disponibles durante todo el año que ayudan a las personas a crear excelentes correos electrónicos, biografías y páginas sobre información, y 2 cursos de más tiempo de redacción de textos publicitarios por correo electrónico descargables con períodos de inscripción abiertos y cerrados, y una suscripción anual llamada Shrimp Club donde los miembros pueden obtener mi opinión personal sobre su contenido y negocios.

Cómo encontré mi nicho

Ganar dinero vendiendo cursos, tener un grupo de suscriptores y esforzarse por convertirse en el mejor socio afiliado no suena muy «perezoso», pero considero que es un trabajo que se hace por adelantado y que da sus frutos más adelante.

Inicialmente, no me propuse ser redactora publicitaria. En 1992, a los 22 años, me convertí en pasante en SPY Magazine. Un año después, comencé a escribir publirreportajes para que los anunciantes compraran espacio en las revistas SPY y New York Magazines, y me di cuenta de que se me daba bastante bien.

2 años después, conseguí el trabajo de mis sueños escribiendo promociones para VH1, luego me contrataron en Nick @ Nite en 1995 para hacer lo mismo. Siempre había querido que me pagaran por ver la televisión, y esto se parecía bastante. Pasé muchos años con NickelodeonNick @ Nite y TV Land como mi base de operaciones, y luego me diversifiqué para trabajar para otras cadenas, BravoFandangoHBONBC y más, de forma independiente.

Cómo pasé a ser autónoma

En 2009, creé mi primera página web para alojar mis anuncios de televisión y atraer nuevos clientes para ese trabajo. En ese momento, mi amiga Marie Forleo me enseñó a usar un formulario de suscripción en mi página para comenzar a crear una lista de correo electrónico, aunque no sabía muy bien cuál sería su utilidad.

Ese año, también me invitó a hablar sobre redacción publicitaria en su primer evento en vivo para emprendedores. Después de esa ponencia, la gente comenzó a acercarse a mí para pedirme ayuda con su página web y el texto de marketing, así que comencé a aceptar clientes privados que no eran de televisión.

En 2015, Marie y yo creamos Copy Cure, un curso de redacción publicitaria para autónomos y propietarios de pequeñas empresas que desean encontrar su voz y usarla para vender. El curso me dio mucha exposición y ayudó a hacer crecer mi lista de correo electrónico.

Estos pasos me obligaron a admitir lo que quería en mi carrera. No se trataba de asumir el trabajo del cliente, sino de ganar mucho dinero escribiendo, expresándome y vendiendo mis productos en lugar de los de otra persona.

Cómo empecé a cobrar por hacer algo que me permitía ser yo misma

Para lograrlo, comencé a rehacer mi trabajo para hacerme más visible. Empecé a enviar correos electrónicos a mi lista de contactos de manera constante, presentándome para conciertos y publicaciones como invitada en medios online.

Descubrí que era buena socia afiliada para los cursos, lo que significaba que se me daba bien vender. Utilicé mis habilidades para vender un cursillo que había creado sobre marketing por correo electrónico y redacción de textos publicitarios llamado 60 Minute Makeovers. Originalmente costaba 49 dólares (unos 41 euros), pero desde entonces lo he reforzado y he duplicado el precio a 99 dólares (unos 82 euros).

A finales de 2018, comencé a enviar correos electrónicos a mi lista 3 veces por semana y a mencionar mi cursillo regularmente en mis correos electrónicos. Pronto, empezó a facturar a ganar entre 6.600 y 8.300 euros al mes aproximadamente (entre 8.000 y 10.000 dólares). No fue suficiente para dejar a mis clientes, pero sí para ver mi potencial.

Con el tiempo, pude dejar de lado la redacción de televisión y los servicios para clientes privados, y creé otro cursillo llamado About Page and Professional Bio Builder, en forma de pdf que cuesta 199 dólares (unos 166 euros).



Cómo amplié mis ofertas de cursos online

En 2020, organicé 2 nuevos cursos de redacción publicitaria: Story Hero + Inbox Hero Launch Hero, ambos por 499 dólares (unos 416 euros), que vendí a través de lo que llamo «lanzamientos perezosos», es decir, a través de mi lista de correo electrónico y redes sociales exclusivamente.

El resto de mis ingresos proviene de vender como afiliada a programas grandes y conocidos, y de entrenar a un grupo llamado Shrimp Club donde, por 15.000 dólares (unos 12.500 euros), los miembros obtienen mi ayuda personal durante 9 meses con su negocio.

Ahora he arreglado mi negocio para que, en la medida de lo posible, trabaje de algo que me resulte divertido. De hecho, es un trabajo que puedo hacer desde mi sofá, por eso lo relaciono con la pereza. 

Cuando comencé a hablar sobre la idea de la pereza en mi negocio, la gente comenzó a identificarse con ella porque era muy fácil de hacerlo: las personas quieren sentirse normales y ser perezoso a veces es normal.

Fue (y es) un antídoto para la cultura omnipresente del «ajetreo» que puede llegar a ser muy opresiva: es magnético para las personas que se sienten aliviadas al ver que pueden tener éxito incluso sin ser demasiado enérgicas.

Cada vez que no te disculpas por algo que se considera un «defecto», le das a la gente permiso para ser más ellos mismos.

Debido a esto, mi eslogan de marca se ha convertido en «permiso». Es el hilo que conecta todo lo que hago en mi negocio: dar permiso a las personas para ser menos perfectas y más ellas mismas. A pesar de que queremos encajar cuando somos niños, he descubierto que en los negocios y como adultos, ser tú y destacar es esencial.

Cómo utilizar listas de correo electrónico para generar ingresos

Ser yo y enseñarle a la gente cómo se les puede pagar por ser ellos, es lo que hizo que mi negocio tuviera éxito. A medida que mi lista de correos electrónicos ha crecido, también lo ha hecho la participación del cliente, la lealtad y los ingresos posteriores. Aquí hay 3 consejos sobre cómo puedes hacer lo mismo:

  • Crea una lista de correos electrónicos. Comparte tus historias personales con tus suscriptores de forma regular. El correo electrónico es, por sus orígenes, un formato íntimo.
  • Sé prolífico. Cuenta muchas historias, las honestas, para que tengas la oportunidad de compartir muchas dimensiones de ti mismo y profundizar en los detalles.
  • Crea un «escudo de armas». Si no sabes cuál es tu personalidad, intenta crear lo que yo llamo un «escudo de armas»: una colección de símbolos que representan lo que eres. ¿Con qué estás obsesionado? ¿Cuáles son tus intereses?

Puede que esta estrategia no parezca perezosa, pero la pereza puede significar muchas cosas. Para mí, no significa que no trabaje duro. Trabajo duro, siempre que el trabajo me resulte fácil. Las personas responden a este mensaje de pereza porque quieren sentirse bien siendo ellas mismas. Para mí, ese es el santo grial del trabajo.

Laura Belgray

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: