La historia de un consultor SEO: como pasé de 0 a 5000 € de facturación con clientes

Me llamo José Antonio Robles, soy consultor SEO freelance como probablemente muchos de vosotros.

Y como seguramente no me conozcas, en este post quiero contarte mi historia, por si te puede servir de inspiración, ya que creo que he conseguido mucho en muy poco tiempo y al fin y al cabo creo que eso es «B30», o eso ha sido durante mucho tiempo: inspiración para muchos emprendedores del mundo del SEO.

Un pensamiento obsesivo

Seguramente, lo que más te interese saber de mí es cómo he llegado a facturar 5000 € haciendo SEO para clientes y tranquil@, que te lo voy a contar, pero antes quiero ponerte en contexto.

Cuando era adolescente, no tenía claro qué era lo que quería estudiar, sabía que me gustaba mucho la tecnología pero no encontraba la profesión a la que quería dedicarme toda mi vida, no encontraba mi sitio (al igual que le pasaba a Dean, durante su adolescencia e incluso durante gran parte de sus estudios universitarios).

Pero los años pasaban y había que decidirse por algo… así que finalmente decidí estudiar informática.

Aquello me encantaba, tenía ganas de que llegara el día siguiente para volver a clase, se me daba bien y esto se traduce en que no me costaba trabajo.

Pero una vez terminé mis estudios, vino la gran crisis del 2008, las empresas dejaron de contratar informáticos y todo lo hacían a través de subcontratas.

En ese momento sinceramente no sabía qué hacer. Estaba preparado, pero no podía poner en práctica todo lo aprendido y me sentí muy decepcionado. Me sentía engañado y estafado por el propio sistema.

Tenía que ponerme a trabajar, así que empecé a echar currículums en todos lados.

Un chico con el había estudiado informática me dijo que estaba trabajando en una empresa de telemarketing y que estaban buscando gente.

Me presenté, entregué el currículum y me llamaron para una prueba. Les gustó y a la semana ya estaba allí trabajando.

Al principio fue genial, buen ambiente, había mucha gente joven y la verdad es que lo pasaba bien, pero siempre tenía puesta la mirada en dedicarme a lo que yo quería, que era algo relacionado con la informática.

Y aunque ese trabajo me daba una estabilidad económica, ya que tenía mi nómina ingresada el día 1 de cada mes, no era lo que yo quería.

Yo me decía a mí mismo y muy cabreado:

¡Joder José! tienes que hacer algo, tú vales mucho más que este simple trabajo, tú puedes conseguir lo que te propongas si trabajas de forma constante para conseguirlo.

Lo que al principio era un susurro en mi cabeza terminó por convertirse en una voz vociferándome al oído ese mantra todos los días.

Me terminé por obsesionar en encontrar algo «mejor».

Algo con lo que ganara «más dinero» y además «desde casa», pero parecía que el mundo aún no había diseñado ese puesto de trabajo para mí.

O quizás simplemente era yo quién no encajaba en el mundo.



Comienza el cambio: de diseñador a SEO

En ese momento recuerdo que mientras estudiaba hice alguna página web a conocidos y familiares, lo típico, ya sabes 😁, «el amigo informático».

Tenía una buena base para poder empezar en el diseño web y lo más importante es que me gustaba y no se me daba mal.

Entonces descubrí WordPress…

Vi que con WordPress era más “sencillo” montar una web y empecé a formarme de manera autodidacta viendo tutoriales en YouTube (una de las mejores cosas que tiene el sector del Marketing Digital, es que hay muchas personas compartiendo sus conocimientos de manera gratuita).

Una vez ya dominado WordPress, empecé a ofrecer servicios de diseño web a clientes, en aquel momento eso me pareció el camino más rápido para conseguir ingresos.

Recuerdo un rasgo de mi personalidad que me funcionaba bastante bien a la hora de ganarme la confianza de los clientes: era muy meticuloso y me preocupaba mucho por el negocio del cliente.

Me preocupaba tanto como si el negocio fuera mío, un hábito que años después trasladaría al mundo de la consultoría SEO con éxito.

 Ofrecer un servicio de calidad y sobre todo, dado «con mimo» hace que tus clientes te recomienden y así fue, el boca a boca empezaba a realizar su trabajo y de un cliente salían más. 

Todo iba muy bien hasta que un cliente me dijo:

  • «Oye José, no aparezco en los resultados de Google… «
  • Mi respuesta fue: «No te preocupes, voy a ver por qué no apareces.»

Te aseguro que en ese momento no tenía ni idea de cómo funcionaba, ni de qué era el posicionamiento web, ni mucho menos el SEO.

Dicen que el SEO se conoce por casualidad o por necesidad, en mi caso fue por ambas.

Así que me puse a investigar en internet y empecé a encontrar cientos de artículos sobre SEO y vídeos en YouTube.

Y me puse manos a la obra. Hormiguita, hormiguita, como siempre había hecho hasta el momento.

Comencé primero creando algún nicho para poder poner en práctica lo que iba aprendiendo, y posteriormente lo aplicaba a los clientes a los que les había realizado la web, pero de manera gratuita.

Algunos ni lo sabían, pero  sí veían que su teléfono sonaba cada vez más y esto estaba siendo gracias al SEO. 

Lo más importante era que yo empezaba a ver resultados y lo que parecía imposible, de repente era posible.

Por supuesto, todo esto que te cuento lo hacía mientras continuaba en mi trabajo por cuenta ajena, durante 7 horas al día.

Trabaja como un cabrón… (aquí me siento muy identificado con la historia de Jesús Roldán que contó dentro de SEOWarriors).

Soy padre de familia y no podía dejar un sueldo fijo al mes para lanzarme a la aventura.

Y te preguntarás que cómo lo hacía…

Pues hacía lo siguiente: dormía 7h, trabajaba 7h, comer y cenar 2h, aún me quedaban 8 horas de las 24 del día para seguir haciendo webs, SEO y continuar formándome. Mi vida estaba planificada al minuto y al segundo.

 Créeme, si te organizas bien el día, da para mucho. 

Además, utilizaba mis descansos en el trabajo para seguir formándome, estaba hambriento y no quería parar.

Había descubierto algo que me apasionaba y quizás lo más importante para mí era que podía ganar dinero haciendo que otros ganaran más dinero.

Esto, al menos para mí, es muy gratificante. De algún modo es como tener un trabajo que mejora el mundo, a más dinero ganas con él.

El día en que mi vida como SEO da un giro radical

Pero llega un momento en el que la formación gratuita no es suficiente, o al menos no está estructurada, por lo que pierdes muchísimo tiempo.

Entonces vi una entrevista que le hacían a un tal Dean Romero.

En ella hablaba de SEO y de un curso que había creado, que se llamaba “Dispara tus visitas” (esto fue allá por 2017).

Era un momento en el mundillo SEO hispano donde había muy poca formación de pago y Dean empezó abriendo camino para muchos de nosotros en ese sentido.

No me lo pensé dos veces y lo compré, porque además recuerdo que el precio me pareció ridículo.

Ahí es donde mi cabeza literalmente explotó y empecé a entender de una manera diferente el mundo del SEO.

Fue como si todo se ordenase en mi mente y cosas que antes no terminaba de comprender, ahora empezaba a entenderlas con claridad. Había un sistema, un paso a paso, que obedecía a un «por qué».

Recuerdo que no podía dejar de ver un vídeo tras otro, me faltaba tiempo; por fin alguien me daba el contenido ordenado y explicado al detalle.

Esto es importante: si quieres aprender SEO, tarde o temprano tendrás que hacer formación de pago y cuanto antes puedas hacerla, mucho mejor.

Pero si vas a pagar, sobre todo asegúrate de que esa persona ha conseguido los resultados que te dice que vas a conseguir haciendo el curso.

A raíz del curso, mis clientes empezaron a posicionar mejor las palabras clave que generaban negocio y a conseguir más ventas.

Ya ha llegado a facturar hasta 3.000€ al mes. Y esto solo haciendo SEO, es decir, mediante el tráfico orgánico, ya que no invertía nada en publicidad.

Y hablamos de productos que tienen un coste medio de 10€ a 20€.

Si tienes una tienda online o un cliente que se mueva en este margen sabrás que no es fácil.

Al poco tiempo de terminar el curso de “Dispara tus visitas”, Dean informa que va a lanzar la membresía SEO “SEOWarriors”, a la cual me apunté sin dudarlo.

Y aquí quiero realizar un inciso…

“Quiero aprovechar este post para agradecer públicamente a la comunidad de SEOWarriors todo lo que me ha ayudado, cuando tenía cualquier duda siempre había alguien que te ayudaba y sé que lo continúan haciendo.

Sigo y seguiré perteneciendo a esta membresía porque en este sector hay que estar en constante formación y porque gran parte de la culpa de que yo pueda publicar este artículo, es gracias a todo su equipo”.

Continúo…

En ese momento, mi margen de beneficio no me permitía tener herramientas de SEO como Ahrefs o Semrush.

Pero entonces apareció DinoRANK, una suite SEO completa por 25€ al mes.

Esto sí me lo podía permitir y por fin tenía una herramienta para poder llevar un mejor control de mis clientes.

Literalmente me enamoré de la herramienta, sobre todo porque hacía lo que tenía que hacer.

Me gustaba tanto la herramienta que hacía pruebas de todo tipo y un día se me ocurrió poner un “*” (un asterisco, vaya) junto a la palabra en la función de keyword research, y veo que aparecen otro tipo de resultados.

Lo comento en el grupo de Telegram de SEOWarriors y me dicen que lo desconocían, es decir ¡creo que llegué a conocer más DinoRANK que incluso sus propios creadores!

A raíz de esto, Dean contactó conmigo por primera vez (era abril de 2021) para hacerme una entrevista en el podcast de DinoRANK.

¿Quién me iba a decir a mi que un simple “*” me daría la posibilidad de tener una entrevista con Dean?

Al poco tiempo contactaron conmigo Dean y Gabriel y me propusieron llevar el soporte de DinoRANK, que por supuesto acepté sin pensarlo 2 veces.

También me propusieron realizar directos en Youtube analizando webs con DinoRANK y aunque no lo había hecho en mi vida, me lancé y empecé a realizar directos todos los fines de semana por la mañana.

Otra persona (como en parte es normal) quizás habría pensado que era mejor dedicar esas mañanas a descansar, pero yo seguía (y sigo) obsesionado. Esta forma de ver la vida es parte de lo que quiero transmitirte con este post.

Aparecer en los directos de DinoRANK todos los «findes» consiguió un especie de efecto bola de nieve y empezaron a llegarme cada vez más clientes.

Al fin y al cabo si lo piensas es un gran escaparate, porque lo que yo hacía dentro de esos directos era precisamente lo que también es mi trabajo como consultor SEO: analizar webs (ejemplo de uno de esos directos).

Todo esto lo seguía compaginando con mi trabajo por cuenta ajena, pero la balanza empezó a pesar más por el lado del freelance.

Como tenía la posibilidad de reducir mi jornada, pasé de trabajar 7h a 5h al día.

Esto me daba dos horas más para poder dedicarlo a lo que realmente merecía la pena, que era mi negocio.

Aunque seguía haciendo webs y SEO para mis clientes, un día Dean me dice que había negocios que contactaban con Blogger3cero pidiendo que les llevasen el SEO, y me ofreció la opción de llevar algunos de esos proyectos.

Por supuesto mi respuesta fue un ROTUNDO SÍ.

Y aquí es donde viene mi gran liberación, porque esto hizo que la balanza terminase de caer hacia mi negocio.

Justo en ese momento comunican que van a realizar un ERE en mi empresa y que están pidiendo voluntarios.

Te aseguro que no he rellenado una solicitud más rápido en mi vida

Pero además de mostrarte el resultado, te contaré cómo lo conseguí.

Este cliente se puso en contacto conmigo porque su tráfico orgánico iba en picado y estaba muy preocupado, ya que la mayoría de sus ingresos venían a través de este.

🤔 Algo no cuadraba, ya que era una web que había tenido mucho tráfico.

Lo primero que consulté fue Google Search Console y observé cómo a partir de un punto concreto, la web empezaba a perder tráfico.

Una vez detectada la fecha en la que se empezó a perder el gráfico, mi impresión es que habían realizado cambios en la web. Hablé con el cliente y efectivamente, me dice que en esa fecha habían realizado un rediseño y que habían cambiado toda la arquitectura de la web.

Me dice que el diseñador no sabía SEO y que sólo se había centrado en el diseño. Sabiendo esto, ya tenía un punto de partida.

Lo primero fue ver cómo era antes la web a través de archive.org. Vi que habían cambiado incluso el menú.

Realice una auditoría SEO on Page, arregle todos los errores y mejoré la arquitectura web, ya que lo primero era parar el descenso del tráfico orgánico y con estas acciones se consiguió.

El siguiente paso era comprobar si las urls que generaban más tráfico orgánico seguían resolviendo la intención de búsqueda.

Para esto es clave la función TF*IDF de DinoRANK, ya que si el resultado me decía que muchas de las palabras clave que tienen relación con la palabra clave a posicionar no estaban en la URL, es que esta había podido cambiar.

La herramienta dejó claro que la intención de búsqueda había cambiado, ahora Google mostraba otro tipo de información.

El siguiente paso fue extraer a través de Google Search Console las urls que generaban más tráfico antes del rediseño, encontrar la palabra clave principal, hacer un análisis TF*IFD e incorporar las palabras al contenido.

Ahora las urls volvían a resolver la intención de búsqueda y las keywords empezaron a subir posiciones rápidamente.

Al obtener muy buenos resultados con los clientes que estaba trabajando a través de Blogger3cero, Dean me ofrece la posibilidad de llevar más clientes. Obviamente le digo que sí y esto me hizo sumar más clientes y llegar a facturar hasta 5000 €.

Hay personas que están durante años a tu lado y no cambian nada en tu vida, y hay otras que aparecen y en 5 minutos te la cambian por completo.

Reflexión final

Estoy seguro de que todo esto que te estoy contando, no hubiese pasado si no me esforzara de la manera en la que lo hago.

La motivación es muy importante en el mundo del SEO, tenemos que estar en constante formación, la tecnología avanza a pasos agigantados y lo que hoy es SEO en Google, a lo mejor mañana es SEO en el Metaverso, ¿quién sabe?

Estas ganas por aprender más y más son las que me han llevado a donde estoy ahora.

Además de sumarle dos ingredientes fundamentales que creo que son algo que siempre me ha acompañado: foco y constancia.

Gracias por haber llegado hasta aquí para conocer mi historia y espero que si te encuentras en el mismo punto que yo me encontraba, te sirva de inspiración para conseguir tus objetivos.

Estaré encantado de leerte en los comentarios.

Nos vemos en las SERPs…

Jose Antonio Robles.

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *