Ocio vs Negocio

Una de las estrategias que mejor me ha funcionado para esquivar el burn-out emprendiendo está siendo la separación radical del tiempo de trabajo y el de ocio. Algo que es más difícil de lo que parece en nuestro caso.

Hay muchos trabajos donde, una vez sales de la oficina, te permiten desconectar hasta que vuelves a entrar al día siguiente. Pero, ¿qué hacemos nosotros? ¿Cómo evitamos que ciertos problemas, decisiones o «runrrunes» de trabajo nos asalten a cualquier hora?

He hablado en otras ocasiones de la importancia de separar los espacios y el tiempo de trabajo del resto de áreas en la vida, para evitar que el trabajo las invada. Algunos ejemplos que aplico yo mismo:

???? Comunicación: Email o Discord para clientes / WhatsApp para familia y amigos

???? Dispositivos: Mac para trabajo / iPad para consumo de contenido

⌚ Horarios: Tiempo de trabajo / Tiempo de ocio

Sin embargo, todavía había una cosa que no había conseguido separar: las redes sociales.

Para la mayoría de gente las redes sociales son ocio (más o menos sano es otra cuestión) pero para quienes emprendemos online no es solo ocio. También es negocio. Es el lugar donde obtenemos ideas, cultivamos relaciones, aprendemos, nos informamos… Pueden ser una gran herramienta.

El problema es que es difícil crear líneas divisorias ocio/negocio dentro de una red social. Y puedo estar en Twitter a las 9 de la noche leyendo los comentarios en directo de un partido de Roland Garros y ver una notificación: vaya, un comentario negativo en el enlace a mi última newsletter, pero es que no tiene razón, voy a contestarle antes de que la gente piense que le estoy dando la razón con mi silencio, ¿qué le digo? uy… esto se puede malinterpretar, voy a pensarlo… Y cuando me doy cuenta me estoy yendo a dormir con la cabeza pensando en lo que he publicado.

¿No te ha pasado nunca estar de chill en Twitter u otra red social y de repente… ¡PAM! Uno que publica su facturación millonaria… Y sigues haciendo scroll navegando entre memes y de repente… ¡BOOM! Frasecita hustle rollo «si no te matas a currar seguirás siendo un pringado»? Y te invade un sentimiento de culpabilidad brutal por estar perdiendo el tiempo. Y te sientes como una mierda. ¡Tú solo querías desconectar un rato!

Hace unos días decidí aplicar la misma estrategia que en los ejemplos anteriores y creé una segunda cuenta de Twitter, anónima, con la que sigo solo cuentas de tenis y de otros intereses personales. Dejé la principal para el ordenador (trabajo) y la secundaria para el móvil y la tablet (ocio).

Tras estos días de prueba puedo decir que el experimento ha sido un éxito. Cuando quiero inspiración, información y ver qué hacen otros compañeros me conecto desde el portátil a mi cuenta principal. Cuando estoy en el sofá viendo un partido o simplemente desconectando —de verdad— un rato, accedo a la cuenta secundaria desde el móvil. Sin riesgo de que en el timeline aparezcan hustlers que me agobien, ni vendehumos que me cabreen, ni siquiera compañeros y colegas que me recuerden que tengo un negocio online que depende de mis decisiones.

Solum otium, non negotium

Bosco Soler

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *