¿Qué tipo de infoproducto debes usar?

¿Curso, taller o programa?, ¿grupal o personalizado?, ¿“en directo” o grabado?
 
Jose, en este email te diré las ventajas de cada uno y te ayudaré a considerar diversos factores para hacer una buena elección;) 

Para empezar, para explicártelo mejor voy a organizar los tipos de infoproducto así:

 
Los infoproductos de “alto contacto”:
  • Coaching o entrenamiento grupal: Como los pequeños grupos de coaching o talleres o cursos grupales
  • Coaching o entrenamiento individual: Coaching o talleres individuales
  • Un híbrido de los dos

Los Infoproductos con “poco contacto”:

  • Cursos digitales

Veamos cada uno de ellos:

Con alto contacto

  • Coaching o entrenamiento grupal:

(Por ejemplo: Pequeños grupos de coaching o talleres o cursos grupales “en directo”)

Esta es una buena estructura para tu primer infoproducto, pues te permite tener una variedad de alumnos y con ello una variedad de perspectivas y experiencias respecto a tu curso, taller o programa.

Además no solo aprenden de ti sino también a través de la experiencia de los otros. E incluso te quita un poco de la presión y el tiempo de estar encargado de toda la enseñanza.

Puedes hacer esto en persona si tus alumnos son todos de tu zona. Pero si quieres aprovechar la demanda online actual y las ventajas de atender a muchos más clientes de todo el mundo, te recomiendo hacerlo digitalmente por comunicación por audio o por video.

Hay diversas maneras de entregar un infoproducto, dependiendo de varios factores como la estructura de tu infoproducto, el nivel de tus alumnos respecto a lo que quieres ofrecer, la necesidad de contacto para lograr los resultados ofrecidos y tu propia decisión o gusto personal.

Por ejemplo los talleres acostumbran ser de unos días, mientras que los programas de coaching acostumbran ser de 2, 4 o 6 meses, y se entregan semanal o quincenalmente.
Las sesiones pueden ir de 30 a 90 minutos, excepto cuando son talleres intensivos de varias horas diarias.

La cuestión es lanzarse de la manera que creas más conveniente para ayudar a tus alumnos a lograr resultados, y luego con la experiencia podrás ir mejorándolo. (Por ejemplo yo comencé haciendo coaching de 2 meses con sesiones semanales, pero luego lo cambié a 4 o 6 meses quincenales que iba mejor con mis ocupados alumnos, y funcionó mucho mejor para todos).

Es importante que cada sesión incluya tanto la clase en sí como dar lugar a preguntas para absolver las dudas, incluso si ofreces un curso (a diferencia de los cursos, los talleres son más interactivos – de hecho por eso decidí lanzar mis próximos infoproductos en forma de taller como el taller que lanzaré en unas semanas sobre este tema;)).

También es importante en cualquiera de los casos incluir un tiempo para que te comenten su experiencia, así como cuáles son sus principales desafíos y las partes más útiles del curso (o taller o programa) para lograr sus objetivos en su caso.
Esto será benéfico para todos porque tus alumnos podrán obtener tu consejo acerca de cómo deben continuar, y tú obtendrás información de enorme valor para ir mejorando tu infoproducto y tus resultados.

  • Coaching o entrenamiento individual

(Por ejemplo un taller o un coaching personalizado)

Igual que en el caso anterior, enseñará algunos contenidos y responderás muchas preguntas, solo que aquí se trabaja uno a uno.

Esto requiere un alto nivel de compromiso de tu parte, y como resultado, puede consumirte bastante tiempo. Y los alumnos no obtienen el beneficio de la experiencia grupal.

Pero si quieres desarrollar buenas relaciones con tus clientes y crear resultados realmente sorprendentes en un corto período de tiempo, esta es una de las formas más efectivas de hacerlo.

El coaching individual te permite obtener comentarios aún más detallados y personalizados sobre tu infoproducto, y puede crear algunos resultados enormes que puedes utilizar como estudios de caso y testimonios más adelante en tu negocio (lo cual te ayudará a vender más luego).

También es un buen formato si estás interesado en un modelo de negocio que incluye coaching de alto nivel (Por ejemplo puedes usarlo como entrenamiento y como base para ir creando tu programa, para luego ofrecer servicios de coaching personalizado;))

O si su tema es uno que requiere más privacidad para sus estudiantes (Por ejemplo en terapias psicológicas de problemas muy personales).



Y también puedes juntar lo mejor de ambos mundos:

  • Coaching híbrido de grupos pequeños e individual

Un modelo híbrido es un grupo pequeño que también incluye interacción individual contigo. Este tipo de sistema de entrega es una buena forma de mezclar la atmósfera comunitaria con un toque personal, y tiene el beneficio adicional de ser más fácil de vender que un programa 100% grupal, ya que a la gente le encanta la idea de recibir atención individual por parte del experto;)

De poco contacto

  • Los cursos digitales

La mayor ventaja de los cursos digitales es la enorme libertad de tiempo para ti, porque como todo está grabado, ni siquiera tienes que estar presente para ayudar a un máximo de alumnos. Esto te genera, como lo llaman algunos: “ingresos pasivos”, o “ingresos mientras duermes”.
La mayor ventaja para tus alumnos es la flexibilidad de horario, lo que les permite tomar el curso a la hora que quieran y repetir las lecciones que les interesan cuantas veces quieran.

Las desventajas son que implica cierta cantidad de trabajo al inicio para crear el curso (aunque hay métodos de hacerlo más rápidamente), y que al no estar allí no puedes ayudar a tus alumnos tanto como en los otros formatos, con sus problemas específicos. Por ello en general, los cursos digitales logran menores resultados que en los otros formatos.

Pero te voy a dar 2 maneras de contrarrestar esto:

  • Combinarlo con sesiones grupales, por ejemplo de sesiones de Preguntas y Respuestas. No es raro encontrar este sistema.

Pero el mejor método es: 

  • Hacer un curso que aunque sea grabado, ¡ayude a tus diferentes tipos de alumnos a lograr los mejores resultados!

¿Y cómo se logra esto?
Lo que yo te recomiendo es que cualquier primer curso que quieras hacer (en un nuevo tema) lo trabajes primero en grupos pequeños o de manera personalizada.
Esto te permitirá obtener feedback para poder hacer un curso que cubra todo lo que necesitan tus diferentes alumnos para lograr resultados: verás cuáles son sus principales problemas, donde se estancan, qué preguntas tienen, etc… y podrás hacer un curso que responda en consecuencia.
(No, “adivinando”, por más experto que seas, no podrás obtener esta información real. Lo que tú “crees” que funciona mayormente difiere de la realidad de tus diferentes alumnos)
Esta información te ayudará también a vender mejor tu curso digital.
(ya comprobarás lo bien que funciona en lecciones posteriores cuando te muestre los casos de Jeff Walker y Lou d’Alo;)).

Por si fuera poco, es un método que permite validar tu idea en el mercado (ya te hablaré de ello en próximos emails).

Así que incluso si ya tienes un curso digital puedes usar este sistema si quieres mejorar tus resultados.

Bueno, antes de terminar, quiero aclararte algo muy importante acerca de los cursos digitales:

¿Qué tan poco contacto requiere un curso 100% digital? ¿Toma realmente poco de tu tiempo?

Sí y no;)

Mayormente los cursos digitales solo generan contacto al responder a las preguntas que te hacen los alumnos vía digital (por ejemplo vía email o a través de la plataforma de tu curso).
Y en general solo hay un 10% a 25% de alumnos que hace preguntas, porque son pocos los alumnos realmente comprometidos a seguir el curso en el momento, meterse a fondo, o siquiera comenzar a implementar.

Pero la cantidad de preguntas también dependerá de qué tanta claridad y profundidad entregues en tu curso. A mayor claridad, menos preguntas (eso es lo que me pasa con mis clientes por ejemplo;))
Y éste es otro punto a favor de trabajar con un primer grupo de alumnos antes de grabar tu curso: Porque te permite hacer un curso efectivo que responda realmente a las necesidades y dificultades de tus alumnos, y así no dejes vacíos que puedan generarte demasiadas preguntas;)

Entonces, ¿Qué tipo de infoproducto te conviene más a ti y a tus alumnos?

Te he hablado de los tipos de infoproductos y versiones más usados (normalmente más efectivos), pero si lo deseas puedes hacer más variaciones e híbridos:p

Tu decisión dependerá de varios factores, pero considera prioritariamente qué crees que te funcione mejor para ayudar a tus alumnos a lograr resultados, así como qué te gustará más a ti y a tus alumnos, de modo que la experiencia sea tanto efectiva como divertida;)
(De nada sirve por ejemplo escoger un tipo y modo de entrega que no te guste. Eso sería martirizarte sin razón, ya que tienes varias opciones entre las que escoger;))

Y piensa en el largo plazo si quieres tener un negocio creciente que te permita ayudar a más alumnos, y a su vez ganar más dinero con ello.

 
Susana Villalobos – Tu Coach de Marketing y Crecimiento de Negocios
Sé extra-ordinario. “Haz menos, Logra más”
LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: