Cómo es trabajar para youtubers famosos como MrBeast

Brianna Lewis anhelaba una carrera que le permitiera dar algo de rienda suelta a su creatividad, pero no sabía por dónde empezar ni qué rol podría ser el más adecuado para alguien como ella. Eso fue hasta finales de 2021, cuando un familiar le envió una story de Instagram de Kai Cenat.

Cenat, que es uno de los mejores streamers de Twitch y un creador de YouTube con millones de suscriptores en múltiples plataformas, estaba buscando asistente.

«Ni siquiera le seguía ni sabía quién era», cuenta Lewis. «Me puse en contacto con él a través de los DM de Instagram y le conté un poco sobre mí».

Cenat respondió a su mensaje diciéndole que podía conseguir el trabajo si realizaba una tarea. La tarea: Cenat estaba convirtiendo su casa en un zoológico de mascotas y necesitaba una cebra.

«No me lo esperaba en absoluto», dice Lewis, que ahora tiene 28 años. «Hablamos un viernes y le pregunté: ‘¿Para cuándo la necesitas? Dijo que el lunes. Pero lo conseguimos».

Lewis dice que llamó a un zoo tras otro en Georgia, en vano, hasta que encontró un zoo ambulante que casualmente tenía una cebra bebé disponible para alquilar.

«Ni siquiera estaban disponibles para la fecha que yo necesitaba, pero les rogué que lo hicieran y al final accedieron», explica. «Si me hubieran dicho que no, probablemente hoy no estaría aquí».

Tras superar esa prueba inicial, Lewis decidió aprovechar la oferta de Cenat y se trasladó de Charlotte (Carolina del Norte) a Atlanta (Georgia), en EEUU, para vivir más cerca de él. Desde entonces, trabaja para este creador.

Al igual que Cenat, muchos de los principales creadores de YouTube han pasado de trabajar en solitario a convertirse en auténticas empresas con oficinas y empleados.

Mientras Cenat mantiene un equipo reducido, otros youtubers emplean a cientos de personas. Jimmy Donaldson, conocido como MrBeast, tiene unos 250 empleados, según ha revelado un portavoz a Business Insider. Preston Arsement, que dirige la empresa de YouTube TBNR, tenía más de 100 empleados en julio.

Un estudio de Oxford Economics calcula que, en 2022, el ecosistema creativo de YouTube aportó más de 35.000 millones de dólares al PIB de EEUU y mantuvo más de 390.000 puestos de trabajo a jornada completa en el país.

Este nuevo mercado laboral ha creado docenas de profesiones, desde estrategas de contenidos a diseñadores de miniaturas y especialistas en retención de vídeos. Hay incluso una bolsa de empleo dedicada a encontrar trabajo con un creador de YouTube: YT Jobs. Actualmente, el sitio ofrece ofertas de trabajo con sueldos de más de 100.000 euros.

Para hacerse una idea de lo que implican estas funciones, Business Insider ha hablado con 17 empleados actuales o antiguos de las principales empresas que están detrás de los grandes creadores de YouTube, entre ellas la de Cenat, así como la de MrBeast, TBNR y Dude Perfect, entre otras.

Algunos solicitaron el anonimato para proteger sus relaciones comerciales, aunque este medio conoce sus identidades.

Las fuentes consultadas van desde personal fijo a colaboradores esporádicos, y describen días llenos de acrobacias inimaginables, horarios de trabajo incoherentes, salarios variables y frecuentes cambios de rumbo. A pesar de los inconvenientes, muchos de ellos dicen que trabajar con una estrella de Internet ha sido el trabajo de su vida.

«Vivir esa vida es adictivo al 100%», dice Britt Carter, que trabajó como productora creativa para MrBeast durante seis meses. «Había días en los que todo iba mal, trabajabas muy duro y te matabas físicamente para conseguir algo. Pero luego, al día siguiente, conseguías cumplir esas misiones imposobles que se convertían en piezas de contenido, y acabas tan colocado que pronto te olvidas de todas esas horas y días duros».

Trenes que chocan, una piscina llena de caramelos y la hamburguesa más grande del mundo

Carter cuenta que durante su tiempo con la compañía de MrBeast se acostumbró a verse arrastrada a intentar el más difícil todavía de forma repentina y salvajes. Un día de octubre de 2022 estaba comiendo con sus padres en Greenville, Carolina del Norte, cuando recibió una llamada de su jefe.

«Oye, no vuelvas a la oficina», recuerda que le dijo. «Vete a casa, coge una bolsa. Necesito que conduzcas hasta el parque nacional de las Grandes Montañas Humeantes». Su jefe le explicó que su próximo proyecto consistiría en estrellar trenes del ferrocarril que pasa por allí contra paredes de ladrillo.

Carter se subió al coche y condujo seis horas a través del estado para reunirse con su equipo. Ese vídeo, que incluye además retos como aplastar un Lamborghini con una prensa hidráulica, tiene ahora más de 200 millones de visitas.

«Había que estar preparado para todo», afirma Carter.

Además de estrellar trenes, también ayudó a hacer la hamburguesa más grande del mundo y a llenar una piscina con mil millones de Orbeez, unas bolas de gel que multiplican su volumen cuando se sumergen en agua y que se suelen emplear como juguete para bebés.

En el vertiginoso mundo de las alucinantes acrobacias de YouTube, un fenómeno que ya ha sido bautizado como la «Mr.Beastialización de YouTube», es frecuente que los empleados de los youtubers acaben realizando tareas extravagantes como estas.

Por otra parte, trabajar con un youtuber de renombre también puede ser una extraña mezcla de andar todo el día de acá por allá con famosos y luego tener que luchar por explicar tu trabajo a tu familia.

Cenat, por ejemplo, ha trabajado con docenas de celebrities.

«Siempre es un momento un poco surrealista. De repente, te preguntas: ¿Cómo he acabado aquí?», dice Lewis. «¿Estoy reunida con Ice Spice? ¿O con Drake? Es una locura».

Por otra parte, durante un tiempo Lewis cuenta que su familia no terminaba de entender a qué se dedicaba. Eso fue hasta que Cenat empezó a adquirir más fama dentro y fuera de internet.

«Ahora, de repente, mi familia se me acerca para pedirme autógrafos», dice Lewis.

Un sector en constante cambio y en el que los horarios y la remuneración varían mucho

Aunque el sector de los influencers en general sigue madurando, a menudo está lleno de puestos de trabajo poco definidos, horarios caóticos y salarios cambiantes.

«No hay dos días iguales«, dice Lewis. Algunos días, por ejemplo, se los pasa respondiendo correos electrónicos, negociando acuerdos o contratando a nuevos miembros del equipo.

«Llevo muchos sombreros, y creo que es importante ser versátil para estar en este lugar y en esta posición», dice Lewis. «Planificamos juntos los contenidos, intercambiamos ideas. El aspecto creativo de mi trabajo es la parte que más me gusta».

«Pero además, ninguna tarea es demasiado pequeña», añade. «Si él necesita que vaya a buscarle un café, sí, también lo voy a hacer».

Gran parte de la emoción proviene de la sensación de traspasar los límites de la creatividad y de poder ser testigo del impacto del trabajo, ya sea editando, escribiendo un guión o ideando un vídeo que llegará a acumular cientos de millones de visitas.

«Hacen lo que sea para conseguirlo», dice un productor de MrBeast que trabajó en la planificación de un viaje a Japón para un vídeo, que incluía conducir karts por las calles de Tokio. «No aceptan un no por respuesta».

«Las cosas que pude negociar para ellos en Japón, en tan poco tiempo, en un país que tiene un montón de normas que juegan en su contra, fue una locura», dice esta persona. «Se abren muchas puertas cuando tienes esa actitud».

Pero la búsqueda de visitas también puede significar trabajar muchas horas, a veces sacrificando fines de semana o trasnochando para cumplir un plazo. Peter Sanjur, que trabajó durante dos años con el grupo de YouTube Dude Perfect en diversas funciones, dice que su horario variaba mucho, a veces con semanas de 50 o 60 horas, especialmente cuando se le encargaba construir atrezzo y decorados para los vídeos.

Sanjur recuerda una ocasión en la que «trabajó toda la noche» con otros dos empleados para terminar de pintar y diseñar los decorados de un vídeo sobre maquetas de cohetes.

«La mayoría de las veces no era así», añade sobre el trabajo nocturno. «Solo ocurría en contadas ocasiones. Cuando yo trabajaba allí, eran muy indulgentes. Si trabajábamos muchas horas una semana y teníamos tiempo libre la siguiente, nos decían: ‘Oye, tómate un día libre'».

Sanjur afirma que, por otro lado, no le importaban las largas jornadas.

No obstante, para otros que trabajaban para grandes youtubers, este tipo de trabajos, por muy emocionantes que sean, sencillamente no valen la pena.

Al menos cinco de los empleados con los que ha hablado Business Insider cuentan que dejaron sus trabajos porque sentían que su salud mental se estaba deteriorando, y tres especifican que no estaban siendo compensados por las horas extras que hacían. La mayoría de ellos pasaron a trabajar en el mundo del espectáculo o crearon su propia empresa.

«No tenía vida social. Estaba sacrificando cosas de mi vida personal que ahora aprecio», relata un exempleado de una gran empresa centrada en YouTube. «En ese momento, tenía 20 años. Sentía que tenía que replantearme mis valores en la vida. Y pasarme las 24 horas del día en la empresa estaba acabando con mi salud mental«.

Un trabajo desinteresado

Muchos de los empleados afirman de hecho que su vida personal se había entremezclado con el trabajo y que los límites entre ambos se habían difuminado. Esto podía ser bueno y malo a la vez: a menudo proporcionaba una profunda conexión con el trabajo, pero también dificultaba la desconexión.

Zi Yuan, que trabajó durante ocho meses con un importante creador financiero, explica que trabajar con un pequeño equipo que estaba en contacto 24 horas al día, 7 días a la semana, hacía que se sintieran un poco como una familia.

«Te involucras emocionalmente en el crecimiento de la empresa», afirma Yuan. «Mientras que, si se trata de un trabajo corporativo, simplemente puedes decir: ‘Vale, firma, me ocuparé de ello el lunes'».

Jason Russak, director de operaciones de la empresa detrás del youtuber Jesse Riedel, también conocido como Jesser, es amigo de toda la vida del creador y vive en una casa con él, con el productor ejecutivo de la empresa y con la novia de Riedel. Russak dice que no es fácil mantener el trabajo y la vida separados, aunque el equipo se ha esforzado mucho por no utilizar la casa como oficina a pesar de que siguen rodando algunos contenidos allí.

«Suelo trabajar siete días a la semana, pero es un trabajo que hago casi de manera desinteresada«, dice Russak. Ya lo afirma el dicho: «Si amas lo que haces, no trabajarás ni un solo día de tu vida».

David Vázquez

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *