Trabajo flexible: 5 claves por las que será el futuro de muchas empresas

El mundo laboral ha cambiado, sobre todo desde que tuvo lugar la pandemia y su forzoso confinamiento. Si bien antes parecía que acudir ocho horas en la oficina era algo por lo que casi todo el mundo tenía que pasar, ahora no lo es tanto. Cada vez más gente tiene la posibilidad de combinar su jornada laboral con otras actividades cotidianas.

Esta nueva realidad, que viene conociéndose como trabajo flexible, parece haberse asentado, convenciendo en muchos sentidos tanto a trabajadores como a las propias empresas.

¿Puede que sea realmente la fórmula del futuro? Resulta difícil saberlo, si bien existen algunas claves que parecen apuntar en esa dirección.

Compaginar el trabajo y la vida personal

La primera gran ventaja del trabajo flexible es obvia: tener una mayor facilidad a la hora de compaginar la vida laboral y las ocupaciones personales. Esta posibilidad permite a los empleados gestionar mejor su tiempo y responsabilidades, lo que puede resultar en un equilibrio más saludable entre el trabajo y la vida privada.

Ejemplos los hay a montones: mayor facilidad para cuidar de los hijos, de personas mayores, más tiempo para practicar ejercicio, ir al gimnasio, hacer la compra, etcétera.

Un mejor rendimiento

Suele pensarse que por ir a la oficina de 9 a 5 vas a ser más productivo. Los resultados, en cambio, no suelen apuntar en esa dirección. Cada persona puede rendir mejor en una franja determinada, por las circunstancias que sean. Además, hay que sumarle el tiempo de transporte que te ahorras muchas veces.

Calentar una silla en un puesto determinado no siempre es sinónimo de una mayor productividad, algo que muchas empresas están descubriendo. Lo importante es cuándo y cómo hagas el trabajo, no dónde.

Apostar por el talento

Ofrecer opciones de trabajo flexible puede ser un factor clave para atraer y retener talento en la empresa. Muchos empleados valoran la flexibilidad tanto como el salario y los beneficios, especialmente en un mundo donde el equilibrio entre trabajo y vida personal es cada vez más importante.

Generalmente el trabajo flexible suele ser un gran aliciente, sobre todo entre la gente más joven. Además, las empresas pueden apostar por trabajadores de diferentes lugares geográficos.

Abaratar los costes

Tanto empresarios como trabajadores pueden ahorrar mucho dinero gracias al trabajo flexible. Los primeros, porque muchas veces no tienen tantos gastos en las oficinas, o directamente pueden renunciar a ellas. Y los segundos, porque no tienen que asumir los costes del transporte, la comida fuera de casa, etcétera.

Por no hablar de que el trabajo flexible, muchas veces permite vivir lejos de las grandes ciudades, cuyos alquileres o pisos tienen actualmente unos precios inasumibles para la mayoría de la gente.

Reducir el estrés

Eliminar la necesidad de viajar diariamente al trabajo y tener horarios más flexibles puede reducir el estrés y la fatiga asociados con la vida laboral tradicional, lo que puede mejorar la salud mental y física de los empleados.

Por no hablar de que cualquiera puede experimentar las ventajas de escapar de una rutina que casi siempre suele afectar al estado de ánimo y la creatividad de los empleados.

Enrique Luque de Gregorio

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *